Viernes, 01 Marzo 2019 14:13

Vichada, todo el encanto de Colombia en la promisoria Altillanura

Por

Este departamento sigue creciendo en turismo, pero hay potenciales en su ganadería y agricultura que lo catapultan como una despensa en donde la idea es producir a gran escala.

En el oriente de Colombia hay una riqueza diversa que va desde el embrujo de las interminables sabanas que pasan por valles productivos y una selva en donde agazapado, pero majestuoso ruge el gran rey de esas fértiles, apacibles y encantadoras tierras del Vichada, el gran jaguar, ese amo y señor que reclama su espacio en la maraña vichadense.

Este departamento, el de los llamados nuevos y bautizado como “Capital Mundial de la Biodiversidad” es dueño de un potencial inimaginable en donde muchos y en particular un ex presidente soñó con reconstruir Colombia para darle volumen, belleza y futuro, nada parecido a la estrechez de hoy y a las incómodas urbes en donde no hay un metro más para construir o garantizar calidad de vida.

Vichada es un departamento de tan solo cuatro municipios, Puerto Carreño, La Primavera, Santa Rosalía y Cumaribo, el municipio más grande de Colombia con 65.193 kilómetros cuadrados de extensión. Este departamento de 105.947 kilómetros de superficie y una población superior a los 72.000 habitantes, saca pecho con la dotación que le dio el creador.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Gobernador de Vichada, Luis Carlos Álvarez Morales, indicó que los colombianos no pueden perderse de los encantos de esta hermosa región la cual ofrece prosperidad en frentes determinantes para la economía como el turismo, la agricultura, la ganadería y una biodiversidad que atrae cada vez más visitantes. Dijo que resulta más que satisfactorio saber que el Vichada cada vez es más pujante en vista que se perfila como el gran centro de la agroindustria y el desarrollo de grandes empresas dedicadas a ofertar bienes y servicios.

“Yo invito a Colombia entera y a todo el mundo para que conozcan la mejor tierra del planeta porque este departamento es sin lugar a dudas el futuro de Colombia, a tal punto que la inversión sigue llegando porque se afianzó como polo de desarrollo y como un encanto natural que enamora y seduce”, expuso el señor Gobernador.

Manifestó que si un gobierno con visión decide construir una carretera ambiciosa pensada en futuro, el Vichada sería sin duda la despensa agrícola del país y sin exagerar hasta del mundo por las vastas tierras que allí hay y en las cuales prosperan cultivos que serán determinantes en la seguridad alimentaria de la humanidad.

Agregó que este inigualable departamento espera demasiado del gobierno central porque ya es hora que en la Casa de Nariño de pongan la mano en el corazón y piensen que el Vichada también es Colombia en donde es urgente potenciar la institucionalidad y llevar opciones de crecimiento y progreso para sus habitantes que hacen parte de etnias y una colonización que fue creciendo con los años hasta darle identidad a una región llanera en donde el grito de los vaqueros también retumba en las madrugadas vichadenses.

Evocó el querer del expresidente Belisario Betancur que vio en el Vichada el espacio ideal para erigir una gran ciudad, estilo Brasilia, razón por la cual erigió la base de Marandua y anheló que un nuevo mandatario retome la idea para reconstruir una Colombia andina saturada por habitantes y población flotante.

La altillanura que conforman los cuatro municipios de Vichada y los tres del Meta, hacen un país rico en todo, pues allí hay fauna, flora, petróleo, turismo y una agricultura que perfila a este departamento como el bordón sobre el cual reposará el futuro y la prosperidad de Colombia.

Por ser tan pobre, Vichada es una región que recauda muy pocos impuestos y el tema fiscal se torna muy complicado porque los recursos que llegan desde Bogotá bajaron terriblemente porque tuvieron un recorte que superó el 50 por ciento, es decir que en esta región se pasó de las vacas flacas a las vacas muertas porque aún no hay señales de mejoría y el ejecutivo nada hace, quizás por la premura en sus cuentas.

“Esperamos que con el Presidente, Iván Duque, el Vichada tenga opciones y que en materia de recursos, reciba un poco más porque a la fecha tan solo se administra pobreza, y la verdad este departamento da para mucho más. En los tres años que llevo como gobernador, las cosas no han sido fáciles porque la plata no alcanza, sin dejar de reconocer que con lo poco que llega hemos intentado progresar en aspectos vitales, como vías, salud, educación y atención básica para que un pueblo como el nuestro tenga futuro”, dijo el Gobernador.

Destacó la paz que vive el departamento después de unos años de violencia que asolaron la región, básicamente en la década de los noventa y la incursión del nuevo siglo. A la fecha, dijo, el turista o el inversionista puede movilizarse por el modo que quiera sin ningún problema porque Vichada tan solo piensa en dar ese salto de calidad y apostarle a la productividad, a la competitividad, apertura de nuevos mercados y a insertarse de manera rápida en un mundo cada vez más globalizado.

Vichada produce palma de aceite en Santa Rosalía en donde hay miles de hectáreas sembradas con la oleaginosa, igual es un centro maderero con reforestación, un productor importante de cacao y propietario de un hato ganadero de enormes cualidades en carne, leche y doble propósito. Esta tierra de promisión hace parte de la apetecida Altillanura a donde están llegando grandes capitales a desarrollar una agricultura de enorme potencial.

“La Altillanura, sin duda alguna, y lo recalco, será la despensa agrícola del mundo y por eso es importante que el gobierno ponga sus ojos en esta región, que a decir verdad lo ha estado haciendo por esa condición productiva en donde hay miles de hectáreas cultivables que invitan a la inversión. Todo lo anterior muestra que en el Vichada cabemos todos pues hay espacio para los inversionistas, los dueños de las grandes fincas y hatos así como los campesinos y los pequeños productores que pueden trabajar al unísono para fomentar el crecimiento a través de unas sinergias rentables”, comentó Álvarez Morales.

La situación de Venezuela, igual a impactado a esta región y por eso a puerto Carreño y las otras ciudades han llegado más de 7.000 nacionales de la hermana república que han fomentado líos de seguridad, sin embargo, igual ha llegado gente buena que tan solo busca un ingreso para sobrevivir.

Finalmente el Gobernador dijo que las regiones adolecen de muchas herramientas para propiciar progreso y especificó que el Vichada, puntualmente, necesita de todo porque por ejemplo la región está incomunicada porque no hay vías, con la gravedad que de los más de 2.800 kilómetros de carretera, tan solo hay 40 con pavimentación, algo que se sale de la congruencia y que en lugar de furia, produce demasiada tristeza porque eso mide el injusto abandono de las tierras del oriente.

Un aspecto a tener en cuenta es que la gobernación y otras autoridades propician la protección de especies naturales de fauna y flora razón por la que allí prosperan, jaguares, venados, chigüiros, cachicamos, lapas y otras especies que le dan tanta identidad al departamento.

Resultó grato ver al Gobernador de Vichada haciendo presencia en la Vitrina Turística de ANATO, vendiendo sus destinos e invitando a todo el mundo para que visite una tierra hermosa y llena de un embrujo grato que sale de unas selvas enigmáticas y espesas en donde hipnotizan los ruidos del viento que chocan con las remas de los interminables y gigantes árboles, los gritos de los araguatos, el canto de las aves y el correr del agua por las cañadas y ríos imponentes como el Orinoco, el Tomo y el Bita entre tantos.

Esta tierra que conquista y hechiza, cuenta con muchas especies y por ello allí corren, saltan y nada la arawana azul, el pavón, manatíes, tortugas, caimanes y las inquietas toninas o delfines rosados de agua dulce. Igual descresta la vista de tucanes, guacamayas, loros reales, dantas, nutrias y otros animales exóticos que hacen parte de un sólido ecosistema. Tan consistente que allí fue hallada la esponja de agua dulce, hasta hace poco considerada como desconocida a nivel continental. Al imponente Vichada llegan aves de todas partes que al juntarse con las de la región, obsequian una vista inigualable que corre al paso de los alcaravanes.

Allí, entre ríos y selvas sigue su paso el Vichada, dejando ver sus fortalezas y esperando mayor apoyo porque una riqueza de semejante talante no puede seguir a la deriva y siendo tan solo vista por los ojos delirantes de los extranjeros que llegan y no quieren luego dejar esta tierra que podría ser el sueño de muchos, pero que más allá de esa fantasía que brinda, este departamento seguramente será el salvavidas del hombre porque es una fortaleza hídrica y productiva que no puede estar en ese listado terrible que le dio vida a la expresión ya famosa, “Tierra del Olvido”.

En ese lugar especial en donde se inspiró la creación están los amigos de Puerto Carreño, amable capital, Garcitas y todos esos corregimientos o inspecciones que operan en el eje del río Orinoco, el mismo por donde ingresó el desarrollo a la Gran Colombia y ese presuroso afluente en donde se oculta y aparece con un color rojizo intenso el sol que pareciera que durmiera buscando refrescante alivio en las aguas corrientosas del gran torrente por donde pasa la historia y se vislumbra con agrado el bonito devenir.

“Por fortuna, en esta ocasión, al señor gobernador se le quedó el chimú”.

Visto 561 veces