Domingo, 23 Septiembre 2018 00:03

Azerbaiyán, la bella joya del Cáucaso que invita al turismo y la inversión

Por

Esta joven nación de la región de Eurasia tiene rasgos milenarios que la ubican como referente antropológico importante, pero ha mostrado en los últimos años un desarrollo que llama poderosamente la atención.

En un lugar muy especial del Cáucaso, esa región natural con llanuras y bellas estribaciones se encuentra la próspera y muy hermosa Azerbaiyán, nación de Eurasia ubicada entre Asia Occidental y Europa Oriental. Si bien es un país joven por su independencia, Azerbaiyán tiene historia lejana en la edad de piedra, en el paleolítico superior y en la misma edad del cobre. Prueba de esto son vestigios, cuevas y datos antropológicos dejados por asentamientos escitas y de los medos que ocuparon al parecer el sur de la región.

Los historiadores narran que por estas tierras pasó la tropa conquistadora de Alejandro Magno, pero en su evolución, Azerbaiyán ha mostrado un desarrollo y una historia que se escribe con letras de oro por cuanto no es poco lo que sus valles y montañas tienen para contar.

El hoy de Azerbaiyán llama poderosamente la atención, este país que logró un importante y destacado desarrollo desde 1990, es hoy más que una nación, una marca, la misma que se vio en las camisetas más costosas del fútbol europeo, verbigracia, Atlético de Madrid y en la misma Fórmula Uno. Eso dice que quienes están mandando, lo hacen con criterio empresarial, razón por la cual está región sigue adherida a los ojos de la inversión y del mundo en general.

Sin temor a exagerar se puede precisar que Azerbaiyán es un paradigma de progreso en donde converge la democracia, la tranquilidad y un respeto máximo por las reglas de juego, ítem tan observado por la inversión que no es poca en ese país. A la fecha esta nación es un muy buen ejemplo de crecimiento y tras la independencia logró muy altos estándares de desarrollo humano, de progresión económica y un llamativo crecimiento en alfabetización. Allí son bajos los niveles de desempleo e igualmente es baja la tasa de homicidios.

Sencilla y llanamente el país muestra que las cosas se están haciendo muy bien y que su gente importa mucho, lo cual queda ratificado en la calidad de vida así como en su perspectiva. El entorno es tan favorable que la amabilidad es común en sus gentes, tanto como su generosidad y ese afecto cálido que regalan y que hacen que el recién llegado sienta que no viene del otro lado del mundo para posiblemente sentirse ajeno, sino que la hospitalidad y la cortesía abren las puertas de la propia y cómoda casa.

Para conocer más detalles de Azerbaiyán, Diariolaeconomia.com habló con el Encargado de Negocios de la Embajada de la República de Azerbaiyán en Colombia, Hamid Zeynalov, quien indicó que luego de restaurar su independencia en 1991, el país logró insertarse en la comunidad internacional, y explicó que los buenos manejos económicos llevaron a que Azerbaiyán fuera miembro del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, del Banco Islámico de Desarrollo y del Banco Asiático de Desarrollo.

Hay que apuntar que el sistema bancario de esta nación es muy parecido al de la banca colombiana puesto que cuenta con el Banco Central de Azerbaiyán fundado en 1992, que es el prestamista de primera instancia de la banca privada o comercial la cual vigila y regula. La tarea puntual del banco, narró Zeynalov, es la emisión de circulante y el impulso de su moneda el Manat Azerbaiyano.

Una de las características de Azerbaiyán según el Encargado de Negocios es su disciplina fiscal y económica lo cual quedó sustentado con una serie de reformas que blindaron el país y lo hicieron mucho más sólido y confiable razón por la cual llegó la inversión para quedarse.

En 1918 se consolida la República Democrática de Azerbaiyán, pero en 1920 se matricula en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, hasta que decide salir en 1991 para darle un giro de 180 grados a su economía y a sus políticas sociales lo cual le dio muy buen reducto.

“Azerbaiyán es un muy bonito terruño y allí tenemos culturas de otros países de Europa y de Asia como es el caso de India y otras naciones vecinas, hasta ahora tenemos muy buenas visitas turísticas de todo el mundo porque nuestro país tiene un componente histórico de Europa y Asia, es decir una puerta entre los dos continentes que hace de Azerbaiyán un país estratégicamente bien ubicado para los habitantes de estas regiones y muy agradable para quienes quieren conocer belleza natural y sitios muy interesantes. Contamos con una mezcla cultural diversa y es por eso que hay ilustración árabe, asiática, europea, rusa y turca entre otras”, explicó el señor Zeynalov.

Agregó que en los últimos años la economía ha tenido una dinámica bastante interesante porque mientras el mundo se sumía en una crisis, Azerbaiyán fue de los pocos países que mostró una afable curva de crecimiento. En este momento el gobierno de ese país de Eurasia busca a como dé lugar seguir impulsando el sector turístico en un pequeño, pero bello país que suma en su censo 10 millones de habitantes.

Este país desde su renacer o nueva independencia en 1991 entendió que el mundo estaba globalizándose y que la nación no podía quedarse de ese tren bala del desarrollo y las oportunidades, lo que explica el por qué hubo un trabajo juicioso y milimétrico para catapultar productos, turismo e inversión. Es admirable lo que pasa en ese pequeño, pero singular país en vista que desde la década de los noventa empezaron, y de qué forma, a producir lo que antes importaban.

Según el funcionario, Azerbaiyán empezó a mirar otros sectores para darle mayor impulso a la economía y salir de ese engorroso peligro que implica la Enfermedad Holandesa en donde las inversiones se concentran en los hidrocarburos y de manera soterrada van dejándose de lado sectores productivos demandantes de mano de obra como el agropecuario y las manufacturas.

Precisó que la agricultura de su país es muy fuerte, y eso aclara, porque la superficie agrícola es la más grande de la región toda vez que para labores del campo este país destina 54.9 por ciento en promedio del total del territorio, es decir unas 4.7 millones de hectáreas. Una tarea importante, comentó Zeynalov, se hace en los centros de investigación científica en los que se mejora el crecimiento y la producción de cereales, hortalizas, frutas subtropicales y plantas destinadas a la medicina.

En esta república del sur del Cáucaso se siembran diversos productos, pero tienen mucha importancia los granos, las patatas, la remolacha, las uvas, el té, las frutas de superlativa calidad como las manzanas, el tabaco y otras que seducen los paladares más exigentes. De igual manera la población rural dedica tiempo e inversión a la cría de especies menores como ovejas, cabras y otras que permiten gran variedad en proteína.

Es tan movida la agricultura en Azerbaiyán que hay productos que son exportados con rotundo éxito en vista que en ese país, las buenas prácticas agrícolas y pecuarias hacen parte de todo un compromiso entre productores y estado, Allí es muy importante la inocuidad y todo el tema de sanidad.

Uno de los productos estrella de Azerbaiyán es el caviar y la pesca de esturión, actividad que ha venido en creces desde la década de los noventa. Hamid Zeynalov, aseguró que el caviar de su país es considerado el mejor de la región porque cuenta con unas características especiales que lo hacen diferente y de muy buen sabor.

No se pondera cuando se dice que después de los conflictos bélicos con Armenia, Azerbaiyán entró en una era de reconstrucción lo que lo hace un país relativamente nuevo por todo el cúmulo de innovación que adoptó y por las obras que actualmente marcan la diferencia en la región. Su capital Bakú es el punto de encuentro de grandes empresarios que van a esta parte del mundo y puntualmente del Cáucaso en busca de negocios e inversiones.

Bakú es prácticamente el principal centro económico de la región y por ello ha tenido una inversión en mejoras y en el potenciamiento urbano que la hace muy llamativa y digna de tantas visitas tanto de los nacionales como de los turistas que crecen en visitas año tras año.

Si bien la industria de los hidrocarburos es importante, a tal punto que Azerbaiyán produce 800.000 barriles de petróleo por día, la búsqueda de alternativas para diversificar la economía no para, lo que explica de alguna manera el interés marcado por las labores del campo y la producción de alimentos.

El renaciente país es muy fuerte en combustibles fósiles que son la principal fuente de energía y por ello allí la inversión extranjera directa marcó todo un hito porque llegaron firmas en busca de crudo y gas natural. En Azerbaiyán operan multinacionales de renombre como Amoco, ExxonMobil, Statoil y Lukoil, la gigante petrolera rusa.

Por estar en la ruta de la seda y por encontrarse en un punto geográfico inmejorable del Cáucaso, la hermosa Azerbaiyán tiene como objetivo afianzar el hub de la región y así conectar con países de Asia, Europa y otros destinos comerciales del mundo pues la idea de quienes comandan el país es llevarlo a estándares de excelencia en servicios logísticos y en soluciones de comercio así como de pasajeros a corto y mediano plazo.

A este país se le conoce por ser fuerte en el comercio de materias primas y es por ello que a través de su oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan se movilizan 50 millones de toneladas de petróleo por año que vienen de lo profundo del mar Caspio. Su gasoducto es famoso pues desde el yacimiento gasífero de Shah Deniz brota una producción anual de 296.000 millones de metros cúbicos de gas natural, hoy tan de moda.

La capital Bakú cuenta con el aeropuerto internacional Heydar Aliyev que se constituye en el más importante por el alto tráfico que maneja esta terminal aérea, casa de la aerolínea Azerbaijan Airlines. No se puede obviar que esa milenaria ruta de la seda hoy está acompañada de autopistas, carreteras, ferrocarril así como de soluciones marítimas. Todo esto hace que la pujante Azerbaiyán sea el ejemplo de desarrollo y el país más prometedor de la región del Cáucaso.

Colombia, un objetivo comercial

Para Azerbaiyán estrechar vínculos comerciales es una tarea perentoria y por ello mira nuevos socios para compra y venta de productos. Uno de los productos que interesa es el oro, que también se encuentra en el subsuelo del país Euroasiático. La embajada de este interesante país ya lleva cuatro años de gestión en Bogotá y por tal razón hay un marcado interés de mover negocios en donde los empresarios de los dos países encuentren las mejores soluciones de mercado y es por ello que se busca a toda costa erigir la Cámara Binacional de Comercio.

Hoy hay interés en atraer inversionistas colombianos para que lleguen a esta nación y ayuden con sus inyecciones de capital a seguir dándole dinámica al país, lo propio ofrece Azerbaiyán que tiene empresarios que estarían muy dispuestos a llegar a Colombia a adelantar inversiones para afianzar una hermandad entre la sorpresa del Cáucaso y el país cafetero de los dos mares y las tres cordilleras.

La realidad de Azerbaiyán es más que dulce pues hay proyectos muy importantes que el país tiene en carpeta y en donde podría llegar capital colombiano a contribuir con el desarrollo pero a cambio de una importante rentabilidad. Un frente fuerte de este país es la investigación y en su frente podría serle muy útil a Colombia en donde hay tantos retos por el cambio climático y otras circunstancias como el creciente comercio.

Sobre el Hub de la región, Zeynalov precisó que actualmente no hay servicio aéreo de pasajeros de la manera en que se quiere porque tan solo hay carga y pasajeros desde Japón, sin embargo, dejó claro que la idea sería poder contar con vuelos directos de Azerbaiyán a Colombia para vigorizar el comercio y estrechar los lazos de amistad y comercio en vista que los dos países tienen mucho que ofrecerse.

En Azerbaiyán hay muchas cosas atractivas y demasiado que ver, pero lo que no se puede perder es su símbolo y el orgullo de la nación, los hermosos, fuertes y diferentes caballos que tienen el nombre de la región de Karabaj, territorios ocupados por Armenia lo cual es considerado como una grave violación al derecho internacional sobre la integridad territorial. 

Quienes conocen de equinos aseguran que los caballos de Azerbaiyán no solo son una especie rara sino que clasifica como la raza más antigua de alazanes de Asia y del Cáucaso. La ciencia que ha estudiado este cuadrúpedo, compañero de mil batallas, leal e incondicional, anota que los caballos Karabaj hacen parte de una generación de equinos de Albania, Atropatene, Midiya y del Reino de Mannai. Lo espectacular de estos caballos hizo que su cría se hiciera de manera ordenada y responsable a parir de 1946 cuando se pusieron en marcha las primeras granjas reproductivas.

Pese a los cambios que trae implícito el tiempo, los caballos de Azerbaiyán, diferente a los equinos romanos, árabes, de los imperios Sasánida y Selyúcida así como los jamelgos o potrillos mongoles, tan determinantes en las invasiones bárbaras, y los iraníes, pudieron conservar rasgos y la generación muy a pesar del pasar de los siglos. Es tan imponente este caballo de Karabaj, que ayudó genéticamente en el mejoramiento de otras razas de la región, incluida Europa occidental que los usó para optimizar rasgos caballares.

Los caballos modernos algo han recibido genéticamente de los dorados caballos de Karabaj que han ganado en exposiciones y llevado medallas para poner en alto una especie muy de Azerbaiyán y muy del Cáucaso.

Aparte de los caballos, un motivo de orgullo en Azerbaiyán es su industria pues como se dijo al inicio de esta nota, el país consolidó importantes fábricas de donde salen productos para el consumo interno, pero igual otros que hacen parte de la oferta exportable. Crece también la construcción y por eso cada vez son más los edificios destinados para la vivienda.

Es posible que el próximo año el Presidente de Colombia Iván Duque, visite Azerbaiyán en donde se le espera para rubricar importantes acuerdos de cooperación y comercio porque Colombia cabe en el Cáucaso y puntualmente en Azerbaiyán, pero igual la patria joven y próspera que decora el mar Caspio busca opciones en Colombia.

Una de las iniciativas de la embajada de Azerbaiyán es promover la cámara binacional de comercio para acercar a los empresarios y trazar unas agendas que permitan el intercambio de productos y servicios para lo cual habría misiones y viajes de lado y lado para entrelazar dos economías de muy buena perspectiva.

Azerbaiyán está cerca de celebrar su aniversario ya que cumple 100 años de vida republicana pues nace como tal en 1918. Hoy el país muestra su mejor rostro, crece y optimiza el estilo de vida de sus ciudadanos. Sería absurdo no reconocer que este estado es el único de la región en donde las mujeres tienen avalados y protegidos sus derechos pues son iguales a los de los hombres.

“Queremos que en Colombia sepan mucho más de nosotros, anhelamos que muchos empresarios y turistas se interesen por Azerbaiyán porque en nuestro país están pasando muy buenas cosas, y eso por fortuna atrae a los inversionistas y a quienes quieren conocer lugares especiales, enamoradores, únicos y llenos de historia y amabilidad”, comentó Hamid Zeynalov.

Otro punto favorable de Azerbaiyán es su gastronomía por cuanto hay posibilidad de saborear el mejor cordero tierno y las mejores ofertas del mar. En ese país en donde se traza la línea divisoria entre Asia y Europa igual son generosos los productos lácteos como yogures, dulces y quesos.

“El llamado es a que los colombianos visiten nuestro país para que disfruten de paisajes, montañas, llanuras y encantos culinarios que deleitarán a muchos que muy seguramente van querer regresar”, afirmó el encargado de negocios de la Embajada de la República de Azerbaiyán.

Al hablar de independencia, Hamid Zeynalov indicó que la bandera de su patria que una vez fue izada para honrar la independencia jamás debe bajar porque no hay experiencia más grata que crecer desde las iniciativas de la nación, la que fue erigida con amor, con historia y con mucho esfuerzo.

El tema de los refugiados no es ajeno a Azerbaiyán pues este país recibe más de un millón de personas que llegan en busca de oportunidades y a quienes el gobierno les ha brindado facilidades para que tengan una vida digna, empero la idea es que al amparo de la comodidad y el techo, muchos piensen en retornar a sus sitios de origen porque no hay nada más reconfortante como la patria y el terruño en donde se nació.

Un común denominador de Colombia y Azerbaiyán es la vida en medio de la guerra, pero Zeynalov reconoció que la guerra tan solo deja pérdidas, retroceso, atraso económico y costos muy altos para la nación porque hacer una guerra vale mucho dinero y el saldo se mide en muertes, sufrimiento y desolación.

“Con las guerras las gentes pierden sus familias, pierden sus casas y se escapa muchísimo dinero, por eso hoy somos tajantes al decir que no queremos guerra y caso opuesto vivir en armonía con el vecindario porque solamente uniendo fuerzas en paz es posible seguir consolidando grandes proyectos. El mundo está cansado de la guerra y los padres de hoy quieren tranquilidad para sus hijos y sus nietos que deben disfrutar de las mieles de la tranquilidad, la guerra es tiempo perdido”, especificó Hamid Zeynalov.

Azerbaiyán es un país que quiere nuevos socios, nuevos inversionistas y muchos turistas, es por eso que los aranceles son relativamente bajos, haciendo que las reglas de juego para la inversión sean claras y firmes para apostarle a proyectos de mediano y largo plazo.

Este sugestivo país quiere proponerle a Avianca la posibilidad que la aerolínea vuele a Azerbaiyán, de igual manera quieren flores colombianas, café de Colombia, confecciones y muchos productos hechos en Colombia, Ellos están dispuestos a ofrecer cueros, en lo que son muy fuertes, textiles y sedas, una especialidad de la casa, y eso sí, no se atreva a visitar Azerbaiyán sin regresar con una alfombra en la mano, pues las elaboradas en ese territorio gozan de gran prestigio por su calidad y muy buen diseño. Quizás no vuelen ni sean mágicas como las de las Mil y Una Noches, pero si garantizan un entorno cálido y especial en los hogares, ojalá en muchos de los colombianos.

Resultaría pecaminoso privarse de Bakú y de una arquitectura moderna que deja a más de uno con la boca abierta puesto que no es sino mirar el centro Heydar Aliyev para quedar prendado de una ciudad que ofrece absolutamente de todo. El tema arquitectónico es de alto relieve porque hay tendencias rusas imperiales así como propuestas musulmanas de gran colorido y diseño.

En Bakú es fácil encontrar sitios como la Torre de la Doncella, mezquitas de fino diseño, mausoleos como el de Seyid Yahya, palacios y edificios de mucha calidad en construcción, lo cual se acompaña de la sonrisa amable de los azerbaiyanos que posiblemente saluden o den la bienvenida en su idioma azerí o de pronto en ruso, teniendo en cuenta que en la región del Cáucaso convergen diversas culturas que aprendieron mucho las unas de las otras.

El asunto no da para pensarlo mucho pues a la hora de escoger un destino turístico, de manera obligada hay que mirar al Cáucaso para sacar provecho de las maravillas paisajistas y para deleitarse con una cultura diferente, pero respetuosa y muy amable que está dispuesta a decir “está en su casa” o “por favor, vuelva”.

 

Visto 896 veces