Sábado, 04 Marzo 2017 16:20

En el Eje Cafetero hay un parque hermoso llamado Risaralda

El gobierno departamental está muy confiado y optimista frente al cumplimiento del Plan Departamental de Desarrollo que dejará a la región con altos estándares de competitividad.

Por 

En el occidente de Colombia hay un paraíso cercado por verdes y fértiles montañas en donde pequeños valles, ríos y quebradas contribuyen con el entorno natural más hermoso de ese costado de Colombia, Junto a ese paisaje natural converge todo un compendio de caficultura en donde las fincas cultivadas con el sagrado grano son decoradas con casonas altas de techos en barro y adornadas igualmente con barandas pintadas de rojo para hacer juego con las columnas en madera de color azul, aunque hay que decir que esas viejas viviendas de familias numerosas tienen todo tipo de color y de combinaciones que recrean la vista y el paisaje cafetero.

Desde esas enormes casas de largos pasillos, complementadas con un especial decoro en lienzo y plantas ornamentales en donde sobresalen verdes y frescos helechos se observa un paisaje nativo y espectacular que hace exacerbar ese colombianismo que tanto nos ufana, más con esa característica de naturaleza y fauna que aún acompañan a una humanidad cada vez más urbana y despegada de las cordilleras.

El gobernador de Risaralda, Sigifredo Salazar Osorio, le dijo a Diariolaeconomia.com que su departamento es propietario de toda una diversidad de paisajes en donde sale a relucir la magia de las montañas y un embrujo amable y natural que enamora a propios y extraños. Risaralda es sin duda, a criterio del gobernador e inclusive de quien firma, un terruño pletórico de riqueza natural, cultural y étnica.

Risaralda cuenta con catorce municipios y se conoce como el corazón del Paisaje Cultural Cafetero, en donde se notan los privilegios que le dio un ecosistema biodiverso y amañador en el que su bosque natural que exhala oxígeno es un modelo para el mundo. Por esto y por el espíritu de amabilidad, cortesía, generosidad de sus gentes, este departamento cafetero es el destino predilecto de quienes buscan llenarse de vida, o mejor de muy buena vida.

“Risaralda es una tierra maravillosa con gente maravillosa, somos un departamento hermoso que debe ser promocionado para que el país y el mundo no se priven de lo verdaderamente paradisiaco porque es muy especial ver su paisaje y las más de 800 especies de aves que se puede avistar por unos caminos naturales, muy emblemáticos y por unas rutas ideales y diseñadas para los deportes extremos como el parapente, el torrentismo y el biciturismo. Este departamento tiene todo el diseño y el entorno para disfrutar porque lo conforman una trenza de montañas que hacen parte del sistema de los Andes colombianos”, declaró el señor Gobernador.

Cabe precisar que el 48 por ciento del territorio risaraldense está conformado por bosques lo que convierte al departamento en un destino turístico natural que atrae la atención de los turistas internacionales que tanto aprecian la naturaleza verde y las caídas de agua fresca y pura que viene de lo más alto de las estribaciones.

El grado de Paisa Cultural Cafetero fue entregado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, porque el Risaralda cultiva café en ladera y paralelo a ello se desarrolla una cultura y una arquitectura cafetera.

Actualmente la Gobernación trabaja mancomunadamente con el Gobierno Nacional con el fin de acelerar y cumplir al ciento por ciento el Plan de Desarrollo, “Risaralda Verde y Emprendedora” que cuenta con proyectos muy sugestivos en agricultura, actividades pecuarias, agroindustria, turismo, industria y comercio, frentes en los que se avanza a pasos agigantados con lo cual se garantizará el mejoramiento en la calidad de vida de los risaraldenses.

Indicó que la caficultura sigue fuerte y poderosa en Risaralda y en todo el Eje Cafetero porque igual entusiasmo por las siembras y cosechas de café se ve en los departamentos hermano de Caldas y Quindío que comparten una misma cultura y una misma actividad económica, basada en las inmejorables siembras cafeteras de donde sale para los puertos más exigentes el mejor café del mundo. Este cultivo es sin duda el ADN de los risaraldenses y del llamado, no en vano, Eje Cafetero.

Si bien el Risaralda ha mostrado un crecimiento importante hoy muestra una contracción de la demanda interna como consecuencia de la reforma tributaria estructural aprobada por el Congreso Nacional y que encareció el país en un 19 por ciento con la tarifa de IVA. Igual timidez para demandar bienes y servicios obedece al elevado nivel de las tasas de interés y a una coyuntura de país que no ofrece mayores garantías para crecer de manera sostenida.

Hoy el departamento, no solamente produce y exporta café sino que aprendió a diversificar porque es común ver siembras de aguacate has, plátano, panela y cítricos. Prospera al lado de la tierra una industria creciente y un comercio cada vez más dinámico. Hoy el departamento está potenciando el turismo en el que ve todo el futuro porque si algo le sobra al Risaralda es belleza natural que permite la práctica de incontables actividades en donde es posible pasear y curar el cuerpo con las aguas termales naturales y el espíritu que se relaja a través de los sentidos con unos paisajes supremamente bellos.

Actualmente el Risaralda tiene todas las posibilidades de inversión y cuenta con un valor agregado para no desestimar y es su cercanía con el puerto de Buenaventura. Esta región goza de muy buena infraestructura, de comunicaciones y conectividad virtual.

“Quienes quieran invertir en Colombia, tranquilamente lo pueden hacer en el Eje Cafetero, pero especialmente en el departamento de Risaralda en donde hay escenario, condiciones contractuales y capital humano entre otras características que lo hacen muy atractivo para quien busca rentabilidad”, comentó el funcionario.

Agregó que el solo anuncio del proceso de paz ya está generando la llegada de inversionistas y turistas lo cual permite crecer de una manera mucho más vertiginosa.

Destacó el gobernador los bonitos y pintorescos balcones, las chambranas, los techos y los calados de una arquitectura risaraldense que entendió que mantener el diseño y las obras ancestrales tenía sentido y un valor incalculable. Todo este entorno de casas y ventanas, quizás de la vieja herencia paisa que llegó a estas tierras y colonizó montañas. Otro atractivo, según Salazar Osorio, son las calles reales de los municipios, los parques, la gastronomía y esa cotidianidad campesina que muestra alegría, respeto y un gran saludo en cada finca y en cada vetusta fonda.

Este es el bonito departamento de Risaralda, ese que tiene una extensión de 4.140 kilómetros y 957.524 habitantes y más de 19.000 caficultores que decidieron hacer renovación y aumentar productividad sin bajar calidad en taza.
Allí se deleita el turista en Mistrató, Pueblo Rico, Santuario, La Celia, Balboa, Guática, La Virginia, Marsella, Quinchía, Belén de Umbría, Santa Rosa de Cabal, Dosquebradas y la inigualable “Querendona Trasnochadora y Morena; la bella Pereira, esa “Perla del Otún” en donde es característico el desarrollo y el creciente urbanismo.

Este departamento ubicado en el centro occidente de Colombia con perfil triétnico que le permite mostrar diversas culturas toda vez que en Risaralda es fácil encontrar indígenas, afro y mestizos, es prácticamente el corazón de Colombia y un sitio de mujeres tan bellas en donde se acelera el palpitar y en donde el amor tiene rostros bellos y ojos primaverales.

Risaralda es el departamento de moda, en dónde el más melancólico se llena de vida y en donde están pasando, entre cafetos, cañaduzales y árboles frutales, cosas más que buenas, que realmente hacen que vivir valga la pena.