Los productores han estado al vaivén de un mercado que fue distorsionado con la caída del pacto cafetero en 1989. Desde entonces reina una especulación que llevó a la quiebra a más de un caficultor, enriqueciendo fondos y multinacionales.

Publicado en Tomemos Café