Jueves, 22 Febrero 2018 12:38

No hay duda, Antioquia y Medellín, destinos turísticos imperdibles

En 2017 más de 1.4 millones de viajeros visitaron la ciudad de “la eterna primavera”, cifra que sigue afianzando la vocación turística de Medellín, pero también de Antioquia.

Por 

Medellín y Antioquia como departamento demostraron que solamente a través de las sinergias y de un trabajo adelantado a unísono es posible crecer en turismo, dándole una mayor dinámica a la economía regional con la puesta en marcha de sitios de descanso y recreo en donde la naturaleza y el paisaje hacen parte determinante de ese encanto paisa.

En lo que tiene que ver con Medellín hay que decir que el año anterior más de 1.4 millones de viajeros visitaron la ciudad lo cual demuestra que la capital antioqueña consolida cada vez más su vocación turística fortalecida con sitios de gran interés y con una amabilidad muy particular en esa ciudad.

Los resultados no pudieron ser mejores si se tiene en cuenta que el destino Medellín fue promocionado en 26 ciudades de 16 países en el mundo. Medellín mejora y enamora razón por la cual la ocupación hotelera estuvo el año pasado en un 63 por ciento y a nivel general la ciudad recibió en los últimos cinco años 204 empresas de 30 países que le apostaron a la ciudad, generando más de 5.000 empleos.

El Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, dijo en Diariolaeconomia.com que justamente el pasado de la ciudad hace que el presente sea fascinante demostrando entre otras cosas, que las transformaciones son posibles y que los resultados son mucho más robustos y alentadores cuando se logra esa unión regional con el departamento de Antioquia y una gobernación eficiente que también piensa en la llamada industria sin chimeneas.

Agregó que el turismo en la región y puntualmente en Medellín ya está dentro de la política de desarrollo económico para los próximos años porque ésta es una industria muy importante en generación de empleo.

“Para tener un buen turismo es necesario tener una buena oferta, tener condiciones de seguridad y de confianza para que la gente pueda tener la tranquilidad de ir a un determinado sitio y eliminar con ello todos esos referentes del pasado y es por ello que si uno no cuenta la historia los demás la cuentan por uno que finalmente es lo que ha pasado por espacio de tantos años en Medellín y en Colombia”, anotó el funcionario.

Dijo que hay quienes siguen narrando la historia de Medellín como si la ciudad se hubiese estancado en la década de los ochenta o los noventa cuando la violencia hizo de las suyas por lo que consideró importante eliminar todos esos símbolos de ilegalidad que es lo que su administración ha planteado con propiedades como el edificio “Mónaco” donde algunos van a hacer narco-turismo y a rendirle tributo a los victimarios.

“Ese edificio lo vamos a demoler y construiremos un parque en honor a los caídos y a las víctimas de una época violenta y matizada por los ilegales. Este es un símbolo muy importante ya que es el renacer de la ciudad, es surgimiento de la esperanza y el fin de los íconos de la violencia y la ilegalidad”, declaró el señor Gutiérrez Zuluaga.

Anotó que no es sano hacerle apología al delito sin negar que hay de por medio una historia que contar porque lo único real es que Colombia y Medellín vivieron un pasado difícil y duro, pero destacando que justamente fue de eso de lo que se fue saliendo, aclarando que aún falta por terminar con algunos rezagos de transgresión y de la herencia maldita que dejó el narcotráfico.

El Alcalde apuntó que de todas maneras hay otras herencias bonitas y enorgullecedoras como las flores, el trabajo, el café, los silleteros, la laboriosidad y otros que hay que seguir mostrando.

Destacó la renovación de pueblito paisa y todo el entorno silletero de Santa Elena en donde es posible ir a ver a estos artesanos todo el año e interactuar con ellos.

Sobre el trabajo de ciudad región, el primer mandatario de Medellín indicó que este es tan importante que la oferta turística no se queda en Medellín sino que permite ir a sitios del departamento en donde hay parajes de gran belleza como Guatapé y otros como Urabá y los de un departamento pletórico de historia y anécdotas muy amenas. En Antioquia y en sus municipios es posible disfrutar de un pasado que se quedó congelado y que es accesible con las casonas viejas, las haciendas emblemáticas y todo un compendio arquitectónico y agrícola que hace del turismo la más inolvidable experiencia.

Antioquia y Medellín, señaló, están unidas para brindar esa oportunidad de conocer las regiones en un turismo de corta estadía, pero de elevado valor agregado.

“Hoy el promedio de la ocupación hotelera es superior al de Colombia ya que estamos siete puntos por encima al consolidado nacional y hay que decir que hay épocas del año en los que la ocupación hotelera es del 96 por ciento y queremos que estos siga así de dinámico y sostenible porque finalmente ello redunda en progreso, crecimiento y empleo que es lo que necesita la gente. Igual de bien vamos en el frente gastronómico por lo que invitamos a todo el mundo y a todo el país para que descubra Medellín”, dijo.

En el último año la ciudad recibió a más de 2.9 millones de viajeros nacionales. En ejecución de eventos internacionales, Medellín creció por encima del 500 por ciento en los últimos diez años.

Sobre la reforma tributaria, el Alcalde de Medellín dijo que lo importante ahora es superar escollos porque de hecho hay un rezago en términos de crecimiento en vista que el país creció a una tasa del 1.8 por ciento, lánguido de por sí. Dijo que es urgente generar las condiciones para que el sector privado genere más y mejores empleos lo cual exige un compromiso gremial y empresarial.

A proposito de ese asunto, consideró determinante escuchar a todos los candidatos presidenciales para saber qué están ofreciendo porque es importante saber qué plantean en términos de reforma tributaria y saber así en qué sentido iría, pero recalcó que la reforma que sea, debe ir encausada a fortalecer las empresas y el empleo. Para el gobernante lo realmente importante es recuperar la confianza en todos los frentes por lo que no se puede generar incertidumbre o aflojar en seguridad porque de agudizarse este ítem se va la inversión, termina espantada y buscando nuevos rumbos en desmedro del empleo.

En Medellín se busca un turismo profesionalizado, que muestre calidad en servicio y valores agregados, pero se rechaza de manera contundente el narco-tour, el turismo sexual y cualquier otro que afecte los valores y la cultura. “Cualquier turismo nocivo no es bienvenido en Medellín”.

Medellín es ciudad de eventos, de ferias y grandes encuentros, esta región hace parte de la cultura paisa que llama la atención de manera poderosa, a tal punto que 80.000 turistas extranjeros visitaron la “Bella Villa” en diciembre pasado. El trabajo en turismo es de tal compromiso que Antioquia y Medellín le apuestan igualmente a cautivar un turismo interno en donde hay grandes oportunidades.

Esta política conjunta entre Medellín y Antioquia está mostrando resultados contundentes sobre pillares de encanto y calidad en servicio, sobre bases sólidas de trabajo y de adecuación de destinos espectaculares y paradisiacos así como de una cultura y unos parajes de tan enorme belleza y espectáculo que ratifican que ésta región es sin duda, el “Paraíso Encontrado”.