La capital del departamento de Amazonas que goza de tres fronteras tiene un cúmulo de valores agregados en turismo que imponen una moda y un viaje obligado.