Sábado, 14 Julio 2018 00:30

El mercado del automóvil ya pasó la noche negra y tiende a dinamizarse: FCA

Por

Marcas como Jeep y Fiat siguen posicionándose en Colombia y demuestran que sí hay manera de diversificar el confort y los coches de muy buena calidad. El viejo Jeep Willys, la segunda insignia del café.

Jeep es una marca que está muy en el corazón de los colombianos y del mundo, este carro ha marcado una historia que arrancó por allá en 1908 cuando a John North Willys, se le ocurrió fundar la firma base de du gran corporación, Willys-Overland Company. Esta empresa marco un hito en la historia de los automóviles y se dio el lujo de tener como vicepresidente a Walter Chrysler quien en 1921 abandonó la casa de motores para fundar su propio imperio.

La marca Jeep ha tenido todo tipo de versiones y sigue siendo un acertijo toda vez que se le relaciona con la serie de dibujos animados “Popeye” y la mascota mágica "Eugene”, también con camiones especiales para la industria petrolera de Oklahoma y hasta con unas siglas mal pronunciadas que finalmente decían todo propósito.

El carro Jeep ha estado en todo, puso su nombre en lo más alto de la industria automotriz e inclusive ganó batallas y guerras pues tiene una historia militar que oscila entre 1931 y 1941 cuando se impuso en los campos más hostiles con su fuerza, su potencia y sus características únicas. Después llega a Colombia y se vuelve un ícono cafetero ya que después de Juan Valdez y su mula “Conchita”, el Jeep Willys se consolidó como el carro insignia todo terreno de las montañas cafeteras, es decir que hay muchos motivos para recordar y amar una marca que sigue dejando huella en el país del café suave y las complejas cordilleras.

Hay que decir que con el paso del tiempo la muy prestigiosa corporación Chrysler cerró uno de sus grandes negocios al hacerse con American Motors lo cual incluía la marca Jeep bajo la cual son fabricados actualmente tres modelos de vehículo. Esa operación se hizo en 1987 y como ha sido costumbre, la empresa sigue liderando un mercado de automóviles y carros que hacen la verdadera diferencia.

La marca llegó al país hace más de 76 años, una vez terminó la segunda guerra mundial cuando se hicieron negocios de carros potentes por café. El jeep otrora militar fue de tan alta aceptación que inclusive el coche fue ensamblado en Colombia.

La llamada “Mula Mecánica” entra a Colombia en la década de los 50 y hace su arribo al Eje Cafetero, Norte del Valle, sur de Antioquia y Cauca. Ese paso de los arrieros y las mulas a los jeep Willys dejó un legado y hoy el café colombiano lleva en su ADN se algo del viejo carro que dejó de ser pendenciero para disfrutar de la dura topografía colombiana cargado literalmente hasta la coronilla. Hoy se les ve a los vetustos carros parqueados en las plazas municipales, a las afueras de las fondas, en las fincas o demostrando potencia y cero ganas de jubilarse, adornando con ímpetu ese precioso paisaje cultural cafetero.

El Director General para Colombia de Fiat Chrysler Automobiles, FCA, Luis Torres Bruzon, empresa que cubre igualmente la marca Jeep, aseguró en Diariolaeconomia.com, que por fortuna Jeep es la marca que más crece en 2018 como marca Premium con un 100 por ciento de crecimiento, es decir que la empresa está duplicando las ventas, alcanzando con ello unas cuotas de mercado realmente importantes.

Toda esa respuesta y los buenos resultados obedecen a los reiterados lanzamientos y a la consolidación de la marca. Anotó que el lanzamiento de la Jeep Compass está siendo un verdadero hit, mostrando que a los colombianos cada día que pasa les gusta más la nueva opción que tienen de involucrarse en una marca que tiene tantos valores agregados como es el caso de Jeep en todo el mercado.

El caso de Fiat llama poderosamente la atención porque el año anterior con un distribuidor diferente, la marca llevaba algo menos de 40 matrículas a lo largo del año y en este 2018 Fiat pasó de 1.000 lo cual es más que halagüeño porque en el segundo semestre vienen cuatro lanzamientos específicos de Fiat, es decir se presentarán en sociedad los modelos Argo, Cronos y los coches icónicos, el Fiat 500 y el 500X lo que hará que la firma alcance unos niveles de ventas importantes para posicionar los carros como una opción de compra inteligente dentro del mercado y sobretodo como una opción realmente confiable.

Los carros son lo que en Colombia se conoce como un cheque al portador toda vez que tanto Jeep como Fiat son carros inmejorables y totalmente posicionados en un mercado cada vez más exigente. Según Torres Bruzon, hablar de Jeep es ir a un pasado rico en crecimiento trabajo y tecnología pues no en vano la marca lleva 77 años de historia.

“Los coches camperos ya sean de la marca que sea, es móntate en mi Jeep lo cual es un ADN absolutamente marcado que tiene nuestra marca y que nos ayuda a que la gente mire al auto con un valor especial, por ser seguro y toda una experiencia que diariamente se quieren hacer con el Jeep”, anotó el Director General de FCA.

Expuso que al hablar de Fiat los atributos no caben en las hojas porque se trata de una bonita marca, con gran diseño italiano y con tanta historia que le ha llevado logros y beneficios en cantidad a millones de consumidores en las carreteras de todos los países del mundo.

No puede ser de otra manera que en Colombia no sea así, apuntó el vocero, y dijo que antes se hablaba que Fiat era una de las primeras ensambladoras que hubo en Colombia y por ello la gente tiene una muy buena percepción porque Fiat fue el primer coche de muchos colombianos que hoy conducen.

“Por supuesto los valores de estilo, diseño y sobretodo vanguardia son los que asociamos a la marca Fiat”, añadió Torres.

El año pasado Jeep vendió cerca de 1.000 unidades y este año por la tendencia serán superadas las 2.000 unidades. En Fiat las ventas de 2017 fueron de 350 carros lo cual no fue la deseada performance, empero la meta apunta a poner en el mercado los 2.500 coches lo cual es posible por marca y lanzamientos.

Como grupo FCA logró comercializar las 2.000 unidades y este año es posible que se pase de las 5.000 unidades, más teniendo en cuenta que la empresa tiene en su haber la marca que más crece en el país lo cual genera orgullo porque se ha logrado abrir un camino importante.

Hay que decir que las ventas del año pasado estuvieron fuertemente castigadas por la contracción de la demanda interna y la coyuntura económica que aplazó compras y negocios en general. El año en curso arrancó con un semestre muy condicionado por el tema electoral que quedó resuelto, pero igual por otros escenarios como el dólar que impulsa la volatilidad aplazando igualmente las compras porque todo en mercados lo define el panorama macroeconómico justo cuando éste es mucho más claro.

“Nosotros entendemos que las elecciones tuvieron un buen rumbo y por eso confiamos en que el segundo semestre vaya muy bien en beneficio de la industria automotriz y especialmente de nuestras marcas, que ojalá y así sea, saquen provecho de todo lo bueno”, expresó.

Sobre los temas tributarios que son tan determinantes en la venta de automóviles, Torres Bruzon aseveró que la industria está marcada por varios impuestos lo cual es normal, más cuando se habla de economía sostenible, aclarando que las marcas de FCA emiten, pero siendo absolutamente funcionales. El Gerente indicó que dentro de las marcas hay por fortuna alternativas amigables con el ambiente.

Otro lío que debe considerarse para el capítulo Colombia tiene que ver con las restricciones como el pico y placa en las grandes ciudades como Bogotá, y el hecho que no haya una infraestructura Ad hoc.

“Yo me permito decir que la moneda tendríamos que dársela al gobierno que tendría que ser, no restrictivo a la hora de fijar impuestos directos sobre el automóvil, sino ayudar a que las personas en Colombia tengan acceso al coche y a un desplazamiento digno y que las obras crezcan muy aceleradamente porque como residente en Bogotá y en Colombia, la verdad es que tendríamos que mejorar en ese sentido”, manifestó Torres.

Los TLC han impulsado el crecimiento, básicamente por lo hecho entre Brasil, Argentina y Colombia que está marcado desde el primero de enero de este año con un tratado que se llama ACE 72 que para el caso de FCA con origen brasilero y argentino, en las dos marcas, tanto en Jeep como en Fiat así como en RAM, ha permitido un ahorro en arancel desde comienzos de año.

El descuento por arancel ha sido trasladado totalmente al consumidor y por ello se ve el crecimiento y la dinámica del grupo. Explicó que si bien las demás marcas apelaron a otras estrategias, FCA tomó la delantera y le dieron ese beneficio directamente al cliente razón por la cual ve al grupo como una alternativa de compra real al mirar el posicionamiento en precios.

Jeep es un carro de gama alta el cual está lleno de ventajas, pero con las medidas y los beneficios de los tratados de libre comercio, se ha vuelto un auto muy accesible pues un Jeep Renege de última generación se consigue en el mercado desde 69 millones un valor cómodo por ser un vehículo y una marca muy aspiracional, con mucho recorrido en Colombia. La estrategia es tan efectiva que las ventas de ese segmento o modelo se estén multiplicando por cuatro.

A criterio de Torres, el ingresar al mundo Jeep es una experiencia maravillosa por lo que invitó a los colombianos a no privarse de un gusto que a la fecha los que saben de carros se pueden dar. Especificó que en Colombia la gente tranquilamente puede dar el paso hacia otras marcas y puntualmente a las del Grupo FCA porque son calidad pura y como se dice un cheque al portador.

La empresa, comentó Torres Bruzon, ofrece más valor porque en autos Fiat de 34 millones de pesos se hace visible que la marca está por encima de la competencia en precio y en calidad de automóvil puesto que se trata de un carro bien dotado, hecho para la topografía colombiana, sin hablar de valores añadidos como control de crucero y otros que dejan a Fiat muy bien posicionado frente a otros fabricantes, opción sana y buena que viene con todo el respaldo, contexto que jalona de mejor manera la posventa.

Fiat vende más de 200.000 vehículos anuales lo cual hace que más y más gente quiera probar el coche y disfrutar de la experiencia.

El tema de Brexit y proteccionismo si bien alarma, está por fuera del alcance de las empresas, pero al margen de Trump y otras vicisitudes las empresas trabajan por y para el consumidor, llevando lo mejor de sí y hacer que pese a las barreras, las marcas cuenten con opción de mercado, las tengan en cuenta y brindar así alternativas muy eficientes en un mundo que pide y quiere más.

“Lo ideal es que no haya barreras y que la globalización sea absoluta, sin duda, lo que pasa es que si de repente quitas a determinados países pues hay cosas en las que muchos no son expertos y la economía que en un 30 o 40 por ciento de su PIB funciona con eso, pues sencillamente se está capando, yo creo que como todo en la vida, debe haber un proceso de adaptación porque nada funciona de la noche a la mañana y las pautas que se están dando con los TLC son correctas por lo que se puede pensar que de aquí a 2021 en diferentes tramos las empresas estarán ahorrando por el sistema arancelario”, manifestó Torres Bruzon.

Hoy en materia de carros hay muchísimas opciones y por ello hay esperanza por el crecimiento de las marcas en vista que vendrá mayor inversión en las empresas para mostrar producto y posicionar unos autos que van a generar fidelización.

El 11 de julio de 1899 nace en Turín la empresa Fabrica Italiana de Automóviles de Torino, Fiat, factoría que inició la comercialización de coches bajo el aval del grupo del mismo nombre. La sociedad es posible por la iniciativa de Giovanni Agnelli y Emanuele Cacherano di Bricherasio. El nombre Fiat corrió a cargo del ingeniero, Aristide Faccioli, quien a su vez se desempeñaba como director técnico.

Hablar de Fiat es hablar de versatilidad, calidad, confort, lujo y exclusividad. Esta casa de motores y diseños igual ha estado en Colombia y logró seducir a los más exigentes amigos del volante, la seguridad y la velocidad.

La marca llega a Colombia en 1973 cuando la Compañía Colombiana Automotriz dejó de lado sus negocios con Willys y Peugeot y se dedica a ensamblar los automóviles de la casa italiana. Ese fue uno de los pasos empresariales importantes, entre tantos, de don Leonidas Lara, en la enorme bodega de Bogotá.

Las cuitas del Fiat en Colombia pueden remontarse a 1904 cuando el Presidente de la República, el excelentísimo doctor, Rafael Reyes, importó un Fiat descubierto con el que conduciendo inauguró la carretera a su tierra natal, Santa Rosa de Viterbo en Boyacá, haciendo gala de su espíritu comercial y aventurero.

Esta es la historia breve de los automóviles en Colombia que ingresaron por las bravas aguas del río Magdalena, hay historias cómicas y hasta increíbles como la importación que hizo de Francia el acaudalado antioqueño, Juan de Dios Amador, quien trajo contra viento y marea un carro del viejo mundo, solo que sus gustos y exigencias hicieron que de manera paralela importara un conductor impecablemente uniformado. El asunto es que el coche no aguantó la inexorable topografía quedando varado y con ello el elegante conductor regresó a casa.

 

Visto 720 veces