Miércoles, 22 Febrero 2017 01:47

Tecnología Hino Euro-5 lista para el transporte masivo

La marca de camiones y busetones le apuesta con mucha fuerza al mercado colombiano en donde ven grandes oportunidades independiente de la coyuntura.

Por 

La firma Hino, productora de camiones y buses de comprobada calidad reveló que con su nueva apuesta, el busetón FC9JK-Urbano Euro 5, le apunta al mercado colombiano de transporte masivo en donde asegura se hace muy fuerte por una serie de valores agregados tales como el aval que da pertenecer a una casa como Toyota y alrededor de ella el desarrollo de una tecnología que brinda seguridad, comodidad y unas emisiones muy bajas que lo hacen amigo incondicional del medio ambiente.

Hino ensambla en Colombia automotores para carga y pasajeros y en el tiempo que lleva en Colombia ha ratificado que llegó para perdurar y afianzar calidad, servicio y toda la seguridad la cual está apalancada por una tecnología japonesa que no para en la evolución de sus vehículos.

El Vicepresidente Ejecutivo y Gerente General de Distribuidora Hino en Colombia, Andrés Pérez Duque, le dijo a Diariolaeconomia.com que tal y como están las cosas en materia de tecnología y exigencias ambientales plasmadas en la normatividad, la marca puede ingresar de manera ambiciosa a las licitaciones o venta de buses para atender todo el transporte masivo, puntualmente el del Sistema Integrado de Transporte Público, SITP, que hace parte de las rutas que complementan los buses articulados de Transmilenio y de otros sistemas en Colombia de las mismas características.

De manera enfática sostuvo que la idea de la marca es poder penetrar en Colombia con un producto de excelentes especificaciones que garantizan rendimiento, durabilidad y respuesta en mecanismos de transporte de alta exigencia y con un trato muy especial con el ecosistema.

“El grupo Toyota y especialmente Hino piensan en la seguridad de las personas y por eso tardó en introducir el nuevo vehículo, porque se quería contar con todos los desarrollos de seguridad adecuados para el producto y es por eso que el vehículo viene dotado con sistema de frenos ABS y con todas las normas de seguridad internacionales porque este es un automotor que está certificado en todos los mercados con los más altos estándares de seguridad bien sea para el mercado asiático, el europeo y desde luego para el colombiano en donde reúne todos los requisitos para estar dentro de la norma”, anotó el ejecutivo.

Destacó también que el bus viene homologado para la topografía colombiana y por ello trae el torque más alto, mejora que le permite mayor escalada y un mejor arranque en vías empinadas en donde el carro es exigido considerablemente más en las ciudades colombianas que están ubicadas en medio de las montañas y que obligó a adaptar una relación de caja acorde con esos retos geográficos. El bus, comentó, está pensado para las características de Colombia y por ello Hino en el mundo tiene un trabajo muy intenso en las tierras cafeteras en donde desde hace ya varios años, viene desarrollando un producto óptimo para el resto de los países de Latinoamérica.

“Este es un producto cien por ciento para transporte masivo, este es el bus que demanda este tipo de transporte actualmente. En materia de transporte masivo, ya habíamos incursionado con Euro-4 cuando lo permitían, siempre hemos estado en el sistema y hoy queremos continuar en todos los sistemas masivos del país y de transporte público no masivo”, declaró el señor Pérez Duque.

Hino igualmente brinda tranquilidad porque cuenta con garantías extensas y además porque cumple con todas las exigencias que están previstas en la normatividad, es decir que en ese sentido la marca también es ganadora.

Pese a que el mercado experimentó una contracción preocupante en 2016, la marca fue la única que creció en esa vigencia y por ello hay toda la confianza para seguir con la senda de mayores ventas porque hay de hecho una gran expectativa en torno a la marca y a su nueva oferta para el transporte de pasajeros en Colombia.

Al hablar del uso del biodiesel, argumentó que independiente del tipo de aceite natural que se use para los automotores en Brasil o en Europa, la idea de los gobiernos si es bajar emisiones y darle un mejor trato al medio ambiente.

Hino en Colombia emplea cerca de 1.200 personas en el frente comercial y de red y en términos de planta puede haber 400 trabajadores beneficiados con un contrato de trabajo y en general la marca puede estar generando unos 2.500 empleos de manera indirecta.

La planta ensambladora de Hino que fue erigida en 2008 pudo demandar recursos por más de diez millones de dólares. Esta apuesta ha arrojado los mejores resultados porque la presencia de Hino en Colombia buscaba atender el mercado andino y así establecerse en Colombia por ser un país confiable y con cifras crecientes en su economía, sin dejar de reconocer la estabilidad que brinda la institucionalidad y la férrea democracia puesta a toda prueba.

Sobre la reforma tributaria y el entorno macroeconómico que viene acompañado de elevadas tasas de interés más devaluación, el vocero indicó que Hino afortunadamente ha sabido amoldarse a los nuevos escenarios y contrario a cualquier pronóstico, Pérez Duque confía en que este año seguirán las cifras amables y los buenos ejercicios económicos para la empresa al cierre de 2017.

Hay que decir que en 2016 el mercado de vehículos comerciales decreció en un 25 por ciento en el acumulado de camiones y buses, Hino reportó un crecimiento real en matrículas del 13 por ciento, lo que hace pensar que la marca con sus productos tendrá buenos resultados, pero el mercado en general mostrará un comportamiento similar al del año pasado.

El optimismo de Hino obedece al potencial que tiene Colombia, mercado que ha estado al alza en los últimos años con excepción de 2016 que dejó ver el menor crecimiento del PIB en los últimos seis años. La marca ve en Colombia un mercado fuerte en América Latina y por eso hay tranquilidad por la inversión y creen que sin duda seguirán repuntando en ventas.

Ante la posibilidad de un acuerdo de cooperación económica con Japón, el Vicepresidente de Hino apuntó que por esa vía habrá una mayor competitividad y mejores precios al público como es apenas normal con esos convenios.

En materia de devaluación, el ejecutivo señaló que el gran problema de fenómenos es que pone al nivel empresarial en una restricción de la demanda lo cual siendo una contramedida del tema no es un gran problema en términos de balanza. “La marca creció y por eso estamos tranquilos”.

Un aspecto para tener en cuenta es que la casa matriz de Hino viene en reiteradas ocasiones a Colombia pues suelen venir altos ejecutivos de la empresa al país para revisar producción y visitar toda la red de concesionarios. Anualmente vienen los más importantes representantes de Hino Japón.

"Una cosa si es cierta, Colombia es un país que está de moda y seguirá siendo el país de moda en América Latina”, concluyó.

Duro, pero seguro

Por lo que se puede percibir, Hino es una marca japonesa al amparo de Toyota que hace las cosas muy bien y lo más importante sobre pilares de planeación y con una metodología que envidiaría cualquiera porque independiente de los momentos económicos del mundo, saben articular productividad con estrategia sin perder esa visión de calidad y confiabilidad que los hace tan sólidos en el mercado.

El Gerente de Ventas y Mercadeo de Hino, Juan Fernando Muñoz, afirmó en este medio que pertenecer al grupo Toyota es todo un privilegio porque acopia varias bondades que enamoran a quienes más saben de automotores. Aseveró que por tal razón Hino tiene las mismas características del acreditado y famoso grupo, escenario que lo hace muy confiable y de elevada calidad.

En opinión de Muñoz el 2017 se puede ver como un reto porque si bien hubo un 2016 maravilloso para Hino toda vez que comercializó 2.784 unidades lo cual quedó como un registro histórico de la marca, ratificando que Colombia es el segundo mejor país en ventas para la marca en Latinoamérica porque hubo crecimiento en las participaciones de mercado lo cual se vio en pasajeros y en carga.

“El año 2017 arrancó difícil y enero fue un mes de mucha transición porque la gente no tomó decisiones y miró con lupa sus egresos por impuestos y su flujo de caja. Adicionalmente los créditos estuvieron parados más unas vacaciones y una expectativa afectó la facturación haciendo las cosas algo complejas”, anotó.

Explicó que el registro de matrículas en el RUNT no estuvo tan bajo porque se trataba de carros que se habían facturado en noviembre y diciembre, otros fruto del Salón del Automóvil y promociones puntuales que tuvieron los camiones y buses, de todas maneras ya en febrero el mercado empezó a sentir la menor demanda.

“Esperábamos una recuperación en febrero, pero no fue así porque la gente siguió dilatando sus decisiones de compra y sabiendo que necesitan los productos, siguen haciendo sus cuentas y mirando sus balances para saber que derrotero tomará su flujo y que pasará en definitiva con la economía, es decir el asunto a bastante lento”, especificó el Gerente de ventas y Mercadeo de Hino.

Muñoz precisó que la devaluación jugó un rol determinante en las ventas porque representó un repunte en los precios de buses, camiones y taxis. Aclaró que con la estabilización del dólar, ahora el mercado se enfrenta a un nuevo IVA, a un cambio de tecnología porque ahora los vehículos deben llegar con ABS lo cual demanda más inyección de capital y otras normas exigentes y reglamentaciones que encarecen el valor de un bus.

Celebró que hay futuro porque Colombia es un país de ruedas en donde su transporte no tiene otro sistema eficiente, motivo que da para pensar que las ventas van a llegar nuevamente. El experto dijo que una vez los colombianos asuman el nuevo entorno económico volverá a normalizarse todo porque de momento se experimenta una transición.

El señor Muñoz no descartó que con el insuperable producto puesto en el mercado, este año Hino podrá vender unas 3.400 unidades porque vienen nuevos lanzamientos y grandes sorpresas que caerán muy bien en los compradores de vehículos de verdadera calidad tanto en transporte como en carga en donde vendrán volquetas y minimulas.

“Lo que experimenta el mercado tiene que ver con las condiciones externas que se están viviendo y hay por ello una contracción en la economía, pero sabemos que todo esto quedará superado y somos optimistas que después del primer trimestre seguiremos adelante y con todo”, dijo.

Hino vendió en 2016 más de 9.000 millones de dólares en el mundo y hoy cuenta con 16.000 empleados.