Martes, 25 Agosto 2015 11:04

Devaluación es un peligro para la caficultura: Gómez Estrada

Por

Los productores del grano aseguran que no resulta sano ni tranquilizante para el sector depender del precio del café por la vía de la devaluación y dicen que se inclinan más por un buen producto.

Los caficultores colombianos expresaron su beneplácito por el mayor ingreso que implica la devaluación del peso por las exportaciones de café, pero aclararon que para la caficultura resulta muy peligroso depender del fenómeno cambiario.

El experto en temas de café y ex representante por Caldas ante el Comité Nacional de Cafeteros, Mario Gómez Estrada, le dijo a Diariolaeconomia.com que los precios empujados por la depreciación de la moneda es un asunto grave porque lo ideal es depender comercialmente de un inmejorable producto.

“Eso no es bueno, cuando uno no tiene perspectivas de renta por productividad sino por coyuntura cambiaria el asunto se complica porque cuando pase el momento de la divisa, la situación es inconveniente para el productor. Un dólar desbocado le hace daño a la economía del mundo y claro está a la colombiana”.

El cambio ha resultado tan benéfico para los cafeteros que la carga de café se está pagando a 800.000 pesos como pasó en la última semana y con la tenencia del dólar muy seguramente vendrán mayores ingresos y una mejor remuneración para el caficultor.”Para estos días se espera otra alza importante”.

Explicó que si bien este precio no es históricamente uno de los mejores, lo cierto si es que resulta más remunerativo, pero logrado por el mayor valor del dólar lo cual no es un asunto que alegre mucho porque se trata de una coyuntura.

Consideró que en medio de los problemas de clima y de los soles intensos, la cosecha cafetera será generosa por lo que se espera un volumen que puede superar los 13 millones de sacos, es decir que la caficultura vuelve por sus fueros en materia de productividad en medio de los líos de clima que pueden ser superados con los abonos y la nutrición de los suelos, factor que puede ayudar con el sostenimiento de la calidad.

“Es por todo esto que hay que rodear a Roberto Vélez Vallejo, el nuevo Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros para que cumpla con la dura tarea que se le encomendó”, declaró el señor Gómez Estrada.

Sobre el nuevo Zar del café, Gómez indicó que afortunadamente al gremio cafetero llego una persona de la entraña cafetera, pues el nuevo conductor de los destinos de los caficultores tiene orígenes y familia al interior de los cafetos, consideró que se trata de una persona versada en el tema, que conoce a los cafeteros y que sabe de la actividad.

“Hoy podemos decir tranquilamente que cesó la horrible noche porque llegó una persona de la casa, un gerente de verdad el cual tras un proceso democrático llegó para propender por la unión gremial, ojalá muy duradera”, agregó Gómez.

Sostuvo que tal y como están las cosas, los caficultores deben estar muy unidos, porque ahora más que nunca es cuando deben evitarse las peleas, las confrontaciones y los desencuentros. “La verdad, el palo no está para cucharas”.

La situación actual no debe extrañar

Para Gómez Estrada, todo el entorno económico no tiene sus orígenes en la devaluación de hoy sino en todo un cúmulo de errores que se cometieron desde hace muchos años por no decir que desde hace ya varias décadas.

“Desde que el país se alegró con el cierre del viceministerio de Desarrollo Rural, hecho alabado por la prensa al decir que con ello se acababa la burocracia, se acabó la acción gubernamental y el estado no volvió a actuar en las zonas rurales”, expreso el experto.

La Enfermedad Holandesa, dijo, era un fenómeno que tendría sus consecuencias, pero anotó que las críticas y los señalamientos hechos hoy por parte de algunos doctos en economía y política dirigida carecen de solidez porque no hablaron en su momento y si cuando la debacle económica estaba prácticamente encima.

Indicó que a Colombia le corresponde como país productor del grano cuidar mucho el mercado y cambiar algunas tendencias en el manejo cafetero y que tienen que ver con ahorro y mayores ventas al exterior.

Comentó que la situación fiscal del país puede explicarse por la falta de ahorro y de prevención para enfrentar los embates de la economía internacional que la fecha es un factor que pesa por el esquema de globalización. Precisó que todo ese ingrediente externo hace imposible evaluar con alguna justicia a los encargos de la política económica.

“De todo lo que hacía en otras épocas la Federación con el Fondo Nacional del Café, guardando existencias de grano, hay que dar otro giro porque eso no se puede seguir haciendo toda vez que no hay dinero para comprarlo ni mucho menos para guardarlo, tenemos que consumir el café que producimos internamente y exportarlo a diversos mercados”, anotó.

Visto 817 veces