Imprimir esta página
Sábado, 03 Febrero 2018 10:16

India: Un mundo de oportunidades, culturas y negocios

Por

El gobierno de este país asiático está mirando a América Latina y Colombia es uno de los destinos que le llama poderosamente la atención, pero qué daño hacen algunas telenovelas o producciones.

La fabulosa y enigmática India, un país ubicado en el sur de Asia está en el listado de los siete países más extensos del mundo con una superficie de 3`282.263 kilómetros cuadrados. Este país de múltiples culturas y religiones tiene fronteras de agua pues no en vano limita al sur con el océano Índico, al occidente con el mar Arábigo y al oriente con el Golfo de Bengala.

India comparte vecindario con China, Nepal y Bután así como con Pakistán, Bangladés y Birmania. Esta nación relativamente joven obtuvo su independencia y su desligamiento del yugo británico en 1947 cuando prosperó la campaña de No Violencia en una cruzada que lideró el recordado líder, Mahatma Gandhi. Cabe precisar que solo hasta 1950 India se afianzó como una república independiente y de manera inmediata entró a regir una nueva Constitución Política.

Este país que prospera por la calidad de sus trabajadores y por la eficiencia de su estado está dentro del listado de países en vía de desarrollo, pero por el mercado que tiene y por el crecimiento del consumo se ha fortalecido y está en la mira de muchos porque a punta de estrategia, disciplina, laboriosidad y mucha entrega, el país de las alfombras voladoras, de la mitología apasionante, de sultanes y califas, de lámparas encantadas y miles de historias, hoy quiere escribir con filigrana una nueva historia con Colombia toda vez que hay de por medio vínculos económicos y sociales que hacen de los dos países una hermandad llamada a crecer de la mano, compartiendo progreso y prospectiva.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Director Ejecutivo de la Cámara Colombia-India, Cristian Salamanca, aseguró que la balanza comercial tuvo una caída importante porque hasta 2015 el crecimiento de esta era positiva hasta superar los 4.000 millones de dólares. El desplome en el comercio bilateral se explica en la devaluación que encareció las importaciones y el precio de los productos, pero también hubo un revés por los menores despachos de petróleo colombiano hacia ese país asiático.

Para este año el gobierno colombiano y el de la India en cabeza de su embajada, están apelando a una estrategia comercial binacional para recuperar los mercados porque en efecto el comercio tuvo una fuerte caída y por eso hay una propuesta y un programa a través de la gestión de inversiones para que las empresas colombianas conozcan la India y exploren allí oportunidades de negocio, no solo como proveedores sino para atraer mercado y demás opciones.

“En julio viene un cónclave India-Latinoamérica en Chile y en Bogotá se va a hacer como el abrebocas en el mes de abril, para ese gran encuentro, es decir que a Colombia vendrá una gran delegación de la India para tratar esos temas en nuestro país y ver cómo se puede motivar esa relación comercial”, declaró el señor Salamanca.

El dirigente cameral sostuvo que si bien en la India hay cabida para todos los empresarios lo único cierto es que las factorías que quieran llegar con inversión o con producto a este corpulento mercado asiático deben hacer un curso intensivo para conocer las múltiples culturas y los diferentes tipos de clientes y opciones que ofrece esta heterogénea nación.

Aclaró que no siendo imposible, llegar a la India no es sencillo porque este país tiene muchas subculturas y muchos idiomas lo cual dificulta la estrategia de negocios y su eventual cierre. Dejó claro que pretender ir a la India para superar un lío económico no es tan aconsejable porque entrar por la puerta grande a ese país demanda tiempo, preparación, paciencia e inversión.

Un negocio en India requiere de un socio adecuado quién se ajuste a la expectativa que tenga el inversionista o el empresario. En la India si hay lugar para los empresarios Latinoamericanos y puntualmente los colombianos porque hay empresas latinas que llegaron a India y les está yendo muy bien como es el caso de la marca peruana Big Cola que logró posicionarse y competir a la par con el dominio de empresas como Coca Cola y Pepsi Cola.

De igual manera la mexicana Cinépolis tiene más de cien salas de cine ya instaladas y a ese éxito se unen productos muy demandados por los indios como la manzana chilena, la uva, la soya argentina y otros que lograron posicionarse.

La llegada a India no siendo tarea elemental, si pide conocimiento y una asesoría al más alto nivel para triunfar y ser sostenible y no colapsar en un mercado exigente y puntual.

En India hay consumos entre té y café

El Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombia-India aseveró que un producto que tiene gran oportunidad es el café colombiano de alta calidad y con valor agregado en taza, pero explicó que la dificultad está por el lado del arancel para el café colombiano en India porque es muy alto. De todas maneras cabe la posibilidad que en el Acuerdo de Alcance Parcial, AAP, que adelantan como negociación India y Colombia, el café y otros productos muy colombianos entren en ese acuerdo que dicho sea de paso, no es un TLC, pero sí un convenio de garantías que puede bajar el arancel o inclusive llevarlo a cero.

“Generalmente la gente tiende a pensar que en la India solamente se consume té lo cual es cierto en determinada medida, pero igual es alto el consumo de café lo cual es evidente. El tema Crepes & Waffles del que se habló para India en alguna ocasión, tiene un enorme potencial, pero la gran dificultad está en el manejo de las recetas y la misma originalidad de los productos, entonces India es un paladar al que hay que ajustarse, como quien dice que los empresarios colombianos tienen que indianizarse o amoldar varias cosas a este país para poder entrar a la India, pero solo localizando el producto o el servicio que se quiera vender allá. El potencial es muy grande en este modelo de negocio porque e Colombia, muchas personas de la India van a Crepes porque cuenta con muy buenas opciones vegetarianas, buenos precios, pero llevar el concepto a ese país puede ser un riesgo porque la exigencia se saldría posiblemente de las manos de sus dueños”, comentó Salamanca.

Para el caso India las ciudades de mayor tamaño son las más recomendables porque son aquellas en donde hay más dinero, las que son más abiertas y en donde hay más avance por la conexión que éstas tienen con el mundo. En opinión de Salamanca, las capitales de cada estado tienen de por sí un potencial importante lo cual exige de toda una estrategia porque hay que entender, pensar, sentir, oler y adaptarse a la hora de operar un producto en el medio indio como lo han hecho muchas marcas que han ido de Estados Unidos o de Europa y que literalmente han tenido que modificar o adaptar sus productos para que puedan tener salida a este mercado.

Para el vocero, el indianizar los productos ha hecho que sean exitosos en la India, pero también les ayudó a las marcas que hicieron esta apuesta a ingresar a otros mercados emergentes ya que desarrollaron soluciones que son óptimas, muy económicas y llenas de innovación.

La Cámara aclaró que en términos de comercio hay que aclarar que mientras China se definió como el gran gigante asiático, India lo hizo como una economía emergente, lo cual hace que la presencia de China sea mucho más agresiva que la de India porque los chinos usualmente visitan Latinoamérica, invierten y consolidan su poderío en tanto que India es distinta en ese tema.

De todas maneras y pese a no ser iguales, especificó Salamanca, en India se han desarrollado marcas de nivel mundial y de muy alta calidad que hoy están en el top 100 como es el caso de las empresas de tecnología, el caso de Tata en el mundo de los autos que es una factoría con más de 100 subsidiarias, dueña de Jaguar y Land Rover así como de Mahindra con sus tres marcas, autos, Conviva en tecnología y Tech Mahindra que oferta soluciones tecnológicas para la infraestructura.

Marcas como arroz

India logró posicionar marcas a nivel global como lo hizo con el arroz toda vez que los arroceros de ese país pudieron exportar con gran acierto la marca Basmati que es de muy óptima calidad.

Este arroz que no llegó a granel o a manera de commoditie, entro empaquetado y con una marca de un producto muy rendidor porque en su cocción da muchas más porciones, este arroz, a criterio de la Cámara, es muy distinto al arroz colombiano porque el arroz de la India es de la India, y no lo produce nadie más. Este es un arroz que crece, que tiende a alargarse hasta un centímetro y tiene aroma y sabor, lo cual lo hace muy particular.

El cereal no llega para todos los consumidores porque hay un arancel muy alto para este tipo de arroz por lo que un kilo puede costar hasta 18.000 pesos, inversión que resulta efectiva al tener en cuenta calidad y rendimientos.

De india llegan servicios, productos farmacéuticos, textiles y otros productos que dan cuenta de una presencia importante.

India, un socio ideal para los trenes

Si algo ha mostrado India es el arduo trabajo en el transporte férreo, en eso han sido buenos durante décadas y han dejado historias de todo tipo, unas amables y otras lamentables como la de los fantasmas del Tsavo, la trágica historia de los leones devoradores de hombres que hicieron de las suyas en la región del Tsavo entre Kenia y Uganda en 1898, sitio al cual concurrieron trabajadores ferroviarios de la India.

El final lo dio el coronel, John Patterson, quien después nueve meses acabó con una pesadilla en tierras africanas a donde se llevó el tren.

Al consultársele a la Cámara por una eventual asesoría en restablecimiento o recuperación del ferrocarril, ésta indicó que lamentablemente ha faltado voluntad por parte del estado porque para no ir tan lejos el tren murió en Colombia sin que a nadie el tema le doliera.

“La red ferroviaria de la India ayudó mucho al progreso del país porque este está interconectado con trenes lo cual es una solución para las personas del común que ven que es mucho más económico viajar en tren que en un avión. En India los precios son accesibles para pasajeros y para el frente de la carga. Para el capítulo Colombia, el problema de no contar con infraestructura férrea hace que haya menos competitividad por precio porque un flete marítimo de la India dura sesenta días porque la frecuencia en transporte no es tan alta, eso hace que un contenedor cueste en su travesía 1.400, 1.600 y hasta 2.000 dólares. Ese mismo flete tiene igual valor entre Buenaventura y Bogotá por un transporte de tres días”, afirmó Cristian Salamanca.

Esos valores y esas tardanzas tienen un alto impacto en importadores y exportadores porque a quien despacha desde Colombia el lío es que es visiblemente menos competitivo en sus productos.

Sobre comercio, Salamanca dijo que en la India hay un potencial muy grande para los productos colombianos, como los de moda, los alimenticos, con valor agregado y muchos que requieren un trabajo especial y muy especializado. Los expertos, sostuvo, hablan de las oportunidades que se muestran con las cadenas de valor como por ejemplo prefabricar algo en India que llegue a Colombia, se ensamble y luego se lleve a otros países. Ahí, dijo, hay un potencial inexplorado y en donde hay mucho por hacer porque falta creer un poco más en que sí es posible hacerlo.

Con tetas no hay credibilidad

Sin duda alguna, Colombia ha mejorado en imagen por la calidad de sus gentes, por la capacidad de trabajo, por la alegría y por muchos aspectos que merecen ser altamente destacados, lamentablemente lo que en el país se hace con la mano en el exterior los canales y las productoras de cine y televisión lo borran con el codo.

En 2005, dijo el dirigente, la imagen estaba muy arraigada en el deporte y más en el fútbol por el fenómeno que representó el “Pibe” Valderrama y la misma Shakira en la música.

En ese orden de ideas, apuntó el ejecutivo, la imagen ha cambiado y por ello hay una estrategia clara del gobierno de la India en el sentido de acercarse más a Latinoamérica y por ende a Colombia.

Cabe precisar que India y Colombia han tenido inmejorables relaciones y allí los empresarios y la misma cámara han hecho ingentes esfuerzos por cambiar la imagen frente a los inversionistas exógenos en el sentido de mostrarles seriedad, avances, buenas prácticas de buen comercio y otros aspectos, pero todo lo bueno prácticamente muere en la pantalla chica.

“Lamentablemente y debido a producciones televisivas en donde los narcotraficantes y la prostitución están a la orden del día, como ese ADN del país, la gente en el mundo asocia a Colombia con una historia lamentable de crímenes, drogas y vergüenza lo cual afecta más de lo imaginado porque los empresarios vienen a Colombia con mucha disposición, pero todos los mitos creados en torno a la televisión van cayendo cuando palpan un país muy diferente”, señaló.

El tema de la mafia ha afectado el tema de la economía de forma terrible y hoy en día algunas cosas pasan porque es imposible tapar el sol con un dedo, pero hoy diferente al nefasto ayer, las cosas son diferentes y quieran o no aceptarlo las productoras, esa apología al delito y a la prostitución hace mucho, pero mucho daño.

India, una economía dinámica

La economía de India ha logrado crecer al 6,5 por ciento y es un país que importa más que lo que exporta porque hay productos que no tiene como el petróleo y por ello cuando vino la crisis del petróleo hubo un daño considerable. Algunos alimentos también son comprados en otros países porque no da abasto la producción local.

India es un país auto-abastecedor, pero compra por fuera, haciendo que sea una economía dinámica porque tiene una población muy grande que trae retos porque así como hay fortalezas, hay muchas necesidades.

La rupia que es la moneda oficial de India en comparación con la moneda colombiana representan 43 pesos por una rupia, es decir que hay un cambio más fuerte en el país asiático. Un dólar cuesta en India cerca de 67 rupias, es decir que pese a la devaluación que atacó al mundo la moneda india logró mantenerse en niveles aceptables para el comercio.

En materia de comercio, India tiene diferentes de concepto porque los consumidores no acceden al champú o al jabón por litros sino por cojines ya que el ingreso no alcanza para más, luego ese tipo de mercado de alto formato queda relegado a los más pudientes.

Los empresarios deben aprovechar mucho las opciones y las orientaciones que da el gobierno, la embajada de India y la Cámara para poder conocer un país maravilloso y lleno de oportunidades.

India es sinónimo de fantasía, esta tierra vio procesos geopolíticos e históricos monumentales, por allí pasó o se trazó parte de la ruta de la seda, a India llegó la campaña de Alejandro Magno, esta fue tierra de califatos y sultanes. Allí la imaginación, literalmente voló y por ello se dio rienda suelta a grandes historias en donde los héroes huían en alfombras mágicas a Persia u otros destinos.

Es India país de grandes montañas como el Himalaya, también de grandes afluentes como el Ganges, Indo, Yamuna, Narmada, Kaveri, Krishná y el Brahmaputra entre otros. En el enorme país la fe también mueve montañas por cuanto allí nacieron religiones de suma importancia como el hinduismo, el budismo, el jainismo y el sijismo. También fueron llegando otras religiones con el tiempo como el judaísmo, cristianismo, zoroastrismo y el islam

Quien visita India queda ensimismado por su tamaño y su pluralidad, allí la biodiversidad es rica y muy especial, es tierra de elefantes, de tigres y leopardos temibles. País de templos legendarios y hermosos, pero también de algunos vertiginosos como el de Kami Mata, el santuario de las ratas.

India es amor, desarrollo e ingenio, allí está el Taj Mahal, el mausoleo que se construyó por el luto, la ausencia y el pesar. Ese edifico muy bello terminado en 1653 fue ordenado por Arjumad Bano Begun Jahan cuando su esposa predilecta, Mumtaz Mahal falleció justo cuando daba a luz su hija número catorce.

Qué bella, enigmática y embrionaria es India, el joven país de las oportunidades y una ejemplar casa de paz, es esta nación tan moderna como antigua si son analizadas sus raíces, son 5.000 años de historia de una región atractiva en turismo, industria, en educación, amabilidad y en un desarrollo que la está catapultando hacia las grandes ligas de la economía. Es India el comienzo de una historia fantasiosa que si bien es árabe tuvo sus inicios en las tierras fértiles y hermosas del sur de Asia. Es grato pensar en una productividad de 365 días al año mientras se deleita el ojo y la imaginación con las Mil y Una Noches, esa narración grata en donde las alfombras voladoras son el mejor vehículo de la más grande inventiva literaria.

Visto 1236 veces

Otros artículos