Viernes, 04 Enero 2019 07:27

Zuckerberg vende acciones de Facebook para curar enfermedades

Por

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ha vendido cerca de 30 millones de sus acciones en Facebook para financiar un ambicioso proyecto de investigación biomédica.

El proyecto es parte de la Iniciativa Chan-Zuckerberg, una organización benéfica fundada por el empresario y su esposa, Priscilla Chan, que tiene por objetivo ayudar a curar todas las enfermedades en una generación.

La iniciativa incluye el trabajo sobre interfaces cerebro-máquina, que esencialmente traducen los pensamientos en comandos. Uno de sus proyectos más recientes es un implante cerebral inalámbrico que puede registrar, estimular e interrumpir el movimiento de un mono en tiempo real.

Los científicos se refieren a la interferencia como 'terapia' porque está diseñada para tratar enfermedades como la epilepsia o la enfermedad de Parkinson, deteniendo una convulsión u otro movimiento perturbador a medida que se inicia.

Las interfaces cerebro-máquina pueden tener un alcance muy amplio. Pueden utilizarse tanto para ayudar a las personas con lesiones de la médula espinal u otras enfermedades que afectan los movimientos, como para cambiar la forma en la que interactuamos con los ordenadores portátiles y los teléfonos inteligentes.

¿Podrá Zuckerberg curar a la humanidad

¿Será posible hallar la cura para todas las enfermedades en los próximos 100 años? La respuesta parece obvia para la mayoría de las personas, pero no para el fundador y CEO de la red social Facebook, el multimillonario Mark Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan.

Es ese el propósito con el cual el pasado 21 de septiembre ambos anunciaron que en los próximos diez años destinarán 3.000 millones de dólares a investigaciones médicas, a través de su fundación Chan Zuckerberg Initiative (CZI), que la pareja creó en 2015.

La generosa donación tiene como propósito patrocinar proyectos que ayuden a controlar o prevenir los cuatro principales grupos de enfermedades que hoy día azotan la humanidad: las enfermedades infecciosas, cardiovasculares, neurológicas y cancerígenas.

En el acto Zuckerberg manifestó, además, que considera realista que en aproximadamente cien años se alcance tal objetivo y que hará todo lo posible para que la humanidad lo consiga, animando a que otros sigan su ejemplo y le ayuden.

¿De qué se trata?

Una gran parte de la suma estará dedicada al desarrollo de lo que denominan un BioHub. Se trata de un nuevo y revolucionario centro de investigación biológica, en el cual Chan y Zuckerberg ya invirtieron 600 millones de dólares y que constituirá el eje de todo el proyecto. Diferentes investigadores de universidades como las de California, Berkeley o Stanford, las tres más grandes de la zona ya recibieron sus invitaciones para formar parte de la iniciativa.

Entre los proyectos que se desarrollarán en este centro destacan el 'Human Cell Atlas' que, como dice su nombre en inglés, consistirá en la creación de un mapa completo de todas las células que contiene el cuerpo humano. También se desarrollará en primera instancia la 'Infectious Disease Initiative', Iniciativa de Enfermedades Infecciosas, en español con la que se pretende desarrollar nuevas vacunas para combatir diversos males infecciosos, como pueden ser el VIH o el ébola.

Asimismo, en BioHub se trabajará en la creación de nuevos aparatos médicos, como un chip que diagnostique todo tipo de enfermedades, así como un sistema que permita una monitorización constante y precisa del sistema sanguíneo del paciente.

Equipo por un mundo mejor

Todo este proyecto estará bajo el liderazgo de profesionales de prestigio internacional, como la célebre neurobióloga Cori Bargmann, que ostentará el cargo de presidenta de Ciencia de la fundación CZI. La neurobióloga ha agradecido su nombramiento y ha celebrado la iniciativa planteada por Chan y Zuckerberg, la cual cree que puede ayudar a transformar la salud y la medicina.

Entre los que ya ofrecieron su apoyo se cuenta además otro filántropo de renombre, Bill Gates, quien declaró que solo con más ciencia y cooperación se podrá hallar la vacuna contra el VIH o la malaria, enfermedades que el magnate informático se ha empeñado en erradicar.

Contratiempos y adversidades

A pesar de la buena intención, las dudas y críticas por parte de diversos expertos no se han hecho esperar. Entre dichas críticas, cabe destacar las manifestadas por la socióloga Linsey McGoey, quien puso en tela de juicio la posibilidad de alcanzar lo planteado por el creador de Facebook en el plazo trazado.

Se centra principalmente en que 3.000 millones de dólares, aunque no es poco dinero, es en realidad menos del 1% de la suma que gobiernos de países como Estados Unidos destinan cada año a la investigación sanitaria.

Respecto a las enfermedades infecciosas, Eric Rubin, investigador en el campo de la inmunología de la Universidad de Harvard, explica que los diferentes patógenos no cuentan con un patrón estable, mutando a un ritmo cada vez más rápido y adaptándose a los nuevos fármacos. Esto hace prácticamente imposible encontrar un remedio universal y obliga a los inmunólogos de todo el mundo a buscar cada año nuevas formas de combatir este mal.

Una solución factible a esta situación podría ser la propuesta por el reconocido genetista Francis Collins, quien indica que el camino principal de desarrollo sería disminuir el tiempo requerido por los métodos de diagnóstico de enfermedades en las primeras etapas, lo que permitirá que cualquiera pueda obtener atención médica oportuna.

Cuando se trata de cáncer, la meta no se ve tan inalcanzable. En la actualidad, las metodologías que hacen frente a más de 100 diferentes tipos de cáncer han demostrado ser exitosas, a pesar de que en su aparición influye toda una combinación de diferentes factores como la edad, el género, la pertenencia a diferentes grupos raciales y étnicos, la localidad geográfica del paciente entre otras.

Según Ronald DePinho, presidente del centro de cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas, el mayor problema para la erradicación del cáncer consiste en realidad en la desigualdad en términos de acceso a programas de tratamiento de cáncer en el mundo. Y es que en la inmensa mayoría de los casos, los métodos verdaderamente eficaces son o demasiado caros, o no están disponibles en absoluto para una persona común.

Sea cual sea su futuro proceder, la mayoría de los expertos considera que el proyecto de CZI es prometedor. Alcance su meta o no, esa inversión podría ayudar a resolver muchos de los problemas médicos de la actualidad, mejorando aún más la salud y el bienestar de las personas.

Visto 280 veces