Jueves, 07 Junio 2018 01:12

Café Matiz, el origen del sabor y la experiencia de lo mejor

Por

Esta marca de grano excelso colombiano se produce en las alturas de Antioquia en donde el bebestible adopta mejores características y se hace muy especial.

Colcafé y el Grupo Nutresa indiscutiblemente la sacaron del parque con su relativamente joven apuesta de poner en el mercado un café 100 por ciento excelso, de origen y literalmente de altura, toda vez que se trata de un grano sembrado a 1.700 metros de altitud en los imponentes farallones del Citará en el suroeste de Antioquia.

Según el Grupo, el café en Colombia se cultiva entre 800 y 1.200 metros, pero hay que resaltar que cuando se siembra grano a alturas superiores a 1.500 metros se habla de café de altura, es decir que como en esas altitudes el oxígeno es más escaso, el grano tarda más tiempo en madurarse y en ese proceso de maduración el fruto alcanza a desarrollar aceites y azúcares propios del grano que lo van a trasladar en una mejor bebida y en una mejor taza preparada.

En charla con Diariolaeconomia.com, la jefe de la marca Café Matiz, Laura Saldarriaga Santamaría, aseguró que las diferencias de Matiz son tres básicamente y tienen que ver con la altura, el origen, por ser un producto extraído de los Farallones del Citará y obviamente que se trata de un café ciento por ciento excelso.

Explicó que cuando al café se le hace el proceso de trilla se clasifican tres calidades, excelso, la superior, la llamada consumo que es una calidad intermedia y pasilla que es la calidad más inferior, pero que igual es viable para los procesos de transformación. El caso de Matiz es privilegiado porque se trata de un café totalmente excelso que regala unas tonalidades en el paladar supremamente agradables.

En Farallones del Citará que es un eje de producción cafetera de elevada calidad, hay una serie de fincas, pero el municipio que posiblemente más aporta con grano es Ciudad Bolívar ubicado a 17 kilómetros de este paraje o cadena montañosa que cubre igualmente los municipios de Andes y Betania.

Para que este café de origen cumpla con la condición de altura, indiscutiblemente debe ser sembrado en la zona de Reserva Forestal Protectora que cubre más de 30.000 hectáreas.

Cabe precisar que la marca solamente le compra a los caficultores y para el caso de algunas ediciones especiales la marca ha adquirido otros orígenes que deben ser de altura y máxima calidad.

“Nosotros tenemos una central de beneficio en compañía con la Cooperativa de los Andes a donde el productor lleva las cerezas y allí se le hace todo el proceso para beneficiar el grano. Ese café lo venden los caficultores a la trilladora de los Andes y nosotros luego le compramos ese grano a la trilladora directamente”, explicó la coordinadora de marca con ocasión de Alimentec 2018.

La empresa no hace clasificación de café pero si absorbe el producto de la trilladora que adelanta esa tarea de escoger calidades y tamaños del grano. El grupo solamente compra café excelso colombiano de las variedades que hay en la región.

Matiz es un café especial que cuenta con unas características únicas y que para este caso son la altura, la condición de excelso y su origen. Saldarriaga comentó que un café especial llega a ese nivel por varias razones, es decir por la variedad, por el tipo de lavado y por otros procesos que le van dando esa característica a un café con verdadero valor agregado.

La marca Matiz lleva nueve años en el mercado y se adopta el nombre por los diferentes matices que logra un solo grano en la malla de la tostión toda vez que esa instancia el café logra cuatro intensidades que van desde lo suave hasta lo intenso y esos cuatro matices vienen desde luego de una misma materia prima en donde el maestro tostador le imprime su sello al café según la relación entre temperatura y tiempo que le ponga a esa agradable proceso de tostado.

El año anterior Matiz vendió aproximadamente 3.500 millones de pesos, cifra importante si se tiene en cuenta que se trata de una marca pequeña por ser un café Premium que aún no es muy valorada en Colombia por la carencia de una verdadera cultura de consumo de café que por fortuna ya está despertando.

“La gente está acostumbrada a pagar por cafés de muy buena calidad, pero buscan un precio menor y en este momento el grupo espera que el segmento Premium jalone, y realmente está creciendo a altas tazas, pero sin que logre todo el potencial que puede tener un café de máxima calidad si se tienen en cuenta sus propiedades”, indicó Saldarriaga Santamaría.

El consumo de café especial viene en un in crescendo que hace atractivo el mercado de este tipo de grano porque la gente empezó a valorar las marcas y por eso hay un trabajo fuerte para dar a conocer los bebestibles con el fin de que la gente aprenda a tomar un buen café y así apoyar el crecimiento de la categoría.

Café Matiz tiene un eslogan bastante llamativo, y es “Maestría en Café”, sencillamente porque se trata de educar entorno a una excelente taza de la solicitada bebida ya que la marca quiere afianzarse en el mercado por el mejor producto educando y haciendo gala de dicha maestría pues no en vano Matiz es el Premium maestro de los apetecidos cafés especiales.

Una de las metas tanto de Nutresa como de Colcafé es que el colombiano siga aprendiendo a valorar el café de sus muy bonitas montañas y permita que gracias al consumo interno el café se quede en Colombia en favor de productores y consumidores que pagarán o pagan por un verdadero lujo expresado en una taza de mágico café.

Al café, expuso Saldarriaga, le pasa lo de los vinos por cuanto entre más se valora y se entiende de sus cepas más se paga por una botella de esa bebida. “Es el mismo asunto con el café, entre mejor sea la semilla y óptimo sea su beneficio, habrá un valor agregado que es lo que la gente con buen gusto busca”.

El café en empaque de 340 gramos cuesta en Matiz unos 15.000 pesos, pero el precio está puntualmente a 45 pesos por gramo.
En opinión de la Coordinadora de Marca, quien lleva Café Matiz a sus hogares o quien lo escoge como un obsequio, apuesta por un café de altura, de grandes condiciones y calidad, sin dejar de lado que este es un café que apoya a los caficultores colombianos porque el Grupo Nutresa les reconoce una prima por calidad, les paga de contado y les ayuda con la central de beneficio que hace sostenible la actividad cafetera.

Hay que decir que Nutresa le compra café a todo el mapa cafetero, pero hablando de Matiz, en la central hay una merced que arropa a 600 familias cafeteras que son las que reciben los beneficios económicos y otros de tipo social como charlas con las mujeres y actividades con los niños.

“El café está vivo, está de moda y por eso la marca lo está llevando a otros niveles porque no se trata de disfrutar solamente café negro o con leche sino que el grupo le apostó a hacer bebidas con frutas, con licores, con esencias y hierbas, aprovechando que el café es una bebida muy versátil”, expresó la amable jefe de marca.

La vocera dejó claro que si bien Nutresa comercializa café, las compras las hace directamente con las trilladoras que son las que reciben el grano de los productores, de todas maneras el grupo tiene definido que la razón de ser de la empresa son los cafeteros.

Para aumentar el consumo que es una misión perentoria de cara aumentar el mercado, es clave tener una estandarización del producto, tener café de calidad, acompañar al consumidor, entregar lo que éste demanda y estar a la vanguardia con todas las exigencias mundiales del café para poder llevar el consumo a otros niveles con el fin de poder marcar y hacer la diferencia con lo que normalmente se hace.

“Nosotros tenemos una puesta en escena con métodos diferentes, le estamos apuntando a crear bebidas distintas, a consumir el café no solamente en la mañana sino en otras horas del día y generar estrategias y productos que ayuden a incentivar el consumo”, especificó Saldarriaga.

Indiscutiblemente, anotó la muy docta y bonita jefe de marca, al consumidor hay que llegarle con información y calidad en producto para que el interesado valore las bondades y las mismas diferencias de consumir un café especial lo cual es muy eficaz cuando se le lleva a vivir otras experiencias y otros momentos con la bebida.

La marca Matiz quiere enamorar al consumidor, se esfuerza para que a éste le encante el producto porque gracias a un café diferenciado podrá apreciar el potencial de un grano que puede saber aún mejor con algunas combinaciones.

Este café especial que se siembra y se cosecha a 1.700 metros sobre el nivel del mar es escogido y apartado por manos expertas que desprenden de los cafetos esos granos maduros y de muy buena característica que luego de ser tostados y molidos definen en taza una bebida con perfiles, sabores y potencia, es decir una gama muy alta en caficultura que solamente solicitan los que realmente saben de caficultura y muy precisamente de inmejorable café.

Finalmente Laura Saldarriaga indicó que la esencia del café es poderlo disfrutar y saborear el momento en el que se toma, sin importar la manera de prepararlo porque al final del día, el café es una experiencia muy especial que debe hacer parte de los mejores instantes de la vida.

No sobra decir que los Farallones del Citará ubicados en la cordillera occidental divisan, no solamente el departamento de Antioquia, sino el Chocó. Este lugar, paradisiaco por demás, es una estrella hidrográfica en donde nacen ríos como el citará y el Atrato.

La reserva cuenta con 18.000 hectáreas de bosques vírgenes y unas 12.000 hectáreas que hacen parte de la zona de transición ambiental que guarda en sus adentros ecosistemas indispensables.

Es así como resulta todo un agrado y un exclusivo gusto tomarse un café especial que crece a unas alturas que en los Farallones del Citará suelen ser diversas y donde resulta fácil ver desde la caficultura, múltiples especies de aves y en especial el Gallito de Roca, exclusivo de las montañas que engalanan la bella, productiva y competitiva Antioquia.

Visto 703 veces