Miércoles, 12 Julio 2017 12:14

Multinacionales amenazan el desarrollo de la caficultura: Ortiz Ascencio

El gobierno de El Salvador dice que no es sano para el sector cafetero sembrar a pérdida porque mientras las grandes procesadoras pagan grano a precios injustos, los caficultores asumen la onerosa factura de la ruina.

Por 

Los presidentes de los países cafeteros reunidos en Medellín en Cumplimiento del Primer Foro Mundial de Productores de Café desnudaron una realidad en la caficultura mundial que tiene que ver con ventas de grano a muy bajo precio, situación difícil para los agricultores que en ocasiones no alcanzan a cubrir los costos de producción.

Los productores colombianos de café y los de las demás naciones que tienen el bebestible como un componente vital en la economía, acusaron un desequilibrio en precios que tiene en veremos una actividad que según algunos enriquece a pocos y deja una factura de pobreza y ruina que asumen los caficultores.

El Vicepresidente de El salvador, Oscar Samuel Ortiz Ascencio, le dijo a Diariolaeconomia.com que la caficultura y su bienestar debe ser una prioridad para los gobiernos y para los estados en donde se pueda garantizar una mayor sostenibilidad en la actividad cafetera lo cual implica crear un mejor entorno para los productores, así como rentabilidad, el cautivar jóvenes en la caficultura y la adopción de nuevas tecnologías para enfrentar el cambio climático.

De igual manera Ortiz Ascencio anotó que es perentorio consolidar fuertes alianzas público privadas para compartir una visión de corto y largo plazo pues de lo contrario los problemas que vienen creciendo, pueden resultar desastrosos en los próximos cinco o diez años porque destruye empleo, crecimiento económico y una alarmante afectación social.

Dijo que las empresas que procesan el grano y las grandes multinacionales no pueden pasar por alto lo que implica la caficultura en Colombia y en El Salvador en vista que supera los 200 años y de la cual dependen miles de familias porque la caficultura es empleo, ingreso, estabilidad y un elevado impacto social.

En opinión del Vicepresidente de El Salvador, lo importante es que en la cadena todos ganen y la pasen bien con unas utilidades que compensen esfuerzo y todo un proceso que inicia con la siembra de la semilla y el cuidado de las plantas.

“Si el productor no gana y no se le crea un marco de rentabilidad y estabilidad es muy difícil que tengamos caficultura para largo plazo. Aquí es urgente tener nuevas reglas que modifiquen el esquema del negocio cafetero en donde caficultores, beneficiadores, comercializadores y exportadores entiendan y entendamos que solo apostando por un mejor equilibrio sobre la rentabilidad y las ganancias es cómo podemos aportar de verdad a un sector cafetero fuerte”, manifestó el funcionario.

De manera tajante aseveró que con las actuales condiciones, el mundo tiene una caficultura amenazada lo que obliga a actuar con responsabilidad, de manera planificada y articulada entre actores públicos y privados que permita compartir una visión de conjunto con seguridad que la actividad cafetera tendrá serios inconvenientes a futuro.

La experiencia del conflicto recomienda paz

El señor Vicepresidente de El Salvador que es sin duda una voz autorizada para hablar sobre temas de paz por cuanto fue uno de los líderes del frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, consideró que acabar con un conflicto de más de 50 años no es tarea fácil y si un proceso complejo en donde es natural que la gente sienta dudas, incertidumbres e incluso la pérdida de confianza, empero dijo que este es un momento histórico para Colombia que abraza el futuro teniendo el activo de la paz como punto de salida o se queda gestionando el pasado.

“Lo cierto es que para que nosotros seamos países más prósperos, no hay tarea más importante que llevar paz a la familia y a la comunidad en donde haya espacio para el reencuentro y la reconciliación porque no tiene sentido en estas épocas y en este nivel volver a vernos como enemigos pues si bien se puede competir en el ejercicio de la democracia, lo cual es bueno, como pasó en El Salvador en donde pasamos 12 años de un cruento conflicto que nadie pensaba que fuera terminar y se acabó en 1992. Hoy llevamos 25 años de transición democrática que está ajustando aspectos con un modelo democrático en el que alternan la izquierda y la derecha sin que pase nada porque se actual al amparo de la democracia”, agregó.

Explicó que la guerra por lo general no hace parte de un asunto personal sino todo un compendio de procesos construidos que son lamentables porque una guerra no se le desea a nadie. Recalcó que si hay condiciones para terminarla y para comenzar una nueva historia en una Colombia que tiene tanto que darle al mundo, será lo mejor que pueda suceder.

El representante del ejecutivo salvadoreño expresó que le cree a la paz de Colombia porque ve que las cosas van por buen camino, motivo más que suficiente para que el Presidente, Juan Manuel Santos, siga adelante porque el paso que dio el país hacia la reconciliación requiere de valentía y determinación.

Finalmente Ortiz Ascencio indicó que la caficultura puede ser uno de los sectores estratégicos de la economía en donde varios excombatientes pueden encontrar una opción respetable de vida porque de hacerse una tarea juiciosa y de la mano de los países productores de café, el mundo necesitará más grano tostado de calidad y allí habrá espacio para unas personas que saben de la tierra y que tendrán su atención puesta en una actividad que demanda conocimiento y apego por la ruralidad.