Una muestra de ello es lo que hace la finca Acaima ubicada en las fértiles tierras de Sasaima en la bella comarca cundinamarquesa, en donde crece, se beneficia y se trata un café que tiene como principal insumo el amor.