Esta empresa de tradición en el país oriental llevó el café colombiano a las tierras del “Sol Naciente” antes de la segunda guerra mundial y la calidad hizo que en medio de las vicisitudes la apuesta no se perdiera.

En el foro Internacional del Café en Medellín, los productores buscarán un punto de partida para mejorar los precios, pero aclaran que no están tras un nuevo pacto cafetero.

Las manos que sembraron y recolectaron café en tiempos buenos y malos hoy descansan y le dan vida a las plantas ornamentales, pero el recuerdo y el corazón siguen metidos en la cultura cafetera, en esa del arraigo, de mulas y aventura.

Más allá de su misión de velar por el bienestar de los más de 550.000 productores que representa hoy en día, a lo largo de su historia la FNC ha contribuido sustancialmente al desarrollo económico y social del país.

Estas personas llevan una existencia complicada que se mueve en torno a las cosechas del apreciado grano. Muchos tienen como gran compañía la soledad porque el entorno familiar debe relegarse por su duro trabajo.

Este municipio del Huila está marcando la pauta en café de calidad y por eso lo visitan extranjeros interesados en llevar un grano excelso y suave para los más exigentes gustos. Total respaldo a gestión de la Fedecafé para mejorar precios.

Un nuevo café soluble de origen de Santuario, Risaralda, con exclusivas características de sabor, llega para deleitar el paladar de los colombianos.

Los caficultores hoy tienen una mejor remuneración porque el precio interno de compra aumentó con la generosa tasa de cambio. Vienen retos grandes y propuestas colombianas para dignificar la labor cafetera.

El gobierno departamental está muy confiado y optimista frente al cumplimiento del Plan Departamental de Desarrollo que dejará a la región con altos estándares de competitividad.

Independiente de la resistencia y los rendimientos que está ofreciendo la variedad Castillo, el café Caturra, ese de toda la vida, está volviendo con mayor impulso y con mejor sabor y aroma.

Página 1 de 4