Los productores de café de esta región del país volvieron con entusiasmo a una caficultura que se vio mermada por líos económicos, fitosanitarios y desde luego por la violencia.

Publicado en Tomemos Café