El contrabando y la falsificación de productos están perjudicando a las empresas legalmente constituidas, lo que deja vacíos en la economía del país.