En Colombia muchos jóvenes se fueron del campo y de la caficultura porque vieron cómo se marchitaba la rentabilidad, hoy están regresando para retomar una actividad noble que le dio desarrollo al país.

Publicado en Tomemos Café