Los caficultores hoy tienen una mejor remuneración porque el precio interno de compra aumentó con la generosa tasa de cambio. Vienen retos grandes y propuestas colombianas para dignificar la labor cafetera.

Los productores del grano aseguran que no resulta sano ni tranquilizante para el sector depender del precio del café por la vía de la devaluación y dicen que se inclinan más por un buen producto.