Las manos que sembraron y recolectaron café en tiempos buenos y malos hoy descansan y le dan vida a las plantas ornamentales, pero el recuerdo y el corazón siguen metidos en la cultura cafetera, en esa del arraigo, de mulas y aventura.