Sábado, 30 Diciembre 2017 11:02

Colombia, el país con el mejor café del mundo, no toma café

Algunos directivos de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia califican como vergonzoso el bajo consumo en un país que produce origen, calidad y sabor de grano en alta variedad.

Por 

Directivos de la Fedecafé lamentaron el bajo consumo de café en un país de vena cafetera que como Colombia logró posicionar su grano a modo apreciable ya que del grano nacional se habla como el más suave y más famoso del mundo. A todo lo anterior se suma una importante productividad que independiente de los impactos del clima, sigue por arriba de los trece millones de sacos.

El miembro del Comité Directivo Nacional de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Armando Benavides habló con Diariolaeconomia.com y dijo que resulta vergonzoso que un país que el año anterior produjo más de 14 millones de sacos de café, no consuma ni el diez por ciento de esa oferta. Según Benavides el tema tiene que ver con aspectos culturales en donde las familias no pudieron afianzar ese sentido de pertenencia que hiciera que se consumiera el buen café sembrado con mucho juicio y amor en las montañas colombianas.

“Tenemos que culturizar y hacer pedagogía para saber porque estamos tan alejados del consumo de café. Todos sabemos que tenemos el mejor café del mundo, pero no lo estamos consumiendo aunque hay que reconocer que hoy en día ya se está desarrollando todo un esquema de promoción y de divulgación a través de las tiendas Juan Valdez, y de otras que ya erigieron los caficultores en otras ciudades con lo cual es viable aprender a diferenciar los orígenes, los sabores y la esencia misma de nuestros caficultores lo cual contribuye mucho al valor agregado y al beneficio de nosotros los productores que vamos a tener mejores ejercicios si se consume más y mejor café en Colombia”, expresó el cafetero.

Benavides dijo que el tema siendo muy comercial puede mejorar porque hay firmas que venden cafés de regular calidad los cuales vienen mezclados con pasillas o granos importados de Ecuador y otras latitudes porque finalmente a la industria le interesa procesar y vender lo que sea, dejando de lado la calidad del grano y quizás negándose la oportunidad de vender un producto de mucha más calidad así tenga que cobrar algo más, pero es un asunto, reiteró, de amor por lo de la casa y a generar apego con lo que le da identidad y pertenencia a Colombia.

Para el directivo, un grano bueno no es caro sino costoso, pero reconoció que en Colombia existe la tendencia a consumir un café “barato”, empero dijo que hay que concientizar a los colombianos que deben tomar café del bueno que puede ser costoso, justamente porque es bueno y muy exclusivo que es lo que grosso modo debe marcar la diferencia.

“Si empezamos a consumir un producto bueno, emblemático y sembrado en Colombia, de las manos de nuestros caficultores, vamos a apreciar la calidad, el sentido de café nuestro de Colombia y a eso tenemos que apostarle porque eso genera pertenencia y estimula el consumo de un buen café, tendencia que generalmente empieza por uno y por el entorno familiar que deben ver en el café un buen motivo para estar en casa y al calor que ofrece el apreciado bebestible”, apuntó.

Insistió en que los buenos colombianos deben hacer patria en torno al café porque los caficultores hacen un aporte importante al Producto Interno Bruto, PIB, del país y por ello las familias podrían ser grandes aliadas para la caficultura. Lamentó que los precios y la comercialización de grano no contribuyen con los precios de producción, aclarando que el café está sujeto a variables del entorno mundial lo cual es muy difícil de mejorar, empero anotó que los productores no pueden obviar el diferencial o el valor agregado de un buen café que se puede afianzar como la mejor vitrina cafetera ante el mundo.

Por todo esto, explicó Benavides, la Federación sigue trabajando en una de las políticas más férreas del gremio y es en impulsar más el consumo del buen café en el concierto internacional razón por la cual se hace una fuerte promoción para que el café colombiano llegue a rincones en donde nunca se haya tomado una buena taza de café colombiano, pero dejó claro que todo eso es posible incentivando a todo el país a tomar café de buena calidad.

“Solo creando una cultura de café en Colombia, haciendo que las personas se enamoren más de sabores y aromas, y conociendo los pormenores del hermoso y prodigioso mundo del café, habrá forma de marcar diferencias y de aumentar consumos de grano nacional porque a la gente hay que enseñarle de café y de todas las opciones que tiene para degustar el paladar con suave grano nacional”, dijo.

Para el directivo, la labor que hacen Starbucks y otras firmas presentes en Colombia es importante porque hacen promoción para el consumo de un buen café, pero manifestó que lo verdaderamente importante es que usen materias primas colombianas porque no tendría sentido que vendieran en Colombia café de otros orígenes.

Lo único cierto, aseveró, es que a Colombia le tocó impulsar con más juicio el consumo de muy buen café porque los 1.3 millones de sacos que aproximadamente consume el país no refleja el esfuerzo de una caficultura firme, aclarando que en Colombia ha estado creciendo el consumo de café liofilizado y de otros procesados.

Benavides expuso que resulta también grato para el departamento de Nariño contar con un café de muy buena calidad el cual hace que muchos compradores internacionales visiten la región en búsqueda de los mejores granos para exportar y darles gusto a los muchos paladares exigentes que solamente piden buen café y que cuando lo hacen solicitan que sea el más suave, ese que crece en altas cordilleras o en montañas templadas en la compleja topografía colombiana.

En Nariño de igual manera creció el tema de los cafés especiales y por eso las reiteradas visitas de los expertos en buen café a las tierras del sur, a las tierras en donde dominó Agualongo y en donde hoy manda el rey volcán, el imponente Galeras, allí esas giras terminan con los mejores negocios para una caficultura que desde hace mucho tiempo viene haciendo las cosas bien.

En éste departamento el café tiene todo para ser de los mejores granos en vista que hay suelos volcánicos, buena altura, un trabajo artesanal de mucho cuidado y toda una parafernalia cafetera que termina ofertando café del mejor, café con calidad y denominación de origen.