Domingo, 03 Marzo 2019 09:00

Cambio climático, enorme reto en la salud de los animales de compañía

Por

Los expertos aseguran que nuevas enfermedades pueden llegar y alertan por algunas especies que llegan al país. El gato, una mascota que superará a los caninos en número.

La Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios, VEPA, alertó por los cuidados que deben tener los dueños de animales de compañía toda vez que el cambio climático y la resistencia bacteriana pueden ser una amenaza para perros y gatos así como para otro tipo de mascotas que podrían verse afectadas por la llegada de nuevas enfermedades y agentes patógenos de mucha tenacidad.

Según la prestigiosa Asociación, en la actualidad, muchas aves están ascendiendo, colonizando y desplazando a las aves endémicas, fenómeno que igual se observa en insectos que no hacían presencia en la altura y que están llegando de manera peligrosa porque los animales no están preparados para nuevos escenarios de enfermedad, ratificando que el impacto que genera el cambio climático en ese entorno es muy grave y muy serio, motivo por el cual aparecerán enfermedades como la leishmania fortalecida en cualquiera de sus tres formas, visceral, cutánea y mucocutánea.

Es posible, según la asociación, que enfermedades como el sika y el chikungunya hagan su desplazamiento a terrenos en donde no estaban anteriormente.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Vicepresidente de VEPA Colombia, César Camilo Ruiz, expuso que hay asuntos que deben preocupar como la resistencia bacteriana y las mutaciones que ya son notorias en algunos microorganismos, empero sobre el tema de las mutaciones precisó que Colombia tiene grandes aportes a la medicina de pequeños animales ya que en Bogotá hay una médico que detectó una cepa diferente de parvovirus en los perros y destacó que en lo que tiene que ver con resistencia bacteriana, el asunto viene siendo manejado por médicos especializados en salud humana.

“En este momento empieza la medicina veterinaria a ocupar esos espacios y de alguna forma a intentar poner en orden el tema de la venta de medicamentos de uso veterinario para personas que no son profesionales y por eso pronto veremos la exigencia de los respectivos créditos y registros de médico veterinario para poder comprar los medicamentos. Venimos trabajando en ese tema porque sí es algo demasiado sensible dentro de la comunidad y en lo que tiene que ver con responsabilidad social, VEPA ya tiene un convenio firmado en donde se trabajará con la Corporación Punto Azul para el cierre de la vida útil de los frascos que contienen antibióticos. Esta disposición estará bajo el amparo del Ministerio de Ambiente lo cual es adecuado y esto implicará un aporte muy grande al medio ambiente y bajará de hecho el impacto de la resistencia bacteriana”, explicó el facultativo.

El Vicepresidente de VEPA indicó que al interior de la Asociación es notorio el crecimiento del mercado de pequeños animales que de manera importante apoya al profesional de la medicina veterinaria, restringiendo la venta de algunos productos, haciéndolos exclusivos para los veterinarios que por su condición de expertos y competentes, le dan una recomendación ética a los medicamentos.

Un hecho, nada menor, tiene que ver con la llegada reciente del gusano del corazón que ya hizo su arribo a las zonas costeras lo cual no deja de preocupar porque era un problema de salud animal que no existía en la región. La situación hizo que VEPA hablara con el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y con el ministerio de Agricultura sobre el riesgo que tiene el país con la enfermedad de Lyme que es transmitida por las garrapatas y que no está aún en Colombia, pero que obliga a fortalecer los controles de frontera para que no pase lo reportado con el gusano del corazón.

El tema, dijo el veterinario, tiene que ver con una serie de controles y vigilancias que van desde la casa del animal de compañía hasta el que ejerce el estado a través de su autoridad sanitaria. Bajo ese contexto es importante tener en cuenta que cuando se importa un animal, es perentorio hacer controles, básicamente en zonas de frontera que son los que adelanta el ICA. En una internación de perros lo más importante es que los animales tengan el registro de vacunación y de toda la normalidad en salud pública lo cual es una exigencia estatal.

“Nosotros proponemos fortalecer un poco más el control sobre unas enfermedades que nos pueden ingresar como por ejemplo la citada enfermedad de Lyme y eso tiene todo el asidero porque ya todos sabemos lo que pasó con la enfermedad del gusano del corazón en donde faltó precaución y que hace prever que no se puede bajar la guardia porque otras enfermedades pueden llegar”, indicó César Camilo Ruiz.

El control de salida de animales está muy atado al destino a donde irá el perro o el gato ya que de acuerdo al país de destino, hay requerimientos especiales porque siempre será vital el tema sanitario del animal que no puede tener más de diez días de haber salido, certificación que debe firmar un médico veterinario, empero la propuesta de la Asociación apunta a un mayor control de las personas que emiten los registros porque se ha notado que algunos animales salieron del país sin corroborarse que quien firmó el ingreso sea el dueño del animal y que éste haya cumplido con todos los protocolos de vacunación y sanidad.

Una advertencia que debe tenerse en cuenta es que hay muchas personas suplantando a los médicos veterinarios, generando un alto riesgo de salubridad en los animales y en los mismos humanos puesto que hasta que no haya un caso complicado, la situación no es motivo de investigación. Lo cierto es que hay que ajustar y hacer mejores controles tanto en la salida como en el ingreso de animales con posibles enfermedades porque por la filosofía y el mismo compromiso de prevención estatal, estos casos no deberían pasar.

Por el entorno, el cambio climático y las nuevas condiciones ambientales hay un reto científico grande que ya empieza a mostrar resultados en Colombia porque hay unas líneas de profundización increíbles con exponentes que están impactando en varias partes del mundo como los conferencistas, cardiólogos excelentes, urólogos de primer nivel, neurólogos reconocidos y expertos en cuidado crítico, es decir diferentes líneas de conocimiento que van generando investigación y por ello lo que busca VEPA como asociación es centralizar la información y poder aportarle al mundo con las pesquisas y la investigación que se adelante en el país.

Un dato positivo en veterinaria es que los profesionales ya están y que lo mismo pasa con las capacidades profesionales y técnicas, a tal punto de confiabilidad que un consultorio o una clínica especializada en animales ya cuenta con el equipamiento adecuado para hacer diagnósticos pues hay ecógrafo, electrocardiógrafo y todas las herramientas diagnósticas en su centro, es decir que los profesionales de la veterinaria están avanzando mucho en innovación y actualización lo que garantiza que se puede llevar a cabo un mejor trabajo por la salud de los animales lo cual es muy relevante por las líneas de profundización que se maneja en donde los animales son atendidos con tecnología de punta, pero más allá de la revisión, el profesional está coadyuvando con mejores posibilidades en torno a los tratamientos de las mascotas.

En veterinaria como en salud humana se están dando saltos de calidad y eso es visible con los profesionales nacionales que hacen parte de asociaciones internacionales que ocupan puestos destacados en juntas directivas lo que hace que el momento sea afable y bonito dentro de la medicina veterinaria lo cual es para exaltar porque los colombianos que van a trabajar en diferentes partes del mundo se destacan por sus enormes habilidades y capacidades gracias a que son muy clínicos y poco dependientes de los equipos reconociendo que son herramientas muy útiles, pero que trabajan muy de lleno en el conocimiento y en la inspección del animal antes de abordarlo desde la tecnología, razón ésta que los hace muy apetecidos en todo el mundo en donde son dueños de un término nada fácil de lograr, prestigio.

Los animales de compañía no son niños

Un aspecto para tener en cuenta dentro de ese crecimiento en la tenencia de mascotas o animales de compañía que a su vez potencia otros mercados que suelen moverse en cadena es el enfoque que se le da al animal porque al cambiársele la perspectiva de animal de compañía, el tema termina rayando en líos psicológicos en donde el perro o el gato, al no ser tratados como tal reportan problemas de comportamiento, muchas veces severos, por el desenfoque de las personas que intentan tener la mascota.

Otro trabajo de VEPA tiene que ver con el respeto y el trato digno a los animales de compañía los cuales deben recibir todas las atenciones y tener cubiertas sus necesidades como especie, es decir no zapatos, ropa u otros accesorios que contrario al decoro, va en detrimento del animal.

“En el Congreso Nacional VEPA Colombia 2019 tendremos una sala especializada en etología clínica para dar algunos enfoques sobre el comportamiento de los animales y así de manera conjunta poder apoyar estos temas que en algunos casos ya vienen siendo de importancia en salud pública”, expuso Ruíz.

Sobre este particular fue claro al manifestar que los animales de compañía son eso, animales, y unos seres vivos muy especiales que demandan amor, cuidados y asistencia en su condición de mascotas, pero subrayó que perros o gatos no pueden ser sobreprotegidos y tratados como niños o niñas por cuanto hay situaciones que van en contra de la salud del mismo animal por esos tratos de ultra protección por parte de los humanos.

Hay que atacar el maltrato animal

Un problema que al parecer crece es el maltrato a los animales y la poca atención a las mascotas que en ocasiones son abandonadas y dejadas a su suerte. Según el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, IDPYBA, son muchos los episodios de golpizas, y tratos aberrantes con los indefensos animales. La entidad ha hecho público el lío con la adopción y la irresponsabilidad de algunas personas que sacan las mascotas de los sitios en donde recibían protección y atención para luego golpearlos y negarles las atenciones básicas para una vida digna.

La entidad canaliza cientos de quejas y denuncias en donde las víctimas son animales de compañía que padecen hambre, problemas de salud no atendidos por un profesional, y desde luego maltrato. En ocasiones los severos tratos terminan con la muerte del perro o el gato que fallece en condiciones lamentables y dolorosas.

Sobre este particular el experto indicó que es necesario encajar a la medicina veterinaria en donde debe estar y precisó que en este momento la medicina como tal, no debería estar en el sector de ambiente, contexto que hace que las competencias del IDPYBA tengan algunos límites porque básicamente la entidad atiende los lineamientos del Ministerio de Ambiente, exigiendo la sinergia de muchos actores del estado para poder contrarrestar este tipo de anomalías que afectan a los animales.

“Hay avances y muchas cosas ya se están dando, por ejemplo ya tenemos leyes contra el maltrato animal, pero lamentablemente no tenemos jueces especializados en este frente y por ello no se ha hecho una catedra para definir o tazar las penas para los maltratadores. Son puntos pendientes y que hacen falta, pero afortunadamente ya hubo un comienzo, se está trabajando en eso. Se está aterrizando en lo que es la especie según su lineamiento para el estado, si es de producción o si es de compañía lo cual es muy importante para poder hablar del animal como animal”, explicó el profesional.

Precisó que algunos animales están destinados al suministro de proteína y alimentación de personas como es el caso de los bovinos y otras especies de mamíferos, cuestión que hay que comprender, sin embargo anotó que el sacrificio sea lo más humanitario posible y que el fin de este animal no sea traumático ni cargado de sufrimiento. La asociación trabaja muy duro en este punto y hay un buen comienzo, más con el apoyo que les brinda IDPYBA, pero reconoció que aún hacen falta muchas cosas por afinar, verbigracia, historias clínicas al sector salud, el tema de control de población de calle, es decir perros sin dueño y otros ítems de la competencia de la Asociación y del gobierno porque todo canino que tenga dueño, por ley le corresponde a éste hacerse responsable de su mascota.

La atención en zoonosis sigue adelantándose y hace parte de una política de estado puesto que lo ideal sería no tener ni un caso de hidrofobia, asunto casi que imposible por la condición de trópico, no obstante es bueno que la comunidad reporte los casos de rabia en animales muy a tiempo.

VEPA reconoció el enorme trabajo estatal en este sentido que acude a una logística admirable en todo el país para adelantar las campañas de vacunación y prevención. El tema es de tal responsabilidad que bianualmente hay reuniones como el Plan Andino para la Eliminación de la Rabia Humana Transmitida por Perros, así como el Control y Prevención de la Rabia Transmitida por especies silvestres, que convocan a diferentes organismos responsables de la salud como la Organización Mundial de la Salud, OMS y la Organización Panamericana de la Salud que determinan a través de una nueva herramienta conocida como dinámicas poblacionales, cuánta población hay y cuántos perros existen por esa población cuantificada para generar así unas estrategias de vacunación a nivel nacional que se deben cumplir y así cumplirle a la OMS frente a las coberturas en enfermedades como rabia.

“Creemos que no será posible ser totalmente libres de rabia porque estamos en zonas tropicales en donde hay vectores como el murciélago, sin embargo es importante aclarar que somos libres de rabia canina hace mucho tiempo y que los focos de la enfermedad en determinados animales son controlados ya que tan solo hubo dos eventos de rabia en los últimos años. VEPA Colombia trabaja desde ya en un evento para 2020 el cual será el evento más importante de rabia en el mundo el cual tendrá un carácter estrictamente científico, es decir que trabajamos muy de la mano con el gobierno en temas puntuales de esta enfermedad y en lo que tiene que ver con vacunación y control de animales”, sostuvo Ruíz.

Aparte de los logros del químico y bacteriólogo francés, Luis Pasteur, que logró encontrar el suero antirrábico en 1857, muchos avances ha logrado la ciencia para combatir la rabia. El médico veterinario, César Camilo Ruiz, afirmó que la estructura de la vacuna ha venido cambiando por lo que es mucho más segura que la anterior que había presentado algunas reacciones, fenómeno que no se experimenta con la dosis de hoy. Lo único cierto es que amén de los estudios y los avances, la enfermedad sigue siendo mortal, pero igual ciento por ciento prevenible porque si hay vacunación en los animales, el ser humano que convive con ellos, está cubierto, pero si no lo hace y aparece la patología ese mismo ser estará ciento por ciento muerto.

No todas las razas de perros son de compañía

En opinión del Vicepresidente de VEPA, hay mascotas o animales de compañía que deben estar en manos de personas que tienen que saber sobre la tenencia de los animales por la misma conformación zootécnica que es el fin que tiene el perro, pues hay canes en los cuales su finalidad es jugar, otros que son muy deportivos y atléticos, así como los tranquilos que son felices estando cerca de su dueño, empero hay animales que son aptos para cuidar y dentro de estos hay unos perros con más poder físico que otros, y en la medida, dijo, que el animal tenga más carácter en su fin zootécnico, requiere de una persona que sepa equilibrarlo y así las cosas es importante tener claro que hay animales más potentes que demanda atención y trato especial porque hay dueños que no conocen la característica del perro y adolecen del conocimiento para tenerlo.

El docto aclaró que el término perros potencialmente peligrosos, no es el adecuado porque muchas veces los animales son víctimas de una precaria educación o de unos usos cuestionables como las peleas entre perros que redundan en alta agresividad.

“Podemos estar viendo lo que pasa con el pastor Malinois o con el Border Collie del que se decía era el perro más fácil de entrenar, pero que está llevando problemas a las casas porque si bien es fácil su entrenamiento, este requiere de una persona que sepa sobre su comportamiento. Hay que tener en contexto que hay perros nerviosos, con problemas de comportamiento y otros arruinados, no porque hayan tenido un problema, sino porque necesariamente requerían de un experto que los supiera manejar pues el hecho que sean muy buenos en su fin zootécnico, no quiere decir que le va a funcionar a todo el mundo porque el tenedor debe acomodarse al animal”, especificó el vocero.

Cabe precisar que las asociaciones de pequeños animales tienen una cobertura mundial y VEPA Colombia, teniendo presencia en todo el país, irradia su influencia en otros países, haciendo parte de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Pequeños Animales, WSAVA, por sus siglas en inglés, y a la vez se desempeña como miembro de la Asociación Mundial de Pequeños Animales con un radio no inferior a 160 países.

Un mercado dinámico

Las mascotas se afianzaron como un mercado muy dinámico en Colombia ,a tal punto que la cadena productiva que atiende los animales de compañía vendió más de tres billones de pesos el año anterior en vista que fueron comercializados alimentos, suplementos, medicinas, arena, juguetes y accesorios.

Los analistas del mercado dicen que confrontando la cifra de hoy con la de 2013, esta creció en los cinco años, 103,6 por ciento, lo que sorprende es que dentro de las proyecciones para el próximo quinquenio dicho crecimiento sería de 79,5 por ciento.

Según los sondeos adelantados por los expertos en mercadeo, en Colombia hay más de 3.5 millones de hogares de los cuales el 67 por ciento acogen al perro, un 18 por ciento a los gatos y el 16 por ciento optó por combinar las dos especies.

El gato está de moda

Los animales de compañía han resultado vitales en el estado emocional de los seres humanos y por ello tener en casa un perro o un gato resulta más que grato en vista que ese acompañamiento es una de las mejores terapias para el ánimo y el mejor desempeño. Desde tiempos inmemoriales el hombre ha buscado la compañía de los animales. Según los antropólogos y conocedores, el primer animal domesticado fue el perro gracias a la cercanía que hubo entre canes y humanos en tiempos glaciares. Esto hace pensar que el perro llegó a la casa hace más de 12.000 años, pero hay teorías que apuntan a que el perro estuvo cerca del hombre en el neolítico, es decir que pudo haber llegado hace más de 20.000 o 100.000 años.

El gato, dicen los historiadores fue domesticado 3.000 años antes de Cristo en el antiguo Egipto los cuales eran sinónimo de eternidad y considerados animales sagrados. El gato fue divinizado y por ello eran sepultados con sus dueños y su salida del territorio era totalmente prohibida para lo cual fueron estipulados castigos extremos.

En materia de compañía el hombre igual aprendió a amar y convivir con peces, hurones, pericos, loros, hámster, y conejillos de indias entre otros.

Un fenómeno que se está viendo hoy es el boom de los gatos pues de hecho ya se está imponiendo y por ello se cree o se calcula que en el mediano plazo el pequeño felino superará a los perros como acompañantes. En el capítulo de la Asociación llamado Vepa del Café con operación en Pereira y Armenia, se consolidó un congreso especializado en gatos conocido o bautizado como “Los Gatos en la Clínica Diaria” que casualmente está próximo a realizarse con la participación de expertos y verdaderos conocedores en el área clínica.

Los gatos son una moda por la facilidad de tenerlos y por el espacio que ocupan, de igual manera por el tiempo que demandan en su atención porque un felino que cuente con agua fresca y comida está tranquilo porque tiene la particularidad de administrase solo. La gran ventaja es que al llegar el amo a casa el gato está con su dueño de manera permanente, resultando una compañía de calidad porque retribuyen el afecto y generalmente no quitan mucho tiempo. Por lo anterior no es fortuito escuchar sonidos onomatopéyicos como miau o el llamado con nombres como Fortuna, Anny, Kity, Luna y muchísimos más que retumban en casas y apartamentos cuando al “minino” le da por afilar sus uñas en los nuevos y cómodos muebles.

“Por temas de espacio, tiempo y de dinámica en las ciudades, el gato se está convirtiendo en una mascota ideal en los diferentes hogares y por eso tiende a superar al perro en los grandes cascos urbanos”, comentó el médico.

El gato suele ser amoroso y muy dado a expresar gratitud, pero hay un tipo de indiferencia en los felinos de casa que no puede ser generalizado porque hay precisamente unos profesionales que ayudarán a identificar el porqué de ese comportamiento y con unos análisis será fácil entender su aislamiento y una falta de actividad con los habitantes de la casa, pero ello puede ser la consecuencia de algo que lo afecta y que puede ser corregido.

Recalcó que a los gatos no hay que vestirlos o disfrazarlos porque ello va en detrimento de su naturaleza y pretender hacerlo es faltarle al respeto a una especie que a futuro traiga consecuencias como traumas que pueden generar incomodidades. A los gatos, insistió, no hay que humanizarlos porque la mascota que se trata como niño no termina siendo ni párvulo ni animal de compañía y eso da origen a una serie de inconvenientes que terminan sacando al felino o al canino de la casa, ya que resulta la salida más fácil e irresponsable toda vez que todo el inconveniente lo suscitó el propietario.

Por moda, movimiento de las ciudades y estreches en las mismas, el gato se consolida como la mascota perfecta, y el asunto es tan cierto que día a día los hogares tienen más gatos porque al igual que otras mascotas brindan no solamente compañía sino un quiebre a la rutina, unos momentos increíbles e incomparables y por ello una estabilidad emocional.

Los animales de compañía fueron avanzando como la gran solución a la estabilidad de la familia porque dejaron de ser el perro o el gato de la finca que cuidaba y comía los desperdicios. Hoy en día interactúan con los niños y son un apoyo en muchos aspectos de la vida humana. El perro y el gato han ganado espacios importantes a tal punto que hacen parte de la familia y son atendidos con el cuidado, la responsabilidad y el amor que piden, puesto que después de tanta entrega y lealtad, no es para menos. No en vano dice el dicho aquel que entre más conozco al hombre más quiero a mi perro.

Visto 1052 veces