Domingo, 01 Julio 2018 06:33

Bajar salario, propuesta inaceptable, inhumana y estúpida: Trabajadores

Por

Las centrales obreras confían en la coherencia y atino del Presidente electo, Iván Duque y aseguran que las únicas economías que prosperan son las que fomentan el consumo con salarios decentes.

La clase obrera colombiana quedó horrorizada frente a la propuesta del ex ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla, en el sentido de bajar el salario mínimo de los trabajadores al considerar que èste es “ridículamente alto”.

Ante semejante invitación las centrales obreras salieron al paso y aseguraron que dicha ida no tiene ninguna presentación, ya que resulta absurda, injusta y sin sentido alguno ya que las economías que crecen y muestran mayor dinámica son aquellas que promueven salarios decentes para incentivar la demanda de bienes y servicios.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT, Julio Roberto Gómez Esguerra, afirmó que el país no está preparado para ninguna reducción regresiva del salario mínimo legal y calificó la propuesta de absurda e inaceptable porque a lo único que apunta es a deteriorar aún más la calidad de vida de la población colombiana.

Dejó claro que con el salario mínimo no vive una familia de cinco personas por lo que se requiere de una situación totalmente distinta en torno al devenir salarial, pero no con una nivelación de sueldos, no hacia abajo sino hacia arriba.

“Un país no se puede desarrollar sobre la base de salarios mínimos miserables y la propuesta de reducir el ingreso en sí misma es miserable. Eso no tiene sentido ni presentación, así las cosas, mejor que les disminuyan los salarios a los congresistas, a la gente de los Altos Tribunales y a la alta burocracia, pero reducírselo a los trabajadores más pobres y con mayores necesidades es todo un despropósito y una ofensa. Yo creo que el Presidente, Iván Duque es lo suficientemente inteligente como para entender que una política de esta naturaleza automáticamente coloca al gobierno en una posición sumamente complicada de cara al futuro de su mandato”, precisó el señor Gómez Esguerra.

Recalcó que la propuesta es totalmente descabellada y viene de gente que debe estar tranquila porque con ese tipo de sugerencias lo que hacen es jugar con candela porque el pueblo colombiano si bien es algo manso, igual puede reaccionar como corresponde ante una afrenta de la magnitud que sugiere bajar el sueldo básico.

Es tan grave una medida de tal dimensión que muchas empresas y almacenes entrarían en banca rota porque si la demanda ha bajado con el salario de hoy, con un menor ingreso no habría forma de adquirir alimentos, vestuario, medicamentos y otros artículos de primera necesidad. Con menos plata en el bolsillo, explicó el dirigente sindical, habrá más contracción y las grandes marcas tendrían que partir a los países en donde es fomentado el consumo a partir de sueldos justos.

Para el presidente de la CGT una posibilidad de afectar el salario mínimo tendría muy en calzas prietas a los empresarios y a los dueños de comercios porque con menos ingreso sería muy difícil venderle productos o servicios a gente más pobre que ingresarían a las listas de data crédito toda vez que no habría la plata para cumplir con obligaciones financieras y otras de tipo comercial, es decir habría un lío en cadena que viene de una actitud demencial de los neoliberales que no pudieron superar el discurso del pasado.

“Caso opuesto, las sociedades logran desarrollarse en la medida en que tengan una mayor capacidad de compra, en la medida en que la gente devengue mejores ingresos tal y como pasa en los países industrialmente desarrollados en donde los ciudadanos tienen capacidad de compra y de consumo. Un país se desarrolla, no con base en el comercio exterior sino fundamentalmente con un apropiado consumo interno, el de los hogares que puede verse con el musculo financiero de los Estados Unidos que potenció las compras internas. Estados unidos debe estar exportando a lo mucho el 11 por ciento de su producción y su economía es vigorosa por las compras internas, como debe pasar en todos los países”, expuso Gómez.

Sobre un eventual bajonazo al salario mínimo el presidente de la CGT sostuvo que la propuesta no solamente es inconstitucional sino estúpida. Anotó en medio de un gran respeto que se necesita ser muy estúpido para proponer que la recomposición de la economía se hace con más gente aguantando hambre.

Añadió que en ese orden de ideas es absurdo fomentar la industria y la fabricación de bienes en una sociedad precarizada que no tiene el margen o el poder de compra. Insistió en copiar modelos de países desarrollados en donde la gente gana bien y por ese motivo es fácil ver las tiendas, los almacenes y los supermercados a reventar.

Caso opuesto se observa en ciudades colombianas como Bogotá, Medellín, Cali o Barranquilla o en cualquier ciudad capital en donde las tiendas están desocupadas porque si bien hay muchísima gente haciendo mercado de ojo, lo cierto es que las únicas partes del centro comercial en donde hay colas para compra son en las que hay ofertas de helados a mil o dos mil pesos.

En Colombia hasta hace cinco años el salario mínimo lo devengaban cuatro millones de nacionales, pero en el último informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, se habla de 1.7 millones, es decir que quedaron en el limbo 2.3 millones de trabajadores que muy seguramente se fueron para la lamentable opción de la economía informal.

En opinión de Julio Roberto Gómez, muchas personas tienen que rebuscar plata en otras labores porque con un salario mínimo legal actual de hoy, no vive absolutamente nadie, indicó que con este ingreso a duras penas la gente puede sobrevivir y reafirmó que con los sueldos que paga el país nadie puede hablar de dignidad porque un hogar que vive de ese estipendio vive mal, viste mal, come mal, no tiene posibilidades de ahorro, de recreación o de algún gusto fuera de la casa porque sencilla y llanamente las cuentas no dan.

Colombia puede colapsar con un salario mínimo más mínimo

A su turno el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Alejandro Pedraza, dijo en este medio que hay preocupación por el derrotero que pueda tener la política laboral y salarial del país ya que se habla de un ministro de Hacienda que es considerado como parte de la cúpula de economistas más ortodoxos y más leales al neoliberalismo lo que hace prever una continuidad del gobierno actual, de ingrata recordación para los hogares colombianos.

“Nosotros siempre dijimos que la disputa entre Uribe y Santos no era por el modelo sino por el sólido de Bolívar, luego aquí se va a fortalecer la tesis neoliberal, por demás fracasada, de mantener una alianza estrecha con la multilateralidad económica, es decir con el Banco Mundial, con el Fondo Monetario Internacional y desde luego el nuevo gobierno asumirá las directrices que los encopetados organismos den y que son las que se han estado aplicando con el Presidente Santos y con los gobiernos anteriores”, dijo el dirigente.

Acusó preocupación por la sugerencia y anotó que bajar el salario mínimo tan solo conlleva a profundizar la inequidad social, la rebaja de impuestos a los grandes capitalistas del país, estímulo económico para la agroindustria de gran capital con el respectivo abandono de las pequeñas, medianas y micro fuentes de producción primaria.

No dudó el presidente de la CUT en el curso que hará en el Congreso de la República la iniciativa de reducir el salario mínimo de los colombianos lo cual es gravísimo porque ya se escuchan voces en el nuevo gobierno que el salario básico es muy alto y por eso se quiere precarizar un ingreso que es extremadamente tacaño e insuficiente para las familias.

“Esa debe ser otra orientación del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y obviamente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, ahora vinculada al círculo de Colombia, luego así las cosas lo que se pretende es la eliminación de la base de la escala salarial que es el mínimo para aplicar lo que los organismos y la misma Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF, han dicho en el sentido de eliminar el mínimo y establecer salarios estratificados según la región y su crecimiento”, comentó.

Dentro de los cálculos de la CUT, una medida así impacta al 70 por ciento de los trabajadores vinculados a empresas con convenciones colectivas y sindicatos que hoy son una minoría frente a la informalidad y a quienes reciben el mínimo o menos de este salario.

La noticia es muy mala también para los campesinos de la patria que ante una merma en su endeble sueldo, tendrán que sobrevivir con las migajas que les dan porque ante la falta de recursos para pagar un trabajador rural, habrá necesidad de una mutua cooperación de las familias para la micro y mediana producción lo cual es un tema absolutamente grave a criterio de la CUT, asunto todavía más complejo con el anuncio del Presidente electo, Iván Duque, de conformar una alianza con Argentina, con Brasil y con Chile que son gobiernos extremadamente conservadores en su política económica, notificación delicada porque será un paso adicional hacia la inequidad social.

Agregó el dirigente sindical que las posibles crisis que lleguen a Colombia como resultado de los coletazos de una eventual crisis mundial de los mercados, no trasnocha al nuevo gobierno porque enfrentará la coyuntura a punta de reformas tributarias, castigando el bolsillo de la mayoría de los colombianos que están en una situación muy complicada en estratos medios hacia abajo. Apuntó que los impuestos y la precarización de la economía familiar hacen parte de la concepción neoliberal en donde no hay rostro social sino sacrificio de las mayorías, eso sí, blindando al gran capital.

Al paso al que va Colombia con las equivocadas y perversas políticas económicas, el país será más que macondiano, invivible, porque los beneficiarios de las malas decisiones serán las clases más pudientes y ricas, incluido el capital extranjero.

La situación podría ser inclusive mucho más aguda si el pronóstico del analista y ex asesor financiero de la CIA, James Rickards, se cumple y caen los mercados dándole paso a una crisis económica mundial en donde no habrá recate de los bancos centrales y en la cual se contempla el cierre de bancos y bolsas de valores, todo bajo una tragedia financiera matizada por quiebras y desempleo.

El autor de “La guerra monetaria”, “La Muerte del Dinero” y “El camino hacia la ruina. El plan elite secreto global para la próxima crisis financiera”, ve a Colombia como una de las economías con mayor daño ante una debacle en las finanzas del mundo, lío que afectará igual a Estados Unidos, México y Brasil.

Para la CUT, el pronóstico tiene asidero por la característica cíclica de las economías y con la posición del Presidente, Donald Trump, que hace aún más complejo el comportamiento económico en el mundo por las peleas que está comprando el país del norte en el globo como pasa con los chinos y en donde Colombia nada tiene que hacer. Igual pasa con la Comunidad Económica Europea que cada vez más establece diferencias de fondo con Estados Unidos lo que puede afectar sin duda el tema de comercio de los países en desarrollo.

A criterio de Pedraza, el anuncio de crisis no se debe desestimar pues es una posibilidad en un mundo en donde llegan anuncios súbitos y por ello Colombia debe estar muy atenta a ese apocalíptico, pero asustador dos de septiembre, el día de la tragedia financiera según Rickards.

“Nosotros los pequeños vamos a pagar los platos rotos de las peleas de los grandes y lo único cierto es que los vientos que soplan son huracanados en la economía de los países pobres, se avecina una crisis y lo grave es que la Organización Internacional del Trabajo no tiene dientes para hacer cumplir los convenios lo cual indica que los paros y las huelgas serán una constante durante el nuevo gobierno”, concluyó Pedraza quien enfatizó que infortunadamente, hoy Colombia tan solo depende de Dios.

Varios ciudadanos consultados sobre el tema laboral aseguran que la única forma de digerir un recorte al salario mínimo es exigiendo que bajen porcentualmente las tarifas de los servicios públicos, el costo de los alimentos que por lo general se producen a pérdida, el del vestuario y el de todos los artículos porque si va a haber un sacrificio debe ser de todos y no exclusivo de los más endebles o de los más pendejos.

En el sondeo, la gente dejó ver su confianza en el nuevo gobierno y por eso aseguran que el señor Duque no va a permitir un daño en los trabajadores porque ello acabaría industrias y potenciaría el producto chino, el único al que se puede acceder con menos dinero.

Uno de los contertulios, Oscar Torres Conde, consideró que la medida afectaría su actividad económica porque habría de hecho menos dinero para que la gente compre en su almacén y miscelánea, el dedicado empresario instó al ejecutivo a eliminar el asistencialismo, a potenciar la economía rural y a fomentar la empresa colombiana a la que se le debe comprar para crecer con empleo y con salarios realmente dignos que signifiquen gasto progreso y confianza.

Visto 1461 veces