La ciudad que estuvo invadida por el peligroso e irregular mercado de los combustibles, hoy muestra otra cara y la legalidad ha mostrado que lo nacional sirve y empuja desarrollo. Una urbe con otra cara.