Sábado, 09 Febrero 2019 03:24

Crisis binacional fue sinónimo de oportunidad: ACICAM Cúcuta

Por

Los empresarios de la zona de frontera lograron sacar provecho del cierre de la frontera y de las ventas al país hermano. Hoy le venden a Colombia, potenciaron la región y siguen creciendo en exportaciones.

Hasta hace unos seis años la ciudad de Cúcuta parecía un pueblo fantasma toda vez que con el cierre del mercado venezolano y con la adopción de unas medidas odiosas y extremadamente deleznables, la dinámica comercial cayó a unos niveles históricos, tal punto que muchos comercios e industrias tuvieron que bajar la persiana, despedir personal y entregar locales. La situación llegó a extremos y tras tocar fondo, el sector real se dio cuenta que la solución estaba precisamente en no quedarse estáticos, razón por las cual ampliaron su ofensiva comercial en el mercado nacional y tocaron otras puertas del mercado internacional.

A la brava, la ciudad aprendió que no es bueno poner los huevos en una sola canasta y quedó convencida que lo peor es depender de un solo mercado cuando hay en el entorno tantas oportunidades. La tarea se hizo con mucho juicio y hoy la “Perla del Norte” se constituye en el mejor paradigma de resiliencia y de cómo hacerle frente a las circunstancias más extremas.

En charla con Diariolaeconomia.com, el director regional de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas, ACICAM Cúcuta, Guillermo Rangel, aseguró que la industria compilada en Norte de Santander va muy bien gracias a un trabajo responsable por parte de varios gremios y en donde el sector de las manufacturas en cuero sigue mostrando grandeza gracias a los apoyos institucionales como los recibidos de la Gobernación departamental y de la Cámara de Comercio de Cúcuta.

Expuso que el sector logró resurgir hace unos cuatro o cinco años cuando el revés experimentado con Venezuela se convirtió en la mejor oportunidad porque la ciudad y el departamento aprendieron a mirar hacia los lados en los cuales fue posible encontrar países en donde el producto cucuteño es apetecido gracias a los espaldarazos recibidos de la Cámara de Comercio.

Hoy la industria del calzado de Cúcuta está vendiendo calzado a Costa Rica, Guatemala, Chile, Ecuador, Perú y Bolivia como es el caso reciente de una empresa que se abrió paso en el país andino. Todo lo anterior permitió que el registro de las exportaciones siga mostrando curva ascendente.

“El empresario aprendió que las ventas no deben estar dirigidos a un portafolio reducido de clientes, o de uno solo porque el día que digan no más, sencillamente el negocio se acaba. También comprendió y entendió que mejorando producto optimizando procesos, el mercado nacional los iba a aceptar y que lo propio harían otros mercados internacionales, reiteró, más que una problemática, en la frontera, vino una oportunidad muy grande, asunto que puede ser muy bueno en la eventualidad que en Venezuela cambien las políticas porque se estaría recuperando un mercado de 28 millones de habitantes que estaría disponible para Colombia que tiene la frontera a tan solo cinco minutos, pero mientras ese contexto no cambie, los mismos empresarios lo hemos dicho, y es que no vamos más”, declaró el señor Rangel.

Hay que recordar que con la negativa de los pagos a Colombia hubo una deuda no honrada en Venezuela que para el caso de Cúcuta representó capital de trabajo no reconocido por valor de 1.5 millones de dólares lo que a la fecha representa 4.500 millones de pesos. En ese problema terminó afectada mucha empresa pequeña que para ese entonces despachaba su producción hacia el mercado venezolano y que con cargo a esa negativa se vieron seriamente impactadas porque muchas estuvieron cerca de tocar piso, lo cual no sucedió por la mano institucional que apareció con Bancoldex, los bancos y otras entidades de apoyo resurgieron para seguir vigentes en el mercado, con tanto éxito que le venden a otros países.

Cierto es que amén de las ayudas del ejecutivo, muchas empresas se vieron obligadas a cerrar, pero el gremio espera que con los nuevos escenarios, esas factorías puedan recuperarse en el tiempo porque algunas siguen produciendo muy poco para el mercado local, pero ACICAM no duda que éstas emerjan y logren recuperar su protagonismo.

Una característica de la frontera es que históricamente ha enfrentado múltiples vicisitudes porque en ese llamado “Tercer País” literalmente pasa de todo ya que hay desde líos económicos hasta políticos, monetarios y sociales para nada de poca monta. Para Rangel la situación actual es todo un dilema porque mientras la frontera está cerrada para vehículos, el flujo de personas crece pues no en vano a diario pasan entre 40.000 y 50.000 personas a Cúcuta, lío que pide pronta solución.

“Las ayudas humanitarias son muy buenas y esperamos que el señor Maduro las deje llegar porque no se puede aplazar más el arreglo de este grave problema. El mismo gobierno reconoce que hay una pena completa con el Norte de Santander porque a los gobiernos departamental y municipal asumir muchas veces gastos que no estaban dentro de sus presupuestos, pero lo cierto es que la hermandad está ahí y seguimos siendo hermanos con los venezolanos sean chavistas o no, porque igual tienen grande necesidades que piden respuestas rápidas y contundentes porque está de por medio un asunto humanitario”, anotó Rangel.

Insistió en que las reformas deben llegar a Venezuela para que retoñe la democracia y el pueblo venezolano deje de sufrir, aclarando que por ser zona de frontera aún hay mucho colombiano en el vecino país. Evocó los buenos tiempos de Venezuela cuando esa nación tenía muy buenas industrias y cuando su fértil campo producía alimento y progreso, ni que decir de PDVSA que llegó a ser una de las petroleras más grandes del mundo, asunto que duele porque todo lo que generaba riqueza se acabó pues no hay tecnología ni capital humano para hacer exitosa explotación de los recursos naturales.

Exclamó con ese tufillo de melancolía que dejar acabar un hermoso país como Venezuela no tiene razón de ser porque en esa patria había de todo y para todos, pero la mentalidad intransigente marchitó el árbol que decoraba la primavera.

La zona de frontera encontró con la situación una mirada nacional y la atención del gobierno que actuó con celeridad en la zona de frontera que otrora estuvo al garete y casi que a su suerte. Hoy los empresarios claman por la reactivación económica en Venezuela que si bien no llegará de manera inmediata, si tardará entre cinco y diez años, vendrá el resurgir para la industria Colombiana y puntualmente para la de Norte de Santander.

Para el director de ACICAM en Cúcuta, todo lo que aconteció debe ser más que un motivo para decirle al gobierno municipal así como al departamental que deben sacar las empresas de la ciudad en el sentido que hay que seguirles buscando mercados internacionales y nuevos clientes porque el sector privado de Norte de Santander es el que más empleo genera.

“Colombia puede ayudar mucho a esa recuperación de Venezuela, el aporte de Cúcuta y de Norte de Santander será definitivo en ese propósito, pero primero necesitamos tenemos que quitar la piedra que tenemos en el zapato y lamentablemente la piedra se llama Nicolás Maduro, yo pienso que eso no aguanta más y en el corto plazo se puede estar terminando”, sentenció Rangel.

Los cambios demandan celeridad porque según el vocero gremial, Venezuela es un pueblo que ha aguantado desde hambre y muchas otras cosas que muchos quisieran conocer.

En materia de comercio y exportaciones, ACICAM Cúcuta celebró el comportamiento de la tasa de cambio porque es de hecho una ventaja competitiva para el empresario que está exportando, situación afortunada que obliga a buscar mercados alternativos para darle solución a la coyuntura, con la gran respuesta que ha tenido el producto cucuteño por diseño, confort, calidad, innovación y manufactura.

Actualmente Norte de Santander cuenta con unas 2.500 unidades productivas que sumadas todas tienen una capacidad instalada que producen más de dos millones de pares de zapatos por mes. La industria genera en la región 14.000 empleos directos y unos 50.000 entre directos e indirectos lo cual ayuda mucho sin dejar de lado que hay que insistir con la apertura de nuevos mercados, sin obviar que hay que retomar el crédito de fomento para empujar la competitividad y la sostenibilidad.

El hoy de Cúcuta en hora buena es otro, ya hay síntomas muy grandes de reactivación económica porque el panorama es mucho más alentador al de hace tres años y las perspectivas son muy gratas porque hay espacio para seguir mejorando pues no en vano se han instalado hoteles de cadena como el Holliday, el Marriot y el Hilton. De igual manera está llegando una inversión en un centro comercial de portugueses y caleños, es decir que hay un nivel comercial muy bueno porque cuando la inversión llega y se decide es porque la ciudad tiene un futuro muy promisorio en el corto plazo.

No menos importante es el indicador de visitantes a la ciudad porque entre turistas, comerciantes y empresarios, los aviones salen y llegan con su máxima ocupación, como quien dice que algo bueno pasa en la frontera.

“Hoy tenemos un emprendimiento en la región de gran valía, se ha mostrado casta y arrojo, pero es necesario seguir con las ayudas porque si se le da la mano, el empresario crece y genera mayor empleo, fomentado riqueza y mayor dinámica comercial, es decir que con oficio ganamos todos”, apuntó Rangel.

Venezuela saldrá adelante

A su turno el Presidente de ACICAM, Luis Gustavo Flórez Enciso, Venezuela fue una realidad, pero reconoció que ahora es un sueño y hoy al parecer hay un despertar de ese sueño por tener nuevamente una hermana República de Venezuela plena y compartiendo con democracia y dignidad las realidades de una nueva economía.

Explicó que si Venezuela retoma esos rumbos democráticos en donde había apertura de mercados e inversión así como libertad y movimiento de la economía, lo más posible, precisa ACICAM, es que vendrá una Colombia renovada y con un aprendizaje canalizado en los últimos años. En su momento Colombia llegó a tener exportaciones muy importantes en el total de las ventas a ese país puesto que el último reporte importante dejó despachos superiores a los 7.000 millones de dólares.

En materia de calzado, la situación fue muy buena porque la industria vendió en promedio ocho millones de pares de calado al año, fruto de un mercado natural para Colombia en donde fluían las materias primas y los productos como el calzado y la marroquinería. Los colombianos llegaron a tener inversiones importantes, aclarando que aún quedan algunas de considerable tamaño.

“Todo se fue muriendo y todo se fue marchitando hasta este momento en donde las exportaciones colombianas a Venezuela no superan los 350 millones de dólares, lo cual evidentemente deja ver una precarización en el intercambio comercial. Es urgente que la democracia y la institucionalidad respetuosa regresen al país hermano”, manifestó Flórez.

La industria del calzado y las manufacturas en cuero reconoce que de hecho habrá un primer tramo difícil que hace complejo calcular tiempos porque hoy se habla de un gobierno de transición en donde hay que reimplantar las nuevas reglas de juego como la definición de un Consejo Electoral imparcial que verdaderamente le asegure a la población probidad y le devuelva la confianza para llevar a cabo unas verdaderas y transparentes elecciones democráticas.Los empresarios de este sector afirmaron que están en total capacidad de coadyuvar con la recuperación económica venezolana.

En su análisis, la política económica demanda una serie de ajustes profundos que entre otras cosas pueden generar traumas como puede ser el caso de la apertura de la economía venezolana que está totalmente cerrada y centralizada y que al encontrarse de frente con una economía de mercado requerirá de tiempo para su transición, sobre todo para recuperar el aparato industrial que está muerto, tema lamentable porque las venezolanas eran empresas modernas con gran empuje y dinámica, escenario que cambió con la administración Chávez que acabó inclusive con el talento humano que es el que ofrece valores agregados en las economías.

En tres años, espera Flórez pueden venir los primeros resultados que tienen que darse por el lado de la política monetaria y cambiaria porque debe haber certeza sobre el comportamiento de los precios y confiabilidad en los presupuestos.

De manera tajante dijo que el sector del calzado y el cuero están en capacidad de abastecer el mercado venezolano, inclusive de complementar la producción porque Venezuela también fue un buen productor de calzado por las migraciones de empresas y personas de Portugal y de Italia que le dieron al producto del país hermano ese sello de gama alta.

Una nueva Venezuela haría repensar el Pacto Andino

El Presidente de ACICAM, Luis Gustavo Flórez, anotó que el posible restablecimiento de la democracia en Venezuela podría ser clave en esa reingeniería que necesita el mercado andino ante la posibilidad de que Venezuela vuelva al bloque comercial.

Ante el grado de solidaridad y de comprensión del problema que se está llevando a cabo no solamente a nivel andino sino de América Latina, Flórez estimó que sería una coyuntura muy interesante para repensar la integración de Latinoamérica y por su puesto del Grupo Andino.

“Ciertamente que en ese sentido, si bien el Arancel Externo Común, que en su momento fue un instrumento muy importante, evidentemente ese sería un elemento que habría que pensar porque esas negociaciones son muy difíciles de lograrlo, pero el solo hecho que podamos pensar en abrir el mercado y decir que hay un flujo de bienes y servicios sin trabas y sin barreras, significaría un enorme logro porque la complementación comercial y económica sería de la mayor necesidad y en eso los países hemos avanzado considerablemente. Venezuela era parte muy importante de esto y con alianzas como la del Pacífico y con otros acuerdos, tenemos una plataforma extraordinaria para perfeccionar la integración”, especificó el presidente de ACICAM.

De caminar en la dirección correcta y de tomar ejemplos como el de Brasil sobre el desarrollo de su economía y su integración tal y como pasa con Chile, seguramente Colombia y los demás países de la región estarían acercándose a referentes como el de la Unión Europea.

Visto 976 veces