Varias empresas del sector calzado están cerrando las puertas de sus factorías porque las ventas se desplomaron, los impuestos aumentaron y la incertidumbre reina.