Jueves, 24 Agosto 2017 01:13

Mujeres en cargos directivos tienen mejores resultados financieros

El informe de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, indica que en Colombia el 51,3% de cargos directivos es ocupado por mujeres, lo cual constituye uno de los promedios más altos del mundo.

Por 

La diversidad de género en las empresas agrega valor adicional a las cadenas de producción, permite ofrecer nuevas ideas en el mercado, genera movilidad social ascendente y mejora la comunicación. De acuerdo con el informe de la Organización Internacional del Trabajo OIT, el 51,3% de los cargos directivos en Colombia es ocupado por mujeres, lo cual constituye uno de los promedios más altos del mundo.

Según Isabella Gandini, Socia Líder del área laboral de la firma de abogados Norton Rose Fulbright en Colombia, “las mujeres aportan al mundo corporativo tres factores fundamentales: disposición para considerar las preocupaciones de un grupo amplio de personas, persistencia en encontrar soluciones y enfoque colaborativo al momento de ser líderes.”

Aunque la regla general, sin importar que realicen el mismo trabajo o tengan las mismas calificaciones, es que las mujeres ganen menos dinero que los hombres, entre el 10 y 30% menos, según estudios de la OCDE y la OIT, “está comprobado que las compañías que cuentan con mujeres en cargos directivos con poder decisorio tienen mejores resultados financieros”, asegura la experta.

Para el 2016 la Secretaría Distrital de la Mujer y la consultora Aequales recolectaron información aportada por los departamentos de recursos humanos de 104 organizaciones (69,2% privadas y 30,8% públicas), solo el 29,8% de las organizaciones consultadas cuentan con políticas de equidad, el 28,8% dice incluir a hombres y mujeres en sus comunicaciones escritas e imágenes, el 12,5% cuenta con un manual de comunicaciones para evitar sesgos de género, políticas de ascensos equitativos y han logrado ascender a hombres y mujeres de manera equitativa.

En Colombia, según el Servicio Público de Empleo (SPE) se pierde el 16% de su producto interno bruto (PIB) a causa de la baja participación laboral de la mujer, y un 4% dado el bajo nivel de emprendimiento por parte de las mujeres; lo que se convierte en una dificultad a nivel macro para la economía del país (2016).

Está comprobado que las organizaciones que carecen de liderazgo femenino están en desventaja frente a aquellas que empoderan a sus líderes mujeres para asumir retos y tomar decisiones. “El liderazgo ejercido por hombres y mujeres, combinando las distintas características que identifican a cada género, se traduce en corporaciones más dinámicas y capaces de mantener equipos eficientes y unidos”, asegura Gandini.