Martes, 26 Septiembre 2017 23:40

Chocó tiene la primera IPS especializada en atención de salud mental

En el departamento del Choco no hay ningún centro especializado con enfoque diferencial para víctimas del conflicto armado y de violencia de género, Bantú es el primero en su clase.

Por 

Con el fin de mejorar la oferta de servicios de salud mental en el Chocó, la Clínica Bantú abre sus puertas para beneficiar a los más de 450 mil habitantes del departamento. Este centro es la primera IPS especializada en atención integral de salud mental de la zona y el único de su clase que tiene un enfoque para víctimas del conflicto armado y violencia de género.

La clínica fue creada en junio de este año y pese al poco tiempo de funcionamiento, las expectativas son amplias y la motivación está enfocada en hacer frente a las enfermedades mentales en la región. De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Salud Mental ENSM, el Pacífico es la zona que presenta una mayor prevalencia de trastornos mentales en el último año, representando el 6.3% de la población.

Luz Amparo Jaimes psiquiatra y fundadora de Bantú, explica que el racional de crear este centro es la necesidad que presenta la población chocoana respecto a la atención integral de salud mental.

El Chocó representa una población vulnerable. Elementos como la violencia, desplazamientos forzados, la pobreza extrema y el hecho de que, como lo explica Jaimes “el departamento tiene el 78% de las necesidades básicas insatisfechas cuando en el resto de Colombia no pasa del 12%”; hacen que el riesgo de padecer trastornos mentales graves sea más alto, requiriendo servicios eficientes de atención en salud mental.

En el Chocó, “el 80% de la población ha sufrido de desplazamiento, la mortalidad infantil es 1.8 veces superior al resto del país, la mortalidad materna es 2 veces mayor y el inicio de la gestación en la mujer es 4 años antes que en el resto de Colombia” afirma Jaimes. Factores que aumentan la posibilidad de desarrollar trastornos como ansiedad, pánico, depresión, trastorno afectivo bipolar y esquizofrenia.

Por esta razón Bantú tiene como objetivo prestar una atención en salud mental basada en un modelo integral, que incluye psicoeducación para profesionales de la salud, pacientes y sus familias.

Este esquema no solo permite aumentar el conocimiento de las enfermedades mentales y ayudar a disminuir el estigma y la discriminación que aún existe frente a personas diagnosticadas, sino que también incentiva el diagnóstico temprano, la remisión al especialista a tiempo y un oportuno inicio a la terapia.

Desarrollar diversas actividades que logren concientizar y educar a la población es uno de los propósitos de Bantú. El Primer Encuentro Regional de Salud Mental que se realiza el 29 de septiembre es un claro ejemplo de ello. El evento se desarrollará con el apoyo de la Secretaría Municipal y la Gobernación del Chocó.

La agenda de este Primer Encuentro incluye temas como: prevención de recaídas y rehabilitación en trastorno mental grave, prevención y atención del suicidio en adolescentes, adicciones y violencia de género. El evento tiene como fin “fortalecer las herramientas clínicas, diagnósticas y terapéuticas, así como el personal de salud”, afirma Jaimes.

Lo que se necesita

Después de arduas investigaciones y consulta de modelos de atención implementados previamente en otras instituciones médicas, Jaimes y su equipo concluyeron que la mejoría del paciente depende de una combinación de factores que permitan brindar una atención integral. Los resultados de mejoría se logran si se incluye el tratamiento psicosocial a la medicación.

Por lo anterior, la Clínica Bantú bajo su lema “salud mental integral” fue conformada para mejorar la calidad de los servicios de dicha especialidad por medio de importantes propuestas de valor.

La atención psiquiátrica, psicológica y terapéutica permanente integrada en un mismo centro; el servicio de hospital de día, una modalidad de hospitalización parcial que busca evitar la hospitalización total del paciente; el enfoque en lograr el correcto cumplimiento del tratamiento y la rehabilitación de la persona con trastorno mental, son algunos de los factores que lo diferencian de otros centros.

El fortalecimiento del recurso humano por medio de capacitaciones a los profesionales de la salud y la eliminación del servicio de hospitalización; puesto que, como explica Jaimes “la hospitalización psiquiátrica no mejora a las personas y si hace que la enfermedad se cronifique con el tiempo”; son elementos que también hacen parte de los pilares de la clínica.

La captación de pacientes psiquiátricos es otro de los intereses de Bantú. De acuerdo con Jaimes “solamente 1 de cada 10 pacientes consultan”, esto a consecuencia de diversos factores como la discriminación y el desconocimiento de la enfermedad mental severa.

Bantú llega a Chocó para cambiar la historia de la enfermedad mental en la región, mejorar los servicios de esta especialidad y ayudar a transformar el imaginario de la población chocoana.