Lunes, 11 Marzo 2019 19:30

Curazao, la coqueta isla antillana en donde empieza a descubrirse el Caribe

Por

Este destino sigue creciendo de manera importante y por ello quienes buscan descanso de sol y playa, o quienes hacen negocios miran hacia la bella estancia.

Si bien la isla De Curazao, también Curasao o Curacao, que originalmente albergó culturas prehispánicas como caquetíos o arawak, etnias que llegaron desde la parte continental de Venezuela, fue visitada por el adelantado español, don Alonso de Ojeda, en 1499, el paradisiaco sitio fue objeto de diversas transformaciones desde el punto de vista de la propiedad. De todas maneras, la muy hermosa y siempre relevante Curazao fue en 1528, el puente o el punto logístico de las embarcaciones españolas y de otras naciones que salían del nuevo mundo con las enormes riquezas.

Curazao también tierra de arahuacos, fue con los siglos afianzándose como uno de los obligados destinos turísticos del Caribe y hoy como una de las más apreciadas Antillas de dominio holandés ofrece todo tipo de albergue y de comodidad para los cientos de miles de turistas que buscan la magia en el azul del mar caribe.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Director de Marketing para las Américas de la Oficina de Turismo de Curacao, André Rojer, aseguró que sin duda alguna quien no visita esta sin igual isla, pierde una oportunidad de oro porque prácticamente no conocerá el encanto caribeño en su máxima expresión.

A criterio de André, no hay excusa para dejar pasar por alto esta isla de 160.000 habitantes, 40 playas, 60 sitios para bucear y en donde la comunicación es fácil en cuatro idiomas, ya que la coqueta y siempre linda Curazao, es una especie de destino natural en donde, sin temor a exagerar, es precisamente el sitio en el cual empieza a descubrirse el Caribe pues allí aún son visibles los pasos de carabelas y piratas que con sus gritos noctámbulos convertidos en eco o rugido que sale de lo más profundo de la mar, hacen de las Antillas, el territorio más adecuado para regalarse un buen descanso.

Esta isla, vecina de Colombia, cuenta con una oferta hotelera importante y dentro de la cual hay presupuestos para todo tipo de ingreso o plan. De los 16 hoteles con operación en Curazao que participaron en la pasada Vitrina Turística de Anato, hay ofertas hoteleras que van desde todo incluido, VIP, así como lujo y otras opciones.

El vocero dijo que llegar a Curazao es muy fácil porque si bien están las aerolíneas Avianca y COPA, ahora los viajeros cuentan con la alternativa de Wingo que cuenta con tarifas especiales que llegan a 150 dólares ida y vuelta, incluyendo impuestos. El primer vuelo de esta aerolínea de bajo costo será el próximo 11 de abril, saliendo de Bogotá a Curazao con dos frecuencias semanales, asunto que se hace muy conveniente para quienes quieren hacer turismo diferente y en un destino posible y enamorador.

“Curazao tiene una oferta cultural importante, allí tenemos festivales de blues, de jazz, ofrecemos uno de los carnavales más grandes y prolongados del Caribe, hay festivales gastronómicos, de buceo y además cuenta con muchas otras actividades. La isla es muy tranquila, pero invita a la dinámica y a todo lo relacionado con diversión. En Curazao hay tanta seguridad que es posible dormir una semana en la playa, pero la verdad es bastante lo que la isla ofrece para hacer de unas vacaciones o una merecida visita, el lugar ideal para disfrutar”, expuso el señor Rojer.

Este destino de sol y playa se caracteriza por ese interminable vademécum de valores agregados en donde hacen convergencia dos continentes porque la Curazao de hoy es holandesa y por ello allí se unen Latinoamérica y el Caribe con Europa, el tema es que el visitante se siente como en Holanda, pero con mucho mejor clima.

Es por eso que la gastronomía es variada y generosa ya que ofrece platos holandeses y caribeños o una mixtura espectacular en donde hay embrujo en los sabores y en los colores de cada plato. En la isla es posible comer el pescado más fresco extraído del mar hasta un puré de patatas con zanahoria, pasando por croqueticas o sopa de verduras, es decir una fusión cultura, histórica y gastronómica que se hace única y maravillosa que pueden disfrutar los colombianos o los clientes del buen turismo de cualquier otra latitud.

Desde el punto de vista económico, Curazao, por ser un destino que depende de la actividad turística, mide su dinámica de acuerdo al comportamiento económico del mundo y allí hay varias lecturas porque justo Venezuela está muy cerca, a escasos 50 kilómetros de la isla. Si bien lo que sucede en el país bolivariano no incide directamente en Curazao, lo cierto es que sí hay efectos económicos porque allí hay petróleo, verduras y otros productos que el caribe requiere.

“Como Curazao hace parte del reino holandés, hay seguridad, confianza en la economía y una moneda como el florín de las Antillas Neerlandesas, muy fuerte porque está muy cerca al valor del dólar lo que garantiza la inversiones en la isla y el desarrollo de diversos negocios de bienes y servicios. Hay tanta oportunidad que la Agencia de Inversiones está dispuesta a impulsar todo tipo de inyecciones de capital que le den crecimiento y perspectiva al islote”, sostuvo el amable vocero.

Para Rojer, Colombia es un enorme potencial para Curazao pues para dar una idea de la nueva dinámica, el turismo o las visitas de los colombianos crecieron en a niveles del 38 por ciento en las pasadas vacaciones y para este año se espera un mejor comportamiento al tener en consideración que Colombia es el tercer mercado más grande de turismo para Curazao, después de Europa y Estados Unidos.

Ese rincón del Reino de los Países Bajos en el Caribe, igual es un puente ideal para hacer negocios con Europa vía el atlántico porque hay unos 17 vuelos semanales directos desde a Willemstad, la capital, a Ámsterdam, pero igual hay conexión con Nueva York, Miami, Bogotá, Panamá, Alemania y muchos otros países porque sin duda alguna Curazao es como el trampolín ideal para descubrir otros destinos.

“Le puedo garantizar al viajero que Curazao va a tomar todo su tiempo porque hay cosas que hacer”, expresó.

Este curazaleño especificó que el Caribe ya no se mira como un destino costoso y para muchos imposible, como sucedió en otros tiempos recientes, ahora, anotó, con la internacionalización dela economía y con la política de cielos abiertos, este destino es mucho más que viable porque el Caribe se abrió para todos gracias, entre otras cosas, a la diversificación de productos en bienes y servicios que garantizan la mejor estadía y al presupuesto trazado.

La característica colorida, de diseños victorianos y las playas cristalinas son la mejor elección para las familias que quieren diferencia en sus viajes, igual para las parejas que buscan sol y entornos románticos. La isla no tiene distingos y por ello creó espacios ideales para todo tipo de personas y comunidades, igual con gustos y exigencias en culinaria, sitios, hoteles y servicio.

Otro público que busca Curazao es el empresarial porque resulta muy fuerte para la isla puesto que a la fecha hay grupos muy grandes de Colombia en la isla, los cuales están felices de poder hacer negocios y vacacionar al mismo tiempo. Igual la oferta para atender congresos y eventos está a la orden del día porque hay una infraestructura hotelera que garantiza los mejores eventos. Para este fin hay playas privadas, recintos muy especiales y todo un entorno caribeño de enorme agrado para los conferencistas, empresarios y asistentes, que terminan amando un paraje que se inmortalizará en el recuerdo de quienes tienen la dicha de llegar a Curazao.

Este es un pequeño viaje por el inigualable Caribe y puntualmente por Curazao, un país de playas y de gentes buenas y supremamente atentas y amables que hacen de una estadía el mejor momento en la vida de cada turista.

Esta isla que tiene una historia larga empezó con la conquista española y pasó por le llegada de los barcos portugueses que arribaron allí cuando sus tripulaciones y colaboradores buscaban curarse del escorbuto, una enfermedad que genera hemorragias, anemia y gingivitis, al parecer el sitio era ideal para conjurar el problema por la cantidad de fruta rica en vitamina C, que el sitio ofrecía.

Es por ello que los marinos portugueses bautizaron esta isla como “Ilha de Curacao” que traducido en su lengua significa “Isla de Curación”. El nombre gustó tanto que por ello perduró y se quedó porque para muchos Curazao sigue siendo una curación para el cuerpo y para el alma.

Los holandeses, que necesitaban madera y sal, llegaron según los registros en 1621, ya en 1634 la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, liderada por el almirante, Johannes van Walbeeck, tomó la isla y la hizo de la propiedad de Holanda, muy a pesar de una resistencia tibia que ofreció la muy pequeña colonia española. La población aborigen que negó obediencia al Reino de los Países bajos fue expulsada y por ello mucha de ésta terminó en la vecina Venezuela.

Siglos después la isla caribeña que hace parte de las Antillas Holandesas, muestra calidad de vida y un impulso turístico logrado gracias a un ADN que lleva por hacer parte de un país europeo que bien ha tenido el concepto de desarrollo e inclusión, características que dejó en su isla en donde los olores a moho y a historia se siguen, afortunadamente, escribiendo en sepia.

Visto 282 veces