Las manos que sembraron y recolectaron café en tiempos buenos y malos hoy descansan y le dan vida a las plantas ornamentales, pero el recuerdo y el corazón siguen metidos en la cultura cafetera, en esa del arraigo, de mulas y aventura.

Este municipio del Huila está marcando la pauta en café de calidad y por eso lo visitan extranjeros interesados en llevar un grano excelso y suave para los más exigentes gustos. Total respaldo a gestión de la Fedecafé para mejorar precios.

La cuota inicial de la temporada de lluvias dejó sin café y sin frutas varias fincas de este municipio del Huila, igual suerte corrió la zona rural de Colombia.

Los samarios le están apostando a las frutas exóticas para tener una oferta exportable diferente a la del café.