En la AR el sistema inmunológico ataca a las propias articulaciones y puede afectar otros órganos del cuerpo.