Miércoles, 05 Octubre 2016 19:42

El mundo ya no compra café, compra cafés especiales de Colombia

Arrancó en Bogotá ExpoEspeciales, una muestra de café diverso que se le ofrece al mundo y al mercado interno con elevados conceptos de calidad.

Por 

Los caficultores colombianos expresaron todo su regocijo por el lanzamiento de la novena Feria de Cafés Especiales, la cual avanza en las instalaciones de Corferias en Bogotá, evento que se constituye en el más particular de la caficultura porque es el espacio en el cual se exhibe el mejor café del mundo.

El Gerente General de la Federación de Cafeteros de Colombia, Roberto Vélez Vallejo, aseguró que en medio de un inmenso orgullo se organizó todo un pabellón con muestras de todos los cafés que produce Colombia y comentó que habrá un concurso de calidad, de baristas y una muy completa agenda para que las personas aprendan sobre cafés especiales y sobre varios temas de la actividad cafetera.

“Para nosotros este encuentro es una fiesta en la cual nos sentimos obligados porque es a Colombia a la que le toca liderar este mundo que hoy se abre camino, cada mes en el mundo internacional, que es el tema de los cafés especiales”, comentó el señor Vélez Vallejo.

El dirigente cafetero aseveró que en materia de portafolio, los cafés especiales le dieron a Colombia un sello adicional y especial, además que devolvió algo que se había empezado a perder y es la concepción de que en Colombia se tienen los mejores cafés del mundo.

Anotó que en principio se inició con el café 100 por ciento colombiano, pero explicó que era el momento de mostrarle al mundo que en el país no se puede hablar del café de Colombia sino de los cafés de Colombia porque hay una geografía cafetera que va a lo largo y ancho de todo el país lo cual hace que los granos cultivados de la misma manera, proviniendo de las mismas variedades, tengan características únicas, distintivas y especiales que las hacen las mejores del mundo.

La producción sigue en niveles óptimos

Al hablar sobre producción cafetera, el Gerente general de la Federación aseguró que la cosecha estará por encima de los 14 millones de sacos, pero aclaró que apenas los productores están recogiendo la cosecha, no obstante indicó que luego de recorrer el país cafetero se ve una cosecha muy buena en términos de volumen y de calidades.

Agregó que los precios de hoy que oscilan entre 850.000 y 900.000 pesos la carga, se puede decir que la caficultura retornó a la rentabilidad, aclarando que bajo ninguna circunstancia se puede hablar de bonanzas cafeteras o que el sector cafetero salió de sus problemas, empero sostuvo que con los niveles de precios que se registran, la actividad cafetera es nuevamente un buen negocio.

Luego de hacer sus cálculos, Vélez Vallejo aseguró que la cosecha puede llegar a pasar los 14.5 millones de sacos la cual tendría un valor de 6.5 billones de pesos con lo cual se le contribuye a la economía de Colombia y a la paz.

Reveló que las 5.000 familias cafeteras afectadas por el huracán Matthew en el departamento del Magdalena recibieron una primera ayuda de la Federación por valor de 250 millones de pesos y dijo que se están conformando varios equipos con todos los alcaldes para que con trabajo y aportes monetarios se pueda reconstruir la caficultura de ese departamento del Caribe colombiano.

La paz sabe a café

Independiente del revés que sufrió el SI el domingo anterior en el referéndum por la paz, el vocero aseguró que los caficultores están listos a ayudar y a servirle al país como siempre ha pasado con temas económicos, sociales y de paz.

Sobre el encuentro entre el Presidente, Juan Manuel Santos y el ex Presidente, Álvaro Uribe Vélez, anotó que es un evento importante porque es una forma de mostrar cómo se articula el país y como se une a través de sus líderes.

“Por el lado de los caficultores, lo único cierto es que estamos listos, prestos y con toda la voluntad de servicio, generosidad y apoyo a trabajar por la paz. Esos factores amables que han caracterizado al gremio cafetero, hoy de cara a construir paz, están a la mano de todo un país”, precisó Vélez Vallejo.

Concluyò que desde la caficultura, siempre se ha promovido la paz en el campo y dijo que esa particularidad sigue en pie y siempre al servicio de una Colombia que pide cambiar el chip para caminar tranquilamente por caminos de reconciliación, perdón, paz y progreso.