La ciudad que estuvo invadida por el peligroso e irregular mercado de los combustibles, hoy muestra otra cara y la legalidad ha mostrado que lo nacional sirve y empuja desarrollo. Una urbe con otra cara.

La confederación de trabajadores de Colombia dice que de igual manera atenta contra la tranquilidad de los colombianos del común el nuevo Código de Policía.