Martes, 05 Diciembre 2017 20:19

Factura del invierno podría llegar a 150 millones de dólares

Los caficultores que adelantan su 85 Congreso en Manizales expresaron preocupaciones por menor ingreso, costos invernales, aseguramiento y vías.

Por 

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia reveló que los más de 500.000 sacos de café que se perdieron por el invierno representan un golpe muy fuerte a las finanzas cafeteras toda vez que la factura por la ola invernal puede pasar de los 150 millones de dólares.

El dirigente gremial indicó que la situación invernal es tan apremiante y poco halagüeña que lo más recomendable es que los productores hagan uso de las pólizas o seguros porque de lo contrario puede haber unas pérdidas que no podrán apalancar el gobierno o la misma institución.

Sobre los seguros, Vélez Vallejo manifestó que lamentablemente en Colombia hay una tendencia y es que no hay cultura del aseguramiento, lo cual hace que se tenga que trabajar en un esquema en donde el productor, en compañía del estado, pueda tener una posibilidad o un ingreso en el momento en que haya una catástrofe bien sea climática o de precios teniendo en cuenta que generalmente el ejecutivo acompaña el costo de las primas de los seguros.

Sobre la manera como se manejaría el seguro, Vélez comentó que aún no hay una hoja de ruta definida, admitiendo que ha habido un par de intentos, pero sin una base científica para llegarles a las compañías de seguros con una propuesta de tal manera que estas puedan devolver la información sobre el costo de una prima que ojalá no sea desmedida porque si es demasiado grande, apuntó, no valdría la pena incursionar en ese amparo.

“En algún momento se habló de aseguramiento y la Federación lo ha venido trabajando a tal punto que se ha hecho un trabajo con varias instituciones de índole nacional e internacional para tratar de dimensionarlo. Primero, repito, hay que sacar la fórmula para que las compañías de seguros puedan evaluar el costo del seguro y en eso seguimos trabajando”, declaró el señor Vélez.

La Federación no descarta el rubricar un acuerdo con la industria aseguradora y dijo que de hecho se ha reunido en un par de ocasiones con el presidente de Fasecolda, Jorge Humberto Botero, porque el aseguramiento es un tema que está en la agenda y se le seguirá trabajando.

Explicó que de cara a un seguro lo importante no es solo contar con la cédula cafetera sino determinar cuál es la productividad de las fincas y saber con ello si con el cambio climático la producción mermó.

Para el directivo hay dos temas en los cuales se debe concentrar la caficultura para ser exitosa y sostenible y están soportados sobre pilares de calidad y productividad.

Hay preocupaciones por menos recursos

Una de las preocupaciones de la Federación Nacional de Cafeteros es que la institucionalidad se ve cada vez más amenazada porque está recibiendo menos recursos año tras año, razón por la cual no hay manera de invertir de mejor manera en el sector o devolver a los productores un ahorro que reposa en el Fondo Nacional del Café.

Vélez explicó que la contribución cafetera es de seis centavos con la devaluación de hoy, de los cuales dos centavos van a operación y funcionamiento, dejando cuatro para el caficultor. Actualmente, recalcó, el sector recibe más por la tasa de cambio, sin embargo lamentó que los recursos son cada vez más escasos porque la llamada contribución cafetera llegó a estar en 40 centavos de dólar.

Expresó que le preocupa una estreches a futuro si la tasa de cambio cede porque habría menos ingreso para el Fondo y por consiguiente menos plata destinada a una mejor caficultura.

Cabe anotar sobre la participación de la caficultura en la paz, el Gerente General sostuvo que los cultivos sencillamente volverán a las zonas en donde el café dejó de existir por los impactos del conflicto armado, verbigracia el departamento de Caquetá, región que reportó 10.000 hectáreas y bajó a 4.000 hectáreas, es decir que perdió 6.000 hectáreas cafeteras que hay que recuperar a toda costa.

Dentro de las peticiones de los caficultores al gobierno está la construcción y la mejora de vías terciarias para darle una verdadera competitividad al campo, y en este caso, aseveró, la caficultura necesita vías terciarias que se compadezcan con los costos de producción.

A propósito de menos ingresos, el líder cafetero expuso que hay una angustia grande porque las pensiones de la otrora Flota Mercante Gran Colombiana suman 56.000 millones de pesos, situación que se afianzó como toda una espada de Damocles porque son obligaciones de alto costo que deben pagarse sí o sí con menores flujos de caja.

Finalmente Vélez Vallejo dijo que las importaciones de café que vienen de Ecuador y de Brasil, son legítimas porque están al amparo de acuerdos comerciales como la Comunidad Andina de Naciones, CAN. Sostuvo que ese café lo utiliza la industria para hacer sus mezclas y vender así un producto que abastece el mercado interno.