Las centrales obreras lamentan que los trabajadores colombianos ocupen un lugar más que lamentable en el poco deseable ranking de pérdida en la calidad de vida.

La central considera necesario convocar de inmediato a la Comisión de Concertación para que fije una posición frente al tema y propone una posible revisión del decreto que estableció el ingreso básico para 2017.

En París los trabajadores aseguran que en Colombia se han violado de manera sistemática las normas que amparan la libre sindicalización.

Las centrales obreras quedaron muy decepcionadas con la reforma tributaria porque no dejó de ser un proyecto más para cubrir los males coyunturales. La consideran un atentado contra la clase media y los estratos populares.