Las centrales obreras lamentan que los trabajadores colombianos ocupen un lugar más que lamentable en el poco deseable ranking de pérdida en la calidad de vida.