Las etnias que habitan en ese techo sagrado de la costa norte entendieron que solo produciendo café especial se podía incursionar con más fuerza en el exigente mercado internacional.