El cambio climático, la precaria alimentación y el consumo de medicamentos están fortaleciendo nuevas patologías por mutaciones genéticas, resistencia bacteriana y nuevos escenarios de padecimiento. La globalización de la economía, otro lío.

En época de vacaciones muchos migran a ciudades cálidas o destinos en donde fácilmente pueden contraer una virosis, una enfermedad bronquial o un terrible espasmo estomacal que incomodará su estancia y la de los demás. Aquí la prevención.