El cambio climático, la precaria alimentación y el consumo de medicamentos están fortaleciendo nuevas patologías por mutaciones genéticas, resistencia bacteriana y nuevos escenarios de padecimiento. La globalización de la economía, otro lío.