La decisión es el resultado de un amplio proceso de consulta, análisis y deliberación que inició en 2013, la Federación Nacional de Cafeteros cuenta con un articulado estatutario fortalecido.

El gobierno destacó la inversión histórica que ha realizado el actual Gobierno en la caficultura colombiana, 2,8 billones en apoyos directos y 4 billones en financiamiento.

Adicionalmente demandaron del ejecutivo inversión en vías terciarias y en infraestructura para el campo de cara a mayor competitividad.