La capital ecuatoriana logró afianzarse como una ciudad para el turismo, para la inversión y para la cultura toda vez que por sus calles hay todo un compendio de historia y de aventura que bien vale la pena explorar.