En esta población del Huila la situación es tan difícil que muchos cafeteros han tenido que endeudarse con sus empleados para poder operar. Amén de las vicisitudes los productores aseguran que su trabajo no será en vano.

Publicado en Tomemos Café