Sábado, 12 Agosto 2017 00:00

Política tributaria tan solo sirve para cerrar empresas: Teorema

Varias empresas del sector calzado están cerrando las puertas de sus factorías porque las ventas se desplomaron, los impuestos aumentaron y la incertidumbre reina.

Por 

No era fortuito el comentario que varios empresarios hacían por estos días en el sentido que la situación es tan apremiante en la industria que la tendencia marca que por semana está siendo cerrada una empresa de calzado. Lamentan que muchas de las que ya pusieron el candado de manera definitiva, llevaban muchos años en el mercado, impulsando crecimiento y generando empleo.

La empresaria, Luz Stella Pabón, Gerente General de Calzado Teorema, le dijo a Diariolaeconomia.com que Colombia es un país imposible para los empresarios porque a punta de reformas tributarias y experimentos fiscales, les cargaron la mano a los empresarios haciendo que estos se reduzcan o sencillamente que desaparezcan.

Esta empresa de reconocido nombre en Cúcuta y en todo Norte de Santander logró poner en marcha un ambicioso plan de expansión y es por ello que sus creaciones tienen mercado desde la Guajira hasta el Amazonas y desde el Chocó hasta la Piedra del Cocuy. Esta empresa surte a grandes firmas comercializadoras como Calzatodo, Vélez, Spring Step, Reindeer, La Moda y en general a todas las cadenas que venden calzado.

La empresa con 40 años en el mercado ha participado con éxito en las ferias de calzado a las que convoca la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y la Marroquinería, ACICAM, eventos en los que ha logrado posicionar marca y producto gracias al diseño y a los detalles que deben tenerse en cuenta de cara a las tendencias y a los ciclos de la moda.

Actualmente Teorema emplea sesenta personas de manera directa y a más de 100 o 150 de forma indirecta. Sin bien la capacidad instalada de esta empresa emblemática de Cúcuta es considerable, lo cierto es que a la fecha trabaja con un 70 por ciento de esa capacidad porque la empresa al igual que otras ha sentido el enfriamiento de la economía.

Pabón agregó que la contracción en la demanda es muy fuerte y culpó al gobierno de la terrible e inllevable situación toda vez que decidió superar los problemas fiscales con el bolsillo de empresarios, trabajadores y de los colombianos del común, escenario que redundó en menores compras y en la pérdida de mercado porque los que ganan muy poquita plata se fueron a comprarle a los chinos o a quienes viven del contrabando.

La empresaria dijo que es increíble ver cómo se precarizó el país porque la gente ya no cuenta con efectivo y los que compraban al debe con tarjetas de crédito se espantaron con los niveles de las tasas de interés y prefirieron esconderlas o entregarlas a sus respectivos bancos.

“Toda esta situación ha sido terrible para las empresas, la verdad con este problema que generó la reforma tributaria el panorama cambió porque las ventas se cayeron, las obligaciones se fueron para el techo y el empleo se vio castigado porque para el caso nuestro pasamos de 100 a 60 trabajadores y lo grave es que la tendencia es a seguir sacando gente porque el ejercicio no da para pagar nóminas y obligaciones laborales”, declaró la señora Pabón.

Un ejemplo dramático, dijo, es Calzatodo que después de comprar 50.000 y 60.000 pares de zapatos, hoy tan solo compra el treinta por ciento, tal y como acontece con las demás cadenas, lo que quiere decir que la reforma tributaria fue un caos que lastimó seriamente a todas las empresas.

Afirmó que hubo casos en los que empresas como Spring Step debieron acudir a la ley 1116 o de insolvencia y es por ello que esa firma después de comprarle 150.000 pares anuales de zapatos a Teorema hoy la factura es de cero, tal y como pasa con otras empresas que comercializaban al ser la última parte de la cadena del calzado.

Un problema muy grande para los fabricantes de calzado es que están pagando los insumos y las materias primas para la fabricación del calzado con tarifas del 19 por ciento del IVA, tarifa que no le trasladan al comprador final porque hay aspectos como la competencia, el contrabando y la realidad económica del comprador.

“Desde que las empresas grandes que comercializaban estén en ley de insolvencia y que no estén comprando, eso quiere decir que también nosotros como empresarios estamos muy mal y de la misma forma no estamos generando el empleo de hace dos o cinco años”, precisó la dueña de Teorema.

Otras aristas que se suman al problema del calzado son la inseguridad y la situación en Venezuela porque hay muchos venezolanos en Cúcuta lo cual le da origen a una población flotante que de una u otra forma acarrea problemas.
Para la empresaria, la rentabilidad es cada vez menor porque hay factores como la inflación que suele ser más alta que la pactada por el Emisor, el valor de los servicios públicos, la carga tributaria y otros aspectos que demuestran que los empresarios colombianos no tienen ningún tipo de beneficio.

La empresaria expresó su desacuerdo con la tributación sobre el sesenta por ciento de las ganancias porque con la situación a los empresarios no les queda ni el cinco por ciento lo cual va en contravía de la coherencia y de la realidad de un mercado cada vez más aporreado.

Lo que más preocupa es que muchos empresarios bajaron la persiana, liquidaron sus empresas y migraron para otros sectores económicos. En este momento hay varias empresas, entre ellas Teorema, que están viendo hasta dónde más aguantan para tomar decisiones y una de estas podría ser clausurar una empresa que fue fundada con mucho esfuerzo hace cuatro décadas.

“Si esta situación sigue, la verdad no aguantamos porque lo poquito que estamos haciendo es para pagar impuestos, hoy estamos en el piso y no aguantamos más, la verdad es triste tener que cerrar y eso es traumático porque muchas familias se quedan sin trabajo y sin opción de ingreso en la frontera”, añadió Luz Stella Pabón.

De manera tajante expresó que tristemente la meta del gobierno es acabar con las empresas, con el empleo y con todo lo que tenga que ver con tejido social. Aseguró que como va Colombia, no es difícil vaticinar que el país va terminar igual a Venezuela.

Venezuela, qué lío

La propietaria de Calzado Teorema, Luz Stella Pabón, manifestó que es preocupante lo que acontece en Venezuela porque mucha gente que no soporta el régimen aterrizó en Colombia, siendo este flagelo un problema enorme porque los venezolanos tienen maneras muy diferentes de llevar la vida y algunos que huyen del régimen terminan en Cúcuta o en otras ciudades trabajando e imponiendo lo aprendido de la hoy mandada a recoger, revolución Bolivariana.

La empresaria anotó que en Venezuela los nacionales estaban enseñados a los subsidios y auxilios lo cual compensaban con poco trabajo y esa es una situación que no puede asumir Colombia en donde a las personas les gusta trabajar.

En opinión de Pabón, el día que Venezuela le puso sello a la frontera fue radical el cambio para Colombia que exportaba más de 7.000 millones de dólares así como para la zona de frontera en donde los venezolanos demandaban bienes y servicios de manera compulsiva.

Según la Gerente de Teorema, anteriormente Cúcuta y la frontera gozaba de dos mercados, pero lamentablemente hoy tan solo la ciudad fronteriza se quedó con el mercado colombiano, preocupantemente muy venido a menos.

Otro reparo de la empresaria tiene que ver con el asistencialismo el cual considera fatal y la mejor vía para fabricar vagos que viven no del estado, sino de lo que pagan los contribuyentes. Ese mecanismo, que tiene Venezuela, opera en Colombia en donde se regala la plata a programas como “Familias en Acción” y otros que cuestan mucho dinero y con los que se les quita mano de obra al campo y a las mismas empresas porque se enseñó a la gente a vivir con dinero regalado y para nada bien ganado.

“Nos estamos acostumbrando a mantener un poco de gente vaga, perezosa y sin ganas de trabajar, pero lo más triste es que a quienes trabajamos, hacemos empresa y generamos empleo nos están castigando, esto es inexplicable, vamos a colapsar porque estamos dando los mismos pasos de Venezuela”, señaló.

La única opción de ser optimista, aclara la empresaria, es que el gobierno presente una nueva reforma tributaria y desmonte la cantidad de impuestos para darles oxígeno a las empresas y retomar la senda del progreso. A criterio suyo, de seguir en vigencia la actual reforma nadie va a surgir porque nadie tiene plata y lo visible es que están acabando con las empresas.

Sin temor alguno y dejando ver una molestia que desprende de muchas equivocaciones por parte del estado, la empresaria anotó que no tiene presentación una reformas estructural cuando las pasadas reformas tributarias no fueron eficientes y cuando el contrabando hizo lo que le vino en gana. El asunto, aseguró, es saber cobrar los impuestos y ponerle palos en la rueda al comercio ilegal que también está expresado en contrabando técnico.

La vocera le dijo al gobierno que hay que tener muchos controles con México porque de ese país está entrando mercancía triangulada que viene de Asia, hace tránsito en el país Azteca y luego termina en las góndolas colombianas, gracias a los acuerdos comerciales con los mexicanos.

Luz Stella Pabón le dio vida a una empresa y a dos hijos que son los que hoy lideran con su señora madre el buen manejo de la empresa. Es bueno decir que mientras Luz Stella diseña y crea calzado para los mercados del país, Germán y Jairo González, están pendientes de la producción y del buen andamiaje de la organización.

Hace unos años Calzado Teorema exportó su producción de exclusivos zapatos a Estados Unidos, Curasao, España, Ecuador, Chile y a otros países, pero de manera increíble hoy esas exportaciones están frenadas pese a que hay una buena tasa de cambio.

“La misma situación económica hace que en este momento no tengamos las ganas, el entusiasmo y el empuje para ir al exterior, lamentablemente no hay incentivos y golpea mucho saber que dejamos de ser pujantes empresarios para convertirnos en recolectores de impuestos del gobierno”, recalcó.

Esta empresa cucuteña fabricó en su mejor momento 150.000 pares de zapatos al año y hoy la producción está entre 30.000 y 50.000 pares, cifra que habla de la postración del sector.

Una tendencia como para decir “apague y vámonos”

Como si los problemas de la industria del calzado fueran pocos, ahora hace carrera una tendencia en el mercado y es la consignación de mercancías o zapatos para este caso en las grandes firmas

La Gerente General de AM Marroquinería, Sandra Patricia Rueda, dijo que esta empresa con 18 años en el mercado del cuero y las manufacturas en Cali tiene una preocupación para nada de poco calado pues tiene que ver con la intensión de las grandes compañías o comercializadoras de bajar sus costos y sus inventarios en desmedro de los pequeños y medianos empresarios del calzado.

“A mediano y a largo plazo el sistema que quieren imponer va a afectar la situación financiera de todos los empresarios y por ello los bancos van a tener que entrar a ayudar a los medianos para que estos puedan sostener las mercancías. Ese asunto de dar en consignación la mercancía no es sano porque el zapato va a ser tocado y calzado por varias personas y si hay deterioro nadie responde, es algo parecido a lo de grandes superficies, lo que no se venda se lo devuelven”, aclaró Sandra Rueda.

Con este tipo de comercio, el empresario pierde dinámica con el flujo de caja y entra a operar una opción de renta que ya cumple varios años en Colombia y es “A la de Dios”. Una eventual alianza entre las grandes comercializadoras para este fin le pondría lápida a muchas empresas.

Explicó que lo que buscan las grandes firmas de comercio es trabajar con la plata de los fabricantes pequeños lo cual genera alarma porque el fabricante está muy afectado con impuestos y contracción de la demanda como para caer en manos de un monopolio que quiere manejar el comercio de calzado en Colombia en perjuicio de los que fabrican.

Una fusión tan perversa como esa, anotó la empresaria, conllevará a que los pequeños también se unan y decidan dejar a los grandes pulpos sin calzado ni mercancías para vender porque resultaría más rentable dejarlos sin proveedores porque los pequeños y medianos podrían ver opciones en las exportaciones toda vez que Colombia es un país de manufacturas que no puede hundirse por impuestos, por baja demanda y por caprichos.

AM Marroquinería, empresa fundada en Cali por el señor Arvey Martínez, un hijo de la bonita ciudad de Pasto, goza de prestigio y de un portafolio en dónde los productos están marcados por calidad y durabilidad. Esas condiciones la hacen pensar que si prosperan las iniciativas del gran comercio, la solución está en el plan B.