El país austral ha disparado sus inversiones en Colombia, a tal punto que éstas ya superan los 20.000 millones de dólares.