Sábado, 22 Diciembre 2018 00:49

Atención: En Colombia 216 mil caficultores no han legalizado sus predios

Por

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia hizo un llamado a los productores para que legalicen sus predios a la mayor brevedad y eviten con ello problemas de titulación.

Los caficultores colombianos que suman en total 540.000 familias en el mapa cafetero del país, mostrando que en efecto 10.000 abandonaron la actividad y que los muchos que sobreviven están enfrentados a bajos precios, al desdén de las multinacionales y procesadoras, al amenazante clima, a las plagas y a la pérdida de rentabilidad, reportan hoy un lío para nada menor y tiene que ver con la legalización de las tierras en donde siembran el preciado grano.

Según la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia de los 540.000 cafeteros nacionales, tan solo el 60 por ciento tiene legalizados sus predios, pero de manera alarmante un 40 por ciento no han adelantado ante la autoridad competente la legalización de tierras. En ese orden de ideas del total de familias cafeteras, aproximadamente 216.000 no han puesto sus propiedades al día razón por la que viene un trabajo muy fuerte con esos propietarios que con el paso de los años omitieron el reporte de sus activos o la actualización de la propiedad.

El Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Roberto Vélez Vallejo, aseguró que la situación es bien difícil porque hay de por medio un tema espinoso y es la propiedad sobre bases de legalidad con lo cual es muy fácil hacer sostenible una actividad económica y cumplir con la declaración de los bienes. Es de tal tamaño el inconveniente que en los próximos días habrá una tarea conjunta con el ministerio de Agricultura y puntualmente con la Agencia Nacional de Tierras, ANT, máxima autoridad de las tierras y baldíos de la nación para meter en cintura un problema que tiende a complicarse.

Los datos del Sistema de Información Cafetera, dejan ver que la situación es delicada, más teniendo en cuenta que del universo de caficultores nacionales hay por lo menos 15.000 con una edad promedio de 28 años de los cuales el 70 por ciento ya tiene problemas con la formalización de tierras.

Hoy el promedio de edad de los productores de café es de 53 años, dato que muestra igualmente que las nuevas generaciones deben asumir roles supremamente responsables y confiables como por ejemplo reportar sus bienes para poder forjar una caficultura real y con derechos.

Para analizar el tema de la elevada ilegalidad en los predios del café, Diariolaeconomia.com, habló con el Director Ejecutivo del Comité de Cafeteros del Huila, Jorge Enrique Montenegro, quien sostuvo que el problema en efecto no es inferior con el agravante que es generalizado a nivel del país en donde el Huila al igual que los demás departamentos cafeteros no es ajeno a la incómoda situación.

Expuso que por ello la Federación Nacional de Cafeteros y el Comité Departamental de Cafeteros vienen haciendo una labor desde tiempo atrás con el propósito de enseñarles y matizarles, sobre todo a los productores nuevos, lo importante y determinante que es el tema de la propiedad y la titulación de predios.

El dirigente cafetero apuntó que en el gobierno anterior se logró un convenio con la Federación y con el Comité Departamental con el propósito de que con el acompañamiento del gremio cafetero se hiciera un ejercicio para que los cafeteros del Huila al igual que los campesinos de la región dedicados a otros cultivos pudieran ser los dueños de las tierras explotadas. El acuerdo, explicó el Director Ejecutivo, estaba sujeto a un análisis del Comité Departamental que basado en un estudio cualitativo y cuantitativo que finalmente le dio paso a unas acciones muy puntuales para determinar cuál era la verdadera situación del estado en lo que tiene que ver con la propiedad, la tenencia y la posesión de los predios.

“Allí se hicieron unos análisis topográficos y se establecieron unas pautas de asidero jurídico para que el ejecutivo pudiera generar un insumo con el dispendioso estudio a la administración, y con ello entregar unos títulos, a fe que se hicieron en el municipio de Pitalito, en donde una parte importante de los caficultores del sur, pudieron acceder a la propiedad de la tierra”, anotó el señor Montenegro.

Si bien hay que hacer un trabajo bien importante sobre los predios en el Huila, no hay una cifra exacta de las tierras con líos de legalización, pero el Comité asegura que la tendencia es la nacional ya que se estima que en el Huila el problema puede cubrir al 40 por ciento de los caficultores.

A criterio de Montenegro, después de un trabajo juicioso, las alternativas y las oportunidades deben dárseles a los jóvenes para que puedan trabajar y explotar la tierra. En ese sentido, explicó, le compete al gremio en el departamento y a la Federación Nacional de Cafeteros adelantar las acciones correspondientes y pertinentes con el propósito de poderles brindar a los juventud cafetera una opción adicional que les permita desarrollar proyectos como cultivadores de la tierra y productores de café, lo ideal sería que esos emprendedores de la ruralidad puedan tener la tenencia o la propiedad de las tierras para poder así contar con una alternativa empresarial en lo que respecta al sector primario y básicamente a las siembras de café.

Uno de los líos aseguró Montenegro es la falta de cultura y conocimiento sobre la propiedad en vista que muchos caficultores desconocen la importancia de actualizar la información sobre los predios adquiridos, heredados o enajenados.

Otro factor, expuso, es que muchos cafeteros creen que al registrar los predios habrá alguna connotación tributaria lo cual no es sano porque la idea es que quien tiene contribuya para cuando le toque recibir ayuda del estado lo pueda hacer con tranquilidad y en contraprestación a una acción legal.

La propiedad registrada abre puertas porque solamente quien es propietario legítimo puede acceder a créditos y a beneficios para lograr un desarrollo sostenido en el campo.

En el Huila existe la convicción que al nuevo gobierno le correspondió, en buena hora, poner en orden la casa y fijar un verdadero norte a la política de tierras que muestra una deuda superior a los 50 años por cuanto mucho se habló de la reforma agraria, pero ésta nunca fue posible y sí por el contrario llegó el despojo, la violencia, la proscripción, el abandono obligado del terruño y un desplazamiento supremamente terrible porque lamentablemente los gobiernos del pasado no tuvieron la autoridad para administrar o ejercer control sobre la tierra, dejándole esa tarea a los grupos ilegales y a unas bandas que impusieron la industria del robo de tierras.

“El estado debe colaborar y dar una mano amiga para que el empresario del campo y el del café pueda tener la opción de usar los predios. Hoy el gobierno habla de una Colombia ágil a través de un estado simple, es decir sin tramitología. Solo así, el estado debe facilitar los medios para que los caficultores puedan ser propietarios de los predios que con tanto esfuerzo cultivan”, escribió el directivo.

Recalcó que la legalidad, verdaderamente paga porque los productores que legalicen sus fincas serán sujetos de crédito, incentivos, ayudas y apoyos económicos como el de la renovación y reconversión de la caficultura, ayudas en fertilización y en otros frentes en donde no habrá oportunidad si el cultivador no está en una base de datos, perdiendo las opciones que por diversas coyunturas ofrece el ejecutivo.

Ser legal, paga, comentó Montenegro, ser legal, añadió, hace que un predio sea legítimo ante terceros y ante el estado y solo legalizando predios, insistió, es posible hacerse visible para tener las alternativas que brindan estado y entes privados.

Montenegro manifestó que por fortuna el Huila sigue a la vanguardia de una caficultura excelsa y de calidades espectaculares sin dejar de lado que el departamento es hoy por hoy el primer productor en Colombia. Lo anterior, enfatizó, deja ver que en el Huila las cosas se están haciendo bien y que con base en la asociatividad se pueden seguir sumando sinergias y articular los recursos, eso sí armonizando las acciones con todas las fuerzas vivas del departamento.

Dentro de la prospectiva que tiene el Comité Departamental para el cuatrienio, está la posibilidad de incursionar en unos temas mucho más internacionales aprovechando calidad y producción para que el Huila pueda como región mostrar su café de manera directa, eso sí de la mano de la Federación Nacional de Cafeteros.

“En ese ejercicio de poder mostrar nuestro grano estamos, queremos participar en las diferentes ferias, concursar en los diversos eventos nacionales e internacionales que nos permitan descubrir con mayor rigor para los consumidores las bondades y la nobleza del café del Huila. Estamos preparando personas para que se capaciten en los temas administrativos, gerenciales y técnicos del café lo cual con una base fuerte también en la parte comercial, permitirá tener una representación que hace rato pide el departamento de manera merecida porque por fortuna la región tiene mucho oficio y avances en temas productivos así como en diferenciación y calidades”, expresó Montenegro.

Una oportunidad que tiene el Huila es poner su café en China y por ello a través de la Federación se está propiciando tener un clúster muy especial con el gigante asiático para que el departamento del Huila pueda poner su inmejorable café en el anhelado y obligado mercado.

El Huila logró cerrar el año de gran forma por cuanto reportará una producción a 31 de diciembre de 2018 muy parecida a la de 2017 cuando el registro fue de 2.5 millones de sacos. El departamento sigue posicionado en calidad del café y liderando y generando los espacios que demandan la caficultura departamental y nacional, pero igual internacional porque hoy más que nunca la región piensa en las grandes ligas.

Finalmente Montenegro reconoció que la mano de obra venezolana fue muy importante en la recolección de la cosecha cafetera, no obstante indicó que otros tiempos pueden venir en la caficultura con la llegada de la máquina DCS-18, una derribadora y selectora de café que permitirá bajar los precios de producción y suplir la mano de obra cuando ésta no esté presente en la región, noticia alentadora, más cuando se suma a la baja en los precios de los fertilizantes.

Los cálculos de la Federación Nacional de Cafeteros permiten decir que con la nueva tecnología presentada por el Centro de Investigación del Café, Cenicafé, los menores costos de producción podrán oscilar entre el 18 y más del 30 por ciento lo que la hace una muy buena alternativa.

Visto 781 veces