En 2018 son varios los retos de los productores que tienen que seguir apostándoles a la renovación y a sacar adelante unas elecciones cafeteras para reorganizar la dirigencia en los Comités departamentales y municipales.