Los delegados por el gobierno de Kenia para el manejo de su caficultura y que asistieron al Primer Foro Mundial de Productores de Café en Medellín aseguran que el negocio es para las procesadoras y el drama para el que siembra.