Los llaneros están muy molestos por la intención que tiene la administración de Bogotá con Chingaza Dos y reclaman una compensación por el proyecto actual.