Esta empresa de tradición en el país oriental llevó el café colombiano a las tierras del “Sol Naciente” antes de la segunda guerra mundial y la calidad hizo que en medio de las vicisitudes la apuesta no se perdiera.