Este popular barrio del sur de Bogotá, ya sabe por quién doblan las campanas, pero preocupa que en ese lúgubre aviso de partida esté el alma de industriales, artesanos, comerciantes, curtidores y zapateros de toda una vida.